jueves, 30 de septiembre de 2010

Barranco Cueva de las Palomas en Martín del Rio

Ayer por la tarde, junto a un amigo forestal de la zona y su hijo, nos acercamos a Martín del Rio, a descender un pequeño pero interesante barranco de las tierras con encanto que guarda Teruel.

El Barranco en sí es breve, se trata de sólo dos estrechos, conocidos aquí como Hocinos,  son el Hocino del Pajazo y el Hocino de las Palomas, llamado así por la preciosa cavidad por la que baja el rio y la abundante presencia de palomas en su interior.

Yo ya lo conocía, lo descubri en mayo de 2007, y digo bien descubrí, porque aquello fue toda una hazaña, ya que con apenas información  (.. hay un barranco majete por Martín del Río...), el azar se alió conmigo, y me permitió encontrar el camino acertado en un red de pistas sin señalizaciones. Hoy ya existe una publicación donde mirar la topo, e incluso alguna indicación de carteles en algun cruce de pistas.



Al barranco en cuestión se puede acceder por abajo desde Martín del Río o por arriba desde las Parras de Martín (mas interesante si se quiere combinar con el barranco de las Chorrederas, que sale de allí mismo). Nosotros, yendo solo par aun rato de una tarde, fuimos desde Martín del Río, tomando un pista a la entrada del pueblo (a la salida si venimos de Montalbán). La pista no es muy mala, alguna rodada y un poco de barro, pero se pasa. En un cruce evidente, hay una indicación al Hocino de la Rambla (otro paraje muy bonito que bien merece un paseo). al Hocino marca a la derecha, pero nosotros tomaremos el camino de la izquierda, hacia la chopera que hay junto al río, al llegar al rio, nuevo cruce, éste indicando al Hocino del Pajazo, para finalmente llegar al pueblo abandonado del Pajazo. Tras vadear un par de veces el rio dejamos el coche, aunque la pista sigue ya en peor estado. Remontar un sendero ya teniendo a la vista el desfiladero...




 y el Hocino del Pajazo, una bonita cascada de 20m. por la que luego descenderemos.




La aproximación es evidente. Hay que remontar el cauce del rio. El año pasado colocaron una pasarela y varios puente para llegar  hasta la Cueva de las palomas.



 También han limpiado la maleza, haciendo un sendero, que las zarzas ya estan invadiendo, pero que deja pasar mas comodamente que antes. Tras el segundo puente, tomar una pista que hay a la izquierda (margen derecha del rio) y remontarla para salvar el estrecho. Tras coronar la cuesta, volver al cauce campo a través.


El rio baja muy limpio, y aunque ya con poco caudal, aún corre lo suficiente para disfrutar. Caminando por el rio, con mucha sedimentacion en el fondo, llegamos al estrecho, la zona mas bonita.  Lo cierto es que fuimos bastante tarde, y las luces no eran las mejores, las fotos no han salido muy bien, por lo que no hacen justicia con el sitio.

Allí un primer salto de 3 metros optativo, nos introduce en medio del desfiladero. El sitio es de primer orden, recuerda un poco al Mascún, lástima su brevedad!

Foto de 2007


Se alcanza un pasamanos de cadenas, muy lastimado por las crecidas. La mitad de los paraboles están tocados y se mueven...?? inquieta un poco. Dél último, hay que hacer un rapel volado de casi 15 metros. Es un rincon muy guapo. Esta vez el rumor del agua era mejor, pero tengo el recuerdo de la primavera del 2007 como algo atronador!!


Lástima de instalación....



Jesús en la salida del rapel...



Un poco mas abajo...



El Pozo visto desde abajo...


Otras vistas...




Tras el pozo, se llegan a las pasarelas, justo antes hay un salto de 2 metros, (saltar lejos, hay una piedra rompetobillos cerca) Luego abandonamos el cauce del rio, por rapidez, y vamos por la senda hasta el Hocino del Pajazo.


 La última...



Dario en el Rapel del Hocino del Pajazo ...



Se trata de otro rapel, éste de 20 metros, muy estetico, donde según la fuerza del agua podemos ir mas lejos en el pasamanos para nuestra comodidad en el descenso.


Glups! El casco nos lo dejamos en el coche!!! Error fatal!!


Últimas luces...





Ya casi con las últimas luces del dia, (cada vez se nota que dura menos) terminamos contentos, con un sonrisa de oreja a oreja y sintiendonos afortunados de poder haber disfrutado de una tarde bien empleada, en un rincon muy majo, apartado un poco de las zonas masificadas.

Dichoso Teruel, grandes joyas en estuche pequeño!!

lunes, 27 de septiembre de 2010

Regreso a la Escalada y Espeleo en Calcena

Regreso a la Vertical!!

Tras mucho tiempo apartado de la vertical (una uña rota, falta de motivación,...y mas excusas) este finde con Iñaki "Abuelo" he vuelto a descubrir que era eso de la escalada. Ya casi ni me acordaba!

Mirando la agenda he visto que la última escalada seria fue en el Barranco de la Hoz, (reseña blog viejo) y de allí a hoy, he pasado por Tivissa, Organos de Montoro, un dia en Morata y la Pared de Bones en Arguis. Vamos! Casi puedo decir que dos años en blanco!!

De hecho, las ganas de escalar me las ha devuelto una reseña del Barranco de la Hoz, y para ir allí hay que escalar mucho mucho! Es un sitio que me tiene hechizado y entrenaremos para volver por allí.

Escalada en Calcena


Pero bueno, ya vale de rollo pro Barranco de la Hoz, y me centro en la piada del dia. Que a donde habíamos ido era a Calcena (La cara Oculta del Moncayo), otro sitio que tb me tiene hechizado.

Con Iñaki nos habíamos propuesto escalar y pasar un dia tranquilo, y fue todo un acierto!
El sitio superbonito, tranquilidad toda la del mundo (solo vimos a dos mozos de Tudela y algun ciclista) Ademas, aunque hacia fresco y corría algo de aire, estuvimos en un Sector de la Pared de la Mesa al sol y al abrigo del aire, y la gozamos.





La escaladas no fueron de grado, pero si que sirvieron para recordar que era eso de escalar, nos estresamos en los V+, pero a eso habíamos venido. Iñaki, mas fuerte que el vinagre encadeno todo como un titán!

Contento del regreso a la vertical!



Almorzamos tranquilamente como señores en las mesas de la Chopera, y proseguimos la jornada según el plan previsto dedicándonos un poco a la Espeleología.

Queríamos hacer un par de cuevas, pero al final, por aquello de disfrutar y no hacer muy tarde para volver a casa, preferimos centrarnos en una.

Escogimos una cavidad cómoda, nada de arrastrarse ni pasos estrechos, algo para hacer afición ( a ver si asi voy engañando a Iñaki para que me acompañe a mas cuevas, je je!)

Tan solo al principio hay un tunel donde hay que ir agachados. Pero es muy corto, apenas 6 metros.


Su facilidad de acceso y cero complicaciones, han provocado que mucha gente llegue hasta su interior, y claro, llega gente con poco o nulo respeto por estos sitios, dejan su huella en forma de garabato o rompiendo estalactitas. El vandalismo también llega  a estos lugares, que pena!

Tras el pasillo-tunel, la cavidad se hace mas grande y otro pasillo mas amplio con bonitas formaciones no lleva a la primera gran sala.

Detalle de una curiosa formación...





La cavidad tiene tres grandes salas. En la primera destaca la Muralla China, formación espectacular donde las haya!! La verdad es que ya nada mas entrar disfrutar del plato fuerte, sorprende!

Aquí la tenéis! 


Otra toma con Iñaki posando (menuda paciencia tuvo conmigo haciendo fotos!!)



Un detalle de las formaciones de la Muralla...




Y algo curioso, se puede pasar al otro lado de la muralla, por detrás, donde si ser tan espectacular, también tiene su interés. Me pregunto por qué a un lado es blanca y naranja (oxidos) y por detrás es gris ceniza??



Tras salvar unos bloques con cuidado de no mancharnos con el abundante guano y tratar de no resbalar por el suelo, pasamos a la Sala de las Arañas y los Penitentes.

Lo cierto es que nunca antes había visto tal cantidad de vida dentro de una cueva. Murciélagos por doquier (tratamos de molestarlos lo menos posible, y ellos nos correspondieron, se mostraron muy tranquilos), insectos de todo tipo a gogó, y multitud de arañas. Su abundancia dan nombre a la sala, y lo cierto es que había muchas, bien gorditas y muy variadas. Eso si, como modelos no me sirvieron, a las que trate de retratar huyeron cual famosas de la prensa rosa.


Pero los Penintentes si que posaron, bien chulos, y contemplando sus formas y sombras disfrutamos un rato!



Por último, se llega por una puerta en arco a la Sala de los Murciélagos, la mas alta, en cuyo techo colgaban los murciélagos.  La puerta es la que está detras de Iñaki...     Nótese la firma de algún destalentado..




La sala es la mas amplia y alta. En un extremo tiene una oquedad que continua hacia arriba, pero termina cerrándose también. Aquí la vista desde el final hacia la entrada.


martes, 21 de septiembre de 2010

Una más al Moncayo!

Entre concierto y concierto del Otoño Musical Soriano, sacamos un rato para subir a nuestro querido Moncayo.
El Moncayo, junto a Monte Perdido son "mis montañas", y por eso, intento subirlas todos los años al menos una vez. Así que este año ya he cumplido con las dos.



No sabría explicar muy bien porque el Moncayo es tan especial para mí. No es una montaña especialmente bonita, subir no es un reto complicado. Pero quizás porque es la montaña de casa, porque es una montaña de contrastes, se puede pasar de un calor sofocante al frío mas congelador (mucho mas que en Pirineos), la puedes subir corriendo en zapatillas, con crampones por algún corredor o bajar esquiando por el Cucharón los años con nieve,... el bosque de debajo de la montaña es algo que también lo hace especial, su hayedo, su bosque de robles, sus setas, sus mil y una sendas, los colores del otoño, ... en fin, que me gusta!



 En esta ocasión tuve la compañía de Mariajo y su hermana Elena, aspirantes a aguerridas montañeras. Que no dudaron en vencer los casi 700 metros de desnivel que supone la ruta desde el Santuario a la cumbre.
Esta vez el día no quiso acompañarnos, y aunque a ratos tuvimos buenas vistas, un mas que molesto y frío cierzo nos azotó en la subida y sobre todo en la cumbre. Vamos, que no fue un día de mucho disfrute en montaña, pero la compañía compensó con creces las inclemencias meteorológicas, y pasamos un buen día.





En el llaneo final azotados por el viento...


..y cumbre!!


Vistas al sur, hacia el cercano pueblo soriano de Cueva de Agreda, desde donde también se puede subir por una ruta algo mas larga, con mas desnivel pero muy bonita.


Vistas hacia Pirineos cuando las nubes no molestaban... aunque había mucha calima y no fue un día para disfrutar y hacer fotos...  ... con mucha atención se puede observar Monte Perdido y el Collado de Añisclo.




En la cumbre, recordé la noche, que hace ya mas de 6 años, subimos a dormir con Beto, en pleno mes de febrero, hartos de las 2 semanas de niebla que llevabamos en Zaragoza sin ver el sol, se nos calentó el morro y subimos a dormir. Aqui os dejo el reportaje de la actividad...


Al llegar a casa, nos enteramos de la triste noticia del fallecimiento de Jose Antonio Labordeta, Que pena! Todo un Aragonés con sentimiento y juicio. Su recuerdo quedará entre nosotros!

lunes, 13 de septiembre de 2010

Vivac en Monte Perdido

Este finde ha sido una de esas salidas que recordaremos en el tiempo. Largo tiempo deseada, los astros se aliaron con nosotros y pudimos llevar a cabo un curioso capricho, dormir en la cumbre de Monte Perdido!
Ya he pisado su cumbre en mas de 15 ocasiones, pero dormir en ella se me resistía, por fin!!!! Fue mi primer tresmil y hoy sigue siendo una cumbre especial para mí.



Los vivacs en cumbre, son hoy por hoy, una de las actividades que mas me llenan en montaña. Llevan un poco mas de esfuerzo por el peso del equipo y del agua, pero sus placeres compensan con creces su precio.

A pesar de la expectación inicial que suscitó mi propuesta, el grupo fue reducido, sólo fuimos Beto, Iñaki "Agüelo" (que por cierto, se portó como un campeón) y servidor.

La ruta elegida finalmente fue subir por Pineta, por el Balcón y el Cuello del Cilindro. El descenso lo hicimos por el Cuello de Monteperdido, por los Baudrimonts, Punta de las Olas y un descenso directísimo hacia y por  el Collado de Añisclo. En resumen dos jornadas de mas de 2200m. de desnivel cada una, no apto para todos los públicos, pero que nosotros encontramos maravillosas.

El espectáculo de luces y colores que nos llevamos en nuestra retina, fue seguido muy de cerca por nuestras cámaras de fotos, (los tres somos muy aficionados a la fotografía) y nuestros mas de 9 Gigas de fotos son un buen ejemplo, mas de 2000 fotografías!!!

Salimos con calma del Parador de Pineta sin madrugar, nos esperaba una larga jornada! Asi que con muuuucha paciencia y a ritmo tranquilo afrontamos la subida del Balcón de Pineta.


Llegando al pie del "Embudo" con el valle de Pineta al fondo.



En el balcón descansamos un rato, y comprobamos el retroceso glaciar acelerado que lleva el Glaciar de Monteperdido. Se ve algo de restos de nieve de la primera nevada de la temporada que cayó la semana pasada.



Subimos al Glaciar por la canal mas a la derecha, yo creo que es la mas cómoda y menos vertical; cuenta con dos reuniones con químicos para rapelar/asegurar. Hay que echar las manos pero es sencilla.(Iº/IIº). En la de mas a la derecha existe una cuerda fija que ayuda, pero la veo mas expuesta y muy vertical.



Detalle de la trepada con Beto en primer plano...



Sin crampones, pero sin problemas, alcanzamos el collado del Cilindro, donde los últimos metros de la pedrera siempre cuestan muchas energías! En la foto, Iñaki,  por efecto del zoom, parece que venga del medio del glaciar!!



Hermosas vistas a ambos lados.
Norte - Altiplano de Marboré


Sur- Valle de Ordesa

Ya solo nos queda la subida final. Del lago a cumbre, por una escupidera sin nieve, que cansa mas que con ella.




Tras las fotos de rigor, cenamos con calma y esperamos a que atardezca con nervios y ganas.


Vistas del Cilindro con unas nubes amenazantes...


Iñaki nervioso por las nubes...
 
Foto by Beto

Pero las nubes se disipan y empieza el espectáculo!!!



Vistas hacia el Ramond..



Ultimas luces del sol...



Atardecer sobre el Glaciar de Vignemale...

Vistas hacia la Peña Oroel y Jaca...

Siluetas: Bisaurin, Peña Agüerri, Secús, Peña Forca, Alanos, Castillo de Acher, Anayet...



Nos sentimos felices y afortunados...


Son momentos de magia...

Foto by Beto

La noche es tranquila, completamente despejada, el frío no es muy intenso,1ºC de mínima.

Con mucha paciencia por parte de mis compañeros a los que no dejo "dormir" (los muy zánganos quieren dormirse y no son ni las 21:30h!!!) me entretengo haciendo alguna foto nocturna...

a la luna... quién dijo que no tenía nariz la luna?


Y aprovechando que esta limpio el cielo, a las ciudades que se ven desde la cumbre, desde Zaragoza a Toulousse, pasando por Ainsa y centenares de pueblos!!

Aqui Zaragoza... tantos dias viendo el Monte Perdido desde Zaragoza, y por fín, una noche, la vista era al revés!!


L'Ainsa Si os fijais con detalle se puede reconocer de Derecha  a izquierda: El Castillo (2 focos), la plaza, la Torre de la Iglesia, el Puente y el Barrio de Banastón.



Por la mañana, a primera hora, un molesto viento nos mete el frío en el cuerpo cuando al salir de los sacos queremos hacer las fotos del amanecer...



Las caras de los primeros que llegan a las cumbre y nos ven en el saco haciendo fotos es de sorpresa!

Beto con las primeras luces sobre el Taillón...


Los tres bien abrigados, joder con el aire!


Cuando llega la "marabunta" de Góriz, recogemos y nos vamos hacia el Cuello del Perdido.



La idea era subir al Ramond, pero lo afilada de su arista, con gran ambiente y patio, no es vista con entusiasmo por el peso de nuestras mochilas, asi que finalmente, tras ver como viene un montañero solitario por ella, nos decantamos por una cómoda vuelta hacia los Baudrimont y la Punta de las Olas.

...el montañero solitario de Torla.



Mientras Iñaki se pone los crampones para salvar al fuerte pendiente del nevero, Beto y yo optamos por ir sorteando la cosa como podemos, a ratos por nieve, a ratos por la pared destrepando, en una de esas yo me lio mas de la cuenta, momento que aprovecha Beto para subir en un pim pam pum al Baudrimont NW.

Le esperamos a que baje y nos dirigimos hacia el Baudrimont SE. Es curioso, estas poco frecuentadas cumbres, que los tres hemos subido con anterioridad y en solitario cada uno, quien nos iba a decir que algún dia volveríamos a subir a ellas.



Beto y yo subimos al Baudrimont SE y luego ya con Iñaki nos vamos a la Punta de las Olas.



Después, el descenso directísmo. Por la vertiente norte de las Olas, sale desde un collado al Este, una senda por pedriza, que tras una vira impresionante y delicada, salva un fuerte desnivel por cascajo cómodo. Luego, ya por terreno no tan cómodo enlaza con el camino que viene de Góriz por Cuelloñisclo.



"Sólo" nos queda bajar el mítico Collado de Añisclo,



Collado de Añisclo, solo nombrarlo es sinónimo de "paliza", tanto de subida como de bajada.
Ese eterno descenso, largo y que no ofrece tregua, exigiendo siempre atención y recordando a nuestras piernas que malo es bajar.





Mi trilogía de Vivacs: