miércoles, 29 de diciembre de 2010

Cueva Onsa, Aguilón

Esta pequeña cueva se encuentra en la Sierra de Herrera de los Navarros, al sur de la provincia de Zaragoza, unas pequeñas estribaciones montañosas, coletazos del Sistema Ibérico, donde el río Huerva se abre paso en unos parajes un tanto olvidados pero que me han parecido muy guapos.




Mientras los colegas se van a escalar hielo dejándome con los dientes largos (el estado de mis uñas me impide ir con ellos) improviso al final de la mañana una visita a esta pequeña e interesante cavidad.

Ya casi a la hora de comer, termino de recoger cosas por casa y miro el estupendo dia que se ha quedado, pienso… ¿qué podría hacer…? Ir a fotografiar a alguna cueva cercana podría estar bien… un par de llamadas y no consigo “reclutar” a nadie, pero no importa, motivado y haciendo muestra de nuestra polivalencia, parto en busca de alguna de las cuevas de Aguilón.

Para llegar a la Cueva Onsa, hay que llegar a la localidad de Aguilón, pasando previamente por Muel, Mezalocha y Villanueva de Huerva.

No conocía la carretera desde Villanueva hasta Aguilón, y me han sorprendido gratamente estos parajes. Ideal para correr o btt.

Desde el pueblo, tomar la pista que conduce al Embalse de las Torcas, cuando llevamos 1,5k una bifurcación se abre, aunque es la que peor estado presenta, es la pista del medio la que debemos seguir hasta que poco antes de en una curva muy pronunciada, (donde empieza un fuerte descenso hacia el Embalse), dejaremos el coche. El final de la pista esta mal para circular por mucha piedra de cascajo suelta, si no llevamos un todoterreno, casi puede ser mas prudente dejar el coche en el cruce, y hacer el otro 1,5km restante a pie. Me ha quedado la duda, de si no será mejor ir desde Tosos a la presa y de ella remontar la pista? Mas corto parece!

Pasadas las 3.30 salgo hacia la cueva. En lo alto de unos evidente cortados con buitreras se localizan, casi seguidas, dos cuevas; la Cueva Ajo Frio, y la Cueva Onsa. La primera es pequeña y de escaso interés.

Me dirijo a por Cueva Onsa, que aunque de pequeño desarrollo, apenas 150 metros, es muy interesante y rica en formaciones de espeleotemas. Es una cueva guapa para ver, pero que exige agacharse y arrastrarse un poco. No tiene puntos agobiantes ni pasos superestrechos, pero si que hay que hacer algo de contorsionismo (especialmente en la entrada) y estoy encantado de haberme traido las rodilleras.




La entrada es un tanto retorcida en todos los sentidos, por dirección y dimensiones. Casi hace una pequeña curva helicoidal. De la pequeña gatera salimos a una sala amplia pero no muy alta, no llega al 1,5m. Una pequeñas columnas situadas en el medio permiten rodearla.



Vista desde el final de la Sala. Al fondo se ve la luz de la entrada, ya que ademas de la curva de entrada, también hay un pequeño conducto vertical obstruido con piedras que baja directo.





Vista desde el principio de la Sala




La sala tiene algunas prolongaciones pequeñas, salvo una mas ancha pero de muy reducida altura. A la izquierda, según avanzamos, se encuentra un agujero, por el que destrepamos  a otro nivel. Aunque el destrepe no es complicado, al ver un casquillo de spit, decido colocar una cuerda con nudos por si acaso. No es imprescindible, pero ayuda al bajar y al subir. Y yendo sólo, mas vale un por si acaso que un me cagüén…


Primer destrepe...



En este nivel, se puede bien explorar un poco hacia la derecha, o bien, continuar descendiendo a través de otro agujero estrecho con destrepe. En este nivel intermedio me da la sensación de que me cuesta respirar, me entra un poco la paranoia de si escaseará el oxigeno. Me limpio las narices que llevaba tapadas y parece que la cosa mejora.


Estrecho laminador al que se le da la vuelta por debajo para evitar arrastrase en él.


 En la base de este nivel inferior, se puede continuar a derecha y a izquierda.

Hacia la derecha, tras una pequeña subida, se llega una cavidad cerrada pero con esta bella formación de finas estalactitas.



Volviendo al centro, junto a la base del destrepe hay una pequeña gatera que promete, pero que termina sin mucho interés a los pocos metros.

Me dirijo después a la izquierda, rumbo norte, y tras un paso estrecho se accede a la Sala de la Rana, dos pequeñas cámaras, con cierta altura y formaciones muy chulas. Se puede acceder por arriba o por debajo entre ellas.





Aquí algunos detalles curiosos de la parte final de la cavidad...








Una bella bandelora...





O  raices que pugnan por salir de entre las rocas...







Hoy llevo cámara de fotos nueva, y me esta costando pillarle el tranquillo, pierdo mucho tiempo haciendo fotos y encima no me gusta como han quedado. Para mas inri, me he dejado la zapata del trípode en la otra cámara, así que hoy sin trípode!

Ya no me queda tiempo para visitar mas cuevas, pero por el contrario, disfruto de un estupendo atardecer desde las inmediaciones del embalse.







 Con este atardecer doy por cerrada la temporada de este año 2010, muy contento de poder haber disfrutado de 65 actividades en el monte, que no está nada mal!! Dando gracias a todos los que han compartido algunas de estas jornadas y a seguir con salud y ganas para disfrutar otras tantas en 2011.

Feliz año 2011 para tod@s!!!

lunes, 27 de diciembre de 2010

Intento al Pico Acue

Pasados los excesos navideños, y con mis uñas en lento proceso de recuperación tras los estragos que me hicieron las botas en Telera, nos disponíamos a sacar los esquís.

Esta vez subo con Nacho “2”, Nacho Sancho, que tras mil y un intentos frustrados, podíamos hacer coincidir nuestras agendas y disfrutar de un día  de montaña juntos.

Tras muchas consultas con amigos que han salido al monte estos dias, nos decantamos por el Pico Acue o Gabedaille o Señal de Espelunguere. Todos estos nombres para un modesto pico que no sobrepasa los 2300m. pero que constituye un mirador de primer orden.

De camino, dudamos si tendremos nieve, en España se ve muy alta, pero una vez cruzado el Tunel del Somport, comprobamos que no habrá que portear. La carretera esta con nieve, se puede subir un poco, pero al final dejamos el coche en una orilla pasadas unas curvas y nos calzamos los esquís.




Por la pista se progresa cómodamente, hay huella de esquís. Atajamos en un par de sitios la pista por la senda de verano. No es que haya nieve de sobra, pero haciendo un poco de off-road foqueo, subimos china chano.




Cuando se abre el valle, llega el dilema, subimos por el Norte o por el Sur? Hasta aquí, hemos subido con frío y nieve polvo sin transformar. Creemos que al Norte, aunque no habrá mucha nieve, es fácil que esté helada y requiera cuchillas. Como Nacho no lleva y no tiene mucha experiencia en esqui de montaña, decido que por el sur, al sol. Cagada!!


Tras algún que otro incómodo vadeo de los barrancos que exigen descalzarse o mucha motivación, perreo y técnica para sortearlos (lo consigo haciendo muchos malabarismos), 






...llegamos al Puerto de Escalé de Aguas Tuertas, tras descalzarnos los esquis en un corto paso algo expuesto por la nieve dura.





Al sol recuperamos fuerzas y disfrutamos de la bella estampa de las aguas tuertas. 






Me encantan estas aguas tuertas...




También nos juntamos con un mozo vasco que iba solo, creo recordar que se llama Luis. Que baja ya frustrado por el calor y la nieve pesada que ha encontrado por arriba. Le contagiamos de optimismo, pone focas y se sube con nosotros.






El sol comienza a calentar con ganas, y la nieve se transforma sobremanera. Al mismo tiempo comienza la tortura de los zuecos. Progresar se convierte en algo más que tedioso. Da igual abrir huella que seguirla, el zueco de casi un palmo por todo el esquí es inevitable y descorazonador. Los tres sufrimos su castigo.








Con todo esto, el ritmo se resiente, y vamos muy lentos, tanto que al final, a unos 200-300 metros de la cumbre tenemos que renunciar a ella para evitar que se nos haga de noche. Una pena, porque seguramente al norte, la nieve estará mejor.




Las huellas que se ven no son las nuestras... no llegamos a la cumbre, snif!



En el descenso encontramos una nieve pesada, algo húmeda y muy lenta. Para Nacho la tortura, para el vasco y para mi, buenooo… es una nieve que deja hacer, con velocidad y continuidad se va bajando mas o menos bien.




Llegados al llano, toca descalzarse para sortear el paso del Puerto de Escalé. Decidimos continuar sin esquís para sortear el tramo de vadeo de las barranqueras incómodas. Luego ya nos calzamos esquís de nuevo. Para nuestra sorpresa, la nieve se está poniendo costra. Al irse el sol, ha bajado la temperatura rápidamente, y donde esta sopeta, se ha vuelto costra. Un poco mas abajo, como el sol no ha entrado, la nieve sigue polvo, y continuamos por la pista ya sin problemas y de forma rápida sobre buena nieve.

Un poco desilusinados por no haber hecho cumbre, volvemos un  tanto apagados, pero un susto con el coche, (casi nos salimos de la pista por culpa del hielo) nos devuelve a la realidad con un subidón de adrenalina!

lunes, 20 de diciembre de 2010

Peña Telera por la Gran Diagonal, (2.754m.) AD+

Tras muchas dudas entre si decantarnos por el esqui de travesía o por el alpinismo invernal, consigo engañar a Iñaki “Agüelo” ,que quería esquiar, diciéndole …apenas hay nieve y encima esta durísima!   y nos vamos a estrenar la temporada invernal a lo grande:

 Peña Telera por la Gran Diagonal

Dos horas después de hablar por teléfono, salimos para Piedrafita de Tena, y dormimos en el coche en el Parking de la Cuniacha. Tras una fría noche, nos cuesta salir del calor de los sacos, pero al final arrancamos con motivación para Telera.




No lo sabemos, pero por delante nos esperan mas de 12 horas de actividad, donde no sobrepasaremos los -4ºC, en una jornada muy dura físicamente, por las condiciones y el intenso frío.




Apenas hay nieve, aunque la pista de la Partacua tiene muchos tramos con hielo, en poco mas de dos horas estamos en la base de la canal que constituye la Gran Diagonal. Un elegante recorrido, no muy difícil en condiciones normales, pero que en esta ocasión, es mas exigente físicamente que técnicamente.



Cuatro cordadas realizamos ayer el itinerario, unos, los primeros, fueron los mas madrugadores, y solo los vimos al empezar el cono. Nosotros compartimos practicmente todo el recorrido con una cordada de Huesca, Javi y Adrián. Por detrás aún nos seguirá otra cordada. También vimos gente que se metía en el Corredor Maria José.





 La nieve esta muy dura, y apenas entran las punteras de los crampones, salvo algún tramo donde el polvo se ha acumulado en medio de la canal, y aún así apenas entra la bota, casi toda la subida es de “gemelos” que se ponen duros como piedras, y piden a gritos un descanso, -difícil de darles por cierto!-

Casi fue mas duro llegar a la base del primer resalte que el resto del itinerario, ya que no encontramos tramos de nieve polvo para descansar los gemelos.




El primer resalte no ofrece serias dificultades, un poco mas de pendiente y volvemos a salir a la campa.






Poco a poco vamos superando los resaltes sobre nieve dura muy compacta y que ofrece mucha seguridad y confianza, tanto que vemos innecesario sacar la cuerda en todo el recorrido.






Para el segundo, el resalte se ve un poco mixto, pero por la derecha, hay otra variante cuyo resalte esta con nieve dura y se sube sin problemas. Como la huella de los primeros va por ahí, la seguimos.




Luego, volver a la canal principal tiene un poco de morbo o ambiente…



 Aqui Adrián volviendo a la canal, con muchoambienteeeeee!!











Pasado otro resalte que tiene una cueva, llegamos al tramo que da acceso al “balcón”. Durante unos metros el ambiente está garantizado! Nuestros compañeros de dia, deciden sacar la cuerda para templar ánimos y disfrutarlo sin estrés.


 Javi saliendo encordado al Balcón..





Iñaki cruza el "balcón" y se dirige hacia  hacia el último resalte...




Nosotros continuamos sin cuerda. El tramo no es mas que la continuación de la tónica del corredor, lo mismo da caer toda la diagonal que bajar por la cara norte, así que con calma y buena letra seguimos hacia el resalte final, que presenta unas buenas condiciones sobre nieve muy dura.





Iñaki sube los últimos metros del corredor...



Nuestros compañeros de jornada llegan poco después de nosotros.



Salimos al sol, atrás quedan los -7ºC a la sombra en la cara norte.

Nos asomamos a ver el Paso Horizontal, con una nieve tan dura… mejor otro día!





Iñaki saca fuerzas (de las pocas que ya le quedan) y subimos a la cumbre. Aún quedan dos buenas palas, sobre nieve igual de dura, y con unas vistas inmejorables hacemos cumbre. 




Como se aprecia, apenas ha quedado nieve!!!



Azotados por un fuerte viento en la cumbre, que nos proporciona una sensación térmica de -25ºC, no entran ganas de sentarse a descansar, y así, del tirón, nos vamos para abajo. Rumbo al oeste, con nieve tan dura, vemos arriesgado bajar el resalte que baja de la cumbre, así que montamos un rapel de fortuna sobre un bloque, en 60m, pasamos las dificultades, y solo resta continuar bordeando a media ladera, primero el collado por el que sale el Corredor Maria José y luego por fin el de la “Y”, por donde queremos bajar.


Montamos un rapel para el destrepe delicado ...





En el flanqueo hacia el descenso, sobre nieve dura, muy exigente para nuestros castigados tobillos...






Poco a poco, el día va terminando, y vemos atardecer en el collado antes de empezar los rápeles, con una luces espectaculares! De lo mejor del día!


No podemos llegar a la instalación del primer rapel normal por quedar muy alto, así que buscamos otra instalación un poco mas arriba hacia el oeste.


Iñaki a punto de comenzar a rapelar...




Javi y Adrián en la reunión del primer rapel...





 Mientras bajan, me peleo con la batería de mi cámara que con el frío se ha declarado en huelga, y disfruto de las últimas y bellísimas luces del atardecer...




Tras dos rápeles de 60 metros, ya no vemos mas instalaciones, y pasamos a destrepar.
Normalmente por aquí se baja con cuidado pero sin problemas. Pero hoy, con la nieve tan dura, toca hacerlo de cara a la pendiente.




Además, la noche ha llegado deprisa, y agradecemos la luz de la luna al final del corredor.

Cansados, pero sin nada de aire, con la calma que da la luz de la luna, regresamos con al coche contentos de salir de la nevera en la que hemos pasado el día, con unas condiciones mas duras de lo que esperábamos.


En el regreso hemos visto alguna huella de esquí, y elucubramos si habrán sido nuestros amigos de Sendero Límite. Lo confirmamos cuando vemos que nos han dejado una nota en el coche, seguro que ellos al sol han pasado algo menos de frío que nosotros!!



¿Y esto es Disfrutar...

Bueno… hay cosas más placenteras que estas duras jornadas invernales…
Ayer dormimos del tirón, nuestro cuerpo aún nos recuerda el “tute” que le dimos ayer, incluso una de mis uñas (por culpa de unas botas casi nuevas) parece que no conocerá 2011.
Hoy, tirados en el sofá, nos queda ese regustillo de traernos en el bolsillo una de las más clásicas invernales pirenaicas.