Páginas vistas en total

sábado, 16 de junio de 2018

Gran Astazu (3.071m.) por Pineta .

Jueves-Viernes 14/15 de junio de 2018


Gran Astazu (3.071m.) por Pineta .

Retomo el blog después de muchos días que por motivos de trabajo y otros varios me han tenido sin tiempo para sentarme a escribir en el ordenador...

Después de la última salida que acabamos en Punta Fulsa, en mi mente seguía la idea de volver a probar fortuna con la norte del Perdido. Dado que para el fin de semana subían las temperaturas, pensé que era buena opción intentarlo el viernes, así que me cojo el día de fiesta y aunque busco compañía, ser entre semana no ayuda,  y finalmente marcho sólo.




El mismo jueves, después de comer, preparo mochila y salgo hacia Pineta. Llego cerca de las 7 y cierro rápidamente la mochila. Veo que hay un grupo de cuatro madrileños que me cuentan que llevan en mente también la norte. Pasadas las 7 arranco con material de escalada y vivac. La senda no presenta dificultades, se cruzan unos pequeños neveros y tán solo en el tramo horizontal, hay que buscarse un poco la vida para ganar la senda con unas pequeñas trepadillas para acceder al camino de la vira horizontal que nos deposita en el cono del Embudo.




Cruzo un nevero antes de coger la senda rocosa que gira a la derecha.


Se cruzaban algunos trozos de nieve antes de alcanzar la vira.
 
En la base del embudo, paro un momento, bebo agua y veo que hay un par de catalanes que van por arriba. Cruzo el torrente bien caudaloso, y tras un par de zetas, hay que continuar por la nieve, pongo crampones y sigo la huella de los catalanes. 


El valle de Pineta a última hora de la tarde




Por arriba del embudo un par de catalanes me preceden

Con crampones, superamos el tramo final.





Alcanzamos el umbral del Balcón de Pineta poco antes de las 10 de la noche, con las últimas luces. Busco sin éxito el vivac cueva en el que he dormido otras veces, aunque doy muchas vueltas, finalmente, decido ir al principio del Balcón, donde he visto varios emplazamientos de vivac sin nieve. En la búsqueda del vivac bueno, he aprovechado para coger agua un poco más adelante, hacia la presa del embalse, a 10' del Balcón.


Entran las nubes por el puerto viejo. Al fono La Munia y Robiñera.

Vuelvo y me junto a los catalanes, ceno y duermo junto a ellos. Mientras ceno, llegan los madrileños, que al final se han entretenido en el Embudo.

Aunque la foto no hace justicia, esta vista es impresionante.





Por la noche, aunque no hay mucha luz ya veo que hay una última nevada blanca que destaca sobre la cota de nieve marrón. Preveo que tocará abrir huella... veremos a ver ..

La noche no es como esperaba, algo me sienta mal, y a las dos estoy con el estómago revuelto sin terminar de vomitar, el caso es que estoy casi una hora en vela. A las cinco, me fijo a ver si los madrileños se han puesto en marcha, (sólo, con mal cuerpo, y con huella por abrir, necesito compañeros para esa faena...) pero veo que no se han despertado. Yo ya no vuelvo a dormir, en un momento, veo dos luces, son unos franceses que ya están entrando al corredor. Por un momento me animo y salgo del saco, los madrileños también se activan, pero con calma, dudo si entrar o no, tengo el cuerpo raro, y veo que los franceses no van rápidos, les debe estar costando abrir huella..


El día no pinta tan espléndido como anunciaban...

A las 6:30 los franceses están llegando al glaciar superior, allí renunciarán.



Nieve marrón por debajo y blanca profunda por arriba.


Finalmente, desisto de subir, a las 7 me acerco a ver a los madrileños, ellos siguen con idea de subir a pesar de lo tarde que es, les deseo suerte y me despido de ellos. Me pongo en camino al Astazu. 


Tras mi malestar nocturno y tan tarde, no veo prudente subir.
Al poco, veo que los franceses han salido al glaciar intermedio, van camino del corredor, pero antes de entrar al glaciar superior, renuncian y se retiran bajando hacia la ruta normal que baja del collado del Cilindro. Abrir huella les ha fundido. Los madrileños por contra, con la huella abierta, suben rápidos por el corredor, y en un buen tiempo se plantan debajo del glaciar superior. Allí dos de ellos se retiran siguiendo la huella de los franceses, (me cuentan después que van cansados, que caen purgas y que se oyen ruidos a veces inquietantes por debajo). Los otros dos terminaran la ruta, pero al tener que abrir huella, les costará pelearlo, lograrán hacer cima tras su buena dosis de esfuerzo.  Uno de ellos iba bastante fundido y les costará lo suyo bajar, además con tiempo revuelto.


7:30 Los madrileños a punto de empezar

Los franceses abandonando por la derecha




Los madrileños progresan por el corredor rápidamente.

Cruzando el glaciar


Yo mientras, tranquilamente, a mi marcha, también me toca abrir huella para ir al Astazu, hasta conectar con la ruta de los franceses que habían subido el día anterior desde el refugio de Tucarroya. La pareja de simpáticos catalanes seguirán mis pasos un poco más tarde.


Salgo hacia Astazus tranquilamente


Algo más que purgas por el collado del Cilindro




Camino despejado por delante...

Es inevitable no parar de volverse a mirar...

Me toca abrir huella hasta coincidir con la huella francesa.

Por la nieve blanca profunda...

Vistazo atras nieves marrón y blanca...


A por  el Astazu Oriental, el más alto

Hacia Gavarnie

Vignemale, donde iremos el domingo

Hacia Puerto de Bujaruelo con Garmo Negro destacando

Astazu Petir, Taillon, Caco, ...




Tras almorzar tranquilamente, vuelvo por donde he venido, me cruzo con los catalanes, y llego al Balcón, recojo, coincido con los madrileños que se han retirado  y bajo con ellos por el Embudo, que está para ir con cuidado de los zuecos y controlar la autodetención.



Los catalane van para arriba y yo desciendo...


el tiempo comienza a estropearse

A los del Perdido no les van a regalar nada...

Recojo bártulos y para abajo antes de que empiece a llover.


Bajo con los madrileños.

Mola ir acompañado este tramo...

Está delicado, para no tropezar...

A ratos chispea, pero nada serio.



Sin más, tras el descenso calmado, recojo y me traslado a dormir a Gavarnie, después de cruzar el Aspin y el Tourmalet, para afrontar al día siguiente el Vignemale con esquís.


El domingo, ya con la huella hecha, a pesar del calor, hubo muchos que subieron por la Norte del Perdido y hablan de buenas condiciones...

No hay comentarios: