Páginas vistas en total

lunes, 30 de mayo de 2016

Barranco de San Cristobal de Bolea

Martes 24 de Mayo de 2016


Barranco de San Cristóbal de Bolea, más una excursión que un barranco... Para "románticos"... 



Seguimos en el agua, y sacamos otra tarde para remojarnos. Salí del curro más tarde de lo previsto y con poco margen de maniobra, y con la cosa de que no lo conocía y que Ruben nos lo había vendido muy bien, pues engaño a Abel y a Nacho a probar fortuna.

Con la excusa de que no hay tiempo para algo más ambicioso, nos vamos a Bolea, tras rodear el pueblo, cogemos la pista señalizada que va a la Ermita de Santa Quiteria, donde dejamos el coche e iniciamos el ascenso.

Se trata de una excursión para llegar al bonito circo final, donde se encuentra la coqueta Ermita de San Cristóbal, sólo por esto ya merece la pena venir aquí. Y se puede completar en una preciosa circular combinando con la Ermita de Aniés. 

Del barranco... sinceramente esperábamos más, quizás con más agua y con sol (nosotros pillamos una tarde gris bochornosa) y con más calma igual gane puntos...

A nosotros nos pareció una excursión acuática, con un punto dentro del barranco realmente bonito (la cortina de agua), y una clase de geología en modelado sobre areniscas (lleno de Tafoni), el resto "un poco trámite".  pero como decía, la excursión por sí sola merece la pena.


17:35 Arrancamos de la Ermita de Santa Quiteria. Y emprendemos la aproximación a buen ritmo, y eso que es algo más que un "falso llano" verdad Abel? Je je... el caso es que el paseo es majete, y a buen ritmo no se nos hace ni largo. En 40' ventilamos la aproximación.


Comenzamos la aproximación desde la Ermita de Santa Quiteria


Pronto empezamos a ver por dónde discurre el barranco.

Se intuye el cauce del barranco por donde luego bajaremos.

Ya vemos la pared donde se encuentra la ermita.


18:15 Ya estamos en la Ermita. Es para quitarse el sombrero ante estas construcciones.




Para quitarse el sombrero al ver como aprovechar el emplazamiento natural.

Desde el barranco remontamos una tímida y vestida senda hasta la ermita

La escalera de acceso final incluso tuvo barandilla.

La entrada principal

El pequeño abrigo de la derecha





Tras una rápida visita nos vamos corriendo al barranco. 


18:30 Ya nos estamos vistiendo. 




18:37 Arrancamos.  Lo que esta "vestida" es la vegetación, incuso pinchuda.. el barranco sabemos que va de menos a más, pero esperábamos algo mejor al inicio.



 Si somos observadores, veremos numerosos nidos en el descenso. Pasar rápido para no molestar a las aves.

 El caudal no aporta mucho interés

 Al contrario la erosión de las paredes, de lo mejor del barranco. Tafoni

El barranco es un quiero y no puedo...



Llegamos al primer rapel, corto pero obligado

Covacho bajo el rapel.

Una lástima que se nublara, las fotos salieron "apagadas"








El barranco va de menos a más, pero muy poco a poco...




2º Rapel/tobogán, de instalación precaria...



 Ya estamos en la joya del barranco. Precioso rincón de primer orden.

 Llegados al 3º rapel, se acaba lo bueno, lástima de brevedad...

Al confluir con el barranco que viene por la derecha, terminamos el descenso.
19:40 Aunque es posible continuar y hacer dos rápeles más, el barranco pierde interés (más?) y se llena de vegetación y es más recomendable abandonar en este punto y volver a la senda y retornar a la ermita  (30').


En resumen, menos de tres horas de empezar a andar hasta el coche de vuelta. Balance desigual, barranco de  "menor" interés con un punto muy guapo, pero en contraste el resto del descenso flojo, no así la excursión y la ermita, que merecen la pena.

domingo, 22 de mayo de 2016

Barranco del Río o Abizanda

Jueves 19 de Mayo de 2016


Inicio temporada de Barrancos: Barranco de Abizanda, una joya a conocer. 

Entrada retrasada (una vez mas...)

Aún sin dar por finalizada la temporada de esquí (al menos eso espero) aprovecho un día entre semana para ir a remojarnos y estrenar la temporada de barrancos, ya que tenemos en mente un reto serio y hay que rodarse un poco antes de objetivos más ambiciosos.

En estos días que los barrancos importantes bajan muy crecidos y con caudales exigentes, incluso limitantes, es la ocasión de ir a por esos mal llamados barrancos "menores"

El barranco de Abizanda fue descubierto por el ilustre Lucien Briet, y eso que entonces la carretera no pasaba por aquí como ahora... aunque el último estrecho no fue hasta los años 90' cuando el incombustible Salamero y compañía hacia su "primer" descenso.


Carlos en los Oscuros del barranco de Abizanda 


Se trata de una joya que puede pasar desapercibida, pero que merece la pena sin duda, y cuyo único inconveniente es acertar con el caudal. Se seca rápido, y con las pozas estancadas no mola, tampoco crecido a tope, porque su estrechez lo haría poco agradable.

Yo lo hice por primera vez el siglo pasado, allá por 1999, en solitario y "a vista" (estaba fuerte entonces, juventud!) y tenía un grato recuerdo de él, así que le propuse a Carlos ir para aquí.

Bajaba flojo de caudal, pero limpio y con corriente suficiente para disfrutar. 

Son cuatro estrechos, los dos primeros se pueden hacer andando y remontarlos sin problemas en verano. En el tercero entramos por un "arco-Puerta" precioso, con las paredes tapizadas de flores de "Oreja de Oso", la gatera y alguna pequeña poza.

Pero donde realmente esta lo bonito es en el último estrecho, con una zona de oscuros de primer orden, y donde un frontal no será ninguna tontería. Sin caudal alto no ofrece problemas. Y si se tiene la suerte de pillar el pantano a un nivel alto la salida es magnífica. Nosotros no tuvimos esa suerte, pero sí que nos llevamos una sorpresa, ya que al ir a quitarnos los trajes oímos un ruido de un motor... nos picó la curiosidad y fuimos a ver... ostras! Nada menos que un destacamento de Militares-Pontoneros haciendo maniobras que avanzaban con una plataforma empujada por una pequeña barca hasta dar con el desfiladero. La sorpresa fue mutua.

El retorno es evidente. Remontar de forma directa por una traza-senda hasta ganar altura, para luego ver desde arriba el desfiladero de los Oscuros, muy corto en distancia visto desde arriba, pero muy bonito en su interior. 

Una vez alcanzado el altiplano, seguir la linea alta tensión, para cruzar un par de campos y dar con la pista, que seguimos a mano izquierda hasta dar con la carretera.

Buen inicio de temporada, con esta joya tan breve como bonita.


Topo del barranco de Abizanda de Enrique Salamero. Recomiendo leer su blog.

El vídeo no sé porqué da problemas de reproducción en móviles..




Una "pose" para empezar el barranco.
La "puerta" del tercer estrecho tapizada con Orejas de Oso.

Oreja de Oso - Ramonda Myconi - Que aparte de curar los resfriados decora muhcos de nuestros barrancos calizos.


Por la puerta grande.. para entrar al estrecho 3º

Por la puerta de atrás...   gatera para terminar el 3º estrecho-

Fin del 3º estrecho.

Entrando al sinuoso 4º estrecho.

Poco a poco va ganando profundidad...

Un caudal bajo pero limpio y suficiente para disfrutar.





Empezamos a entrar a la zona de oscuros...

Una foto con flash.

Hacia arriba...



A partir de este tramo,  la ausencia de luz, es casi total, y una linterna nos vendrá muy bien, observar las fotos con flash y sin flash nos puede hacer una idea... pero estos "oscuros" son de los de verdad.  Hacer fotos en este tramo no es nada fácil, y los resultados son algo pobres...

Una belleza pétrea. - sin flash -

- con flash -
Para hacerse una idea de la luz entrando a los Oscuros. Foto de Carlos.







Montando uno de los rápeles de salida. Foto de Carlos. 

Tobogan controlado. Foto de Carlos. 





Se acaba lo bueno.... Foto de Carlos. 


Saliendo del desfiladero.

Saliendo del desfiladero.. Foto de Carlos. 

Saliendo del desfiladero menuda sorpresa...



El vídeo...





Unos enlaces:
- Blog del TEC: Con el barranco crecido se puede llegar a pasar algo más que estrés...

- Vídeo de Javier Subías.