Páginas vistas en total

lunes, 9 de julio de 2018

Sestrales desde Plana Canal

Sábado  7 de julio de 2018


Paseo por Sestrales desde la Montaña de Sensa.

Subimos a casa de Paco a Nerín, y aprovechando la ocasión nos vamos a subir a Sestrales desde su cara más amable. Se trata de una ascensión más que agradecida, donde el esfuerzo recompensa se ve gratamente compensado.

Como tenemos que dar la vuelta al macizo en coche, aún madrugamos para no pillar todo el calor del día, aunque en distancia apenas tenemos 40 km, nos llevará casi 1h30' de coche. La pista de la montaña de Sensa estaba relativamente bien. 

Subimos a Sestrales Alto disfrutando desde el primer momento de las vistas a ambos lados, y de la multitud de flores que decoran el camino.

A pesar de haber subido multitud de veces a este pico, con vivac en cumbre, otras con recorridos circulares atípicos, no me canso de subir y creo que es del todo recomendable.


Vamos un grupo de amigos de forma tranquila, y aún asi apenas nos llevó 1h45' la ascensión. Tras la subida, comida de celebración en Puyarruego y tarde en Nerín viendo la tormenta que cayó más tarde.


Llegamos a tiempo de disfrutar de las últimas horas de la tarde en la terraza de Paco


Menudas vistas desde la terraza...


Viendo estrellas desde la terraza

Las nubes a primera hora anuncian que la tarde será entretenida...

Arrancamos desde Plana Canal

Un quebrantahuesos



Erodium glandulosum, una curiosa geraniacea que no conocía...

euforbias coloridas



Añadir leyenda

Uno de los pocos momentos que se despejaron las cumbres de Ordesa

La Brecha de Rolando y el Casco

Siempreviva bien tiesa

Los cuernecillos

Hacia Sestrales Bajo


Sestrales Bajo, Bramapán, altiplano de Vió y Navain al fondo.


Zoom a Nerín



De regreso las nubes van evolucionando...









Mamatus que anticipan la tormenta...

Granizando...

Después de la tormenta...





Después de la tormenta...


jueves, 5 de julio de 2018

Vignemale con esquis desde Ossoue (Gavarnie)

Sábado 16 de junio de 2018


Vignemale (3298m) con esquís desde la presa de Ossoue.

Con esta entrada, retrasada de hace casi un mes, cierro la temporada de esquí, (más corta en mi caso que otros años por la fractura vertebral). Aunque la idea era haber hecho otra actividad el domingo, el accidente de Victor, nos hizo cambiar planes.



Vengo de Pineta, tras mi "pseudo intento" a la Norte del Perdido, hice un Astazu de consolación, recojo bártulos y me cruzo medio Pirineo francés por carretera.  Viaje largo, más yendo solo, pero que bonito es todo esto, cruzar el Puerto de Aspin y el Tourmalet, es precioso. El coche me estropea el viaje por un momento al perder el líquido de refrigeración, al final con agua normal, apaño la situación y continuo hacia Gavarnie, donde he quedado con Daniel, Rafa y Víctor.

La pista que sale desde Gavarnie hasta la presa son 8,5km, 4 son estrechos pero están asfaltados (aunque tardan en abrir esta carretera por las avalanchas que la cortan y los muchos desprendimientos que tiene). Después queda la pista, cuyos dos primeros km están bien, pero los dos últimos, ya requieren de un coche alto y tacto al volante.  Cuando llego ya es de noche, y aquello está muy concurrido. Además la humedad se incrementa de forma notable, y en lugar de vivaquear fuera opto por dormir dentro del coche.

Ellos se han retrasado y están cenando todavía en Escarrilla, así que voy cenando con calma y me acuesto antes de que lleguen, que entre el viaje y abrir huella por la mañana en Astazu voy "servidito".

  
Por la mañana, desayunamos con calma sin madrugar, a mi me gusta madrugar, pero Daniel prefiere salir los últimos, además anoche llegaron tarde y tenían que descansar. Como el día pinta bien y hay muchas horas de luz, no hay problema. 

Salimos porteando desde la presa de Ossoue. Hacía mucho que no estaba por aquí (hay que venir más). Tras recorrer todo el llano hasta la cascada, cruzamos un nevero que a la bajada esquiaremos, remontamos la senda tallada y entramos al valle superior. Aún nos queda portear un par de cortos tramos antes de calzarnos los esquís tras unos 50' de porteo.




Salimos porteando desde la presa de Ossoue.



En el paso tallado.

Luego esquiaremos este tramo de bajada.

Por fin nos calzamos esquís... 50' de porteo.

La lluvia de los días anteriores han dejado un relieve tan bonito como incómodo. Casi parecen los gours de las cuevas


Nos calzamos los esquís y empezamos a remontar por el medio del barranco, totalmente cubierto de nieve dura. Aunque hay continuidad, no es todo de color de rosa, el terreno está muy irregular por la lluvias, además hay muchos tramos con desprendimientos, e incluso en algún tramo la nieve esta bastante dura. Pasado el circo, por dónde vemos las alternativas de descenso directo del glaciar, pecamos de conservadores y volvemos a portear un corto tramo, no sabíamos que había continuidad de nieve donde gira el barranco. Salvamos este corto tramo, enfilamos hacia el glaciar. Tras remontar un tramo muy pronunciado, dejando a mano derecha el desvío a Bayselance, seguimos por una morrena lateral y finalmente entramos al glaciar, donde se observa bien la cota de nieve reciente y la nieve marrón antigua y de relieve irregular.

  

Remontando el barranco

Hay una buena cantidad de nieve, con rimaya más que curiosas...



Pasamos tramos con desprendimeintos rocosos. Foto de Daniel.



 

La canal de la izquierda, es una buena via para bajar el glaciar de forma directa.

Pensamos que no habría nieve y porteamos un corto tramo...

Remontando por la senda de verano. Foto de Daniel


Salvando el tramo de más inclinación. Foto de Daniel.



Entrando desde la morrena al glaciar.

Se oberseva con claridad la cota de innivación reciente.
Hacia el col de Estom Soubiran, vemos gente que va al Pic de Labas.

En la parte inferior del glaciar. Foto by Daniel

 Llevamos más de tres horas de subida cuando llegamos al glaciar, el sol pega fuerte, y la nieve blanca está lenta. Ya empezamos a notar el cansancio. Nos sorprende la cantidad de gente que vemos a pie, la mayoría ya en descenso. A mi me sorprende lo poco que se hunden a diferencia de la nieve blanca de ayer en Astazus. Nos asomamos al Colouir de Gaube y afrontamos el tramo final hacia el Vignemale. Hay nieve abundante en lo que normalmente es la trepada para ganar la arista, incluso se podría subir foqueando, pero como hay huella hecha, nos va a costar menos a pie. Mientras empezamos a subir vemos que unos españoles bajan esquiando. Por no pasar por la canal que estamos subiendo nosotros, se van más a la izquierda, y bajan sin problemas. Como nunca habíamos visto tanta nieve aquí, pensamos que es una oportunidad única, hay buenas condiciones, y decidimos subir los esquis a la espalda para luego bajar esquiando. Tras algo más de 4h30' alcanzamos la cima vacía para nosotros.

Al fondo el Soum de Aspe, algún día quiero ir para allá...


Remontando el glaciar el sol y el desnivel nos empiezan a pasar factura.


Claro que las vistas compensan el esfuerzo. Esas nubes terminarán subiendo...

Hacia Astazu -  Marboré, por donde estuve el día anterior.


Ambiente de primera con Victor entrando a la parte plana del glaciar.

Foto by Daniel


Nuestro objetivo ya está a la vista...

Rafa en la salida del Colouir de Gaube.

Daniel hacia el glaciar

PitónCarre

Unos españoles bajan más a la izquierda para evitar tirarnos nada.

Hay nieve abundante para bajar con esquís, así que aprovechamos la huella y subimos con esquis para arriba.


Victor y yo subiendo vistos desde arriba por Daniel


Terminando la arista. Fotos by Daniel.




Los cuatro en la cima. Foto by Daniel.

Espléndido día para disfrutar de la cumbre.
Nos calzamos esquís en la misma cima.

 14:00 Aprovechando las buenas condiciones, nos calzamos en el mismo vértice cimero. Las condiciones son ideales. Daniel abre el camino. Él y Rafa pasan por debajo de la piedra, yo prefiero ir más alto, Lametablemente, en unos segundos, la felicidad se va a convertir en fatalidad.


Victor me sigue por encima de la piedra, pero se enganchará con el esqui de abajo.
14:05 Segundos después a esta foto, el esquí inferior de Victor se engancha en la piedra y cae al suelo, con la fatalidad de hacerlo de cabeza, intenta girarse, pero el esquí se clava en la nieve y vuelve a voltearse. Empieza a coger velocidad y no consigue autodetenerse. Primero rueda por nieve, pero después salta por unas piedras. Desde arriba no veo el impacto pero tiene muy mala pinta. La primera impresión fue muy mala, pero Daniel que ya estaba al final de la pala acude inmediatamente y termina de detenerle. La cosa no pinta bien, el casco roto, un corte aparatoso en la cara y fuerte golpes en hombros y rodilla. Esta claro que a Víctor hoy le tocaba vivir. El casco y la mochila, grande y bien llena, han soportado gran parte del impacto protegiéndole.


En la cima no había cobertura, pero providencialmente justo aquí tenemos algo de señal.  Daniel llama al 112 que recogend esde Francia y a Alpify por si no ha quedado claro el mensaje por las dificultades del idioma y de la cobertura. Tenemos buena temperatura y quedan horas de luz por delante.

Desde mitad de pala donde acudo a pur uno de sus esquís.



14:50 Tenemos mucha suerte, y en media hora llega el helicóptero. Médico y especialistas suben rápido. Estabilizan a Victor, le ponen dos goteros, varias dosis de morfina, y después lo inmovilizan para la evacuación. Pero mientras tanto, las nubes han subido y el helicoptero azul que trajo a los rescatadores no puede subir. Avisan a otro que tiene vuelo por posicionamiento GPS y toca esperar. Mientras tanto, con la ayuda de dos franceses que renuncian a cumbre por ayudarnos,  bajamos a Víctor a la parte plana del glaciar. La espera se hace un poco larga, sobre todo para Víctor. sigue con molestias y se queda frío a pesar de la bolsa de calor que le han puesto.

Llega el primer helicóptero azul, apenas 30' desde la llamada.

Estabilizado e inmovilizado Víctor, nos preparamos a descender la camilla al centro del glaciar.


Las nubes han cubierto el glaciar y seguimos a la espera del helicóptero.

16:40 Tras casi una hora esperando, aparece el segundo helicóptero. Por suerte, además incluso se abre un poco el cielo. Tras negociar con los rescatadores, se llevan su mochila. Pero los esquís tenemos que bajarlos nosotros.




Una vez evacuado Víctor, nos queda bajar, mientras pensamos en nuestro compañero y repasamos mentalmente qué hemos podido hacer mal para que ocurriera esto. Esta claro que cuando salimos al monte asumimos unos riesgos que tratamos de minimizar con la experiencia y el material, pero siempre estamos expuestos. La pendiente y las condiciones eran asumibles para nuestro nivel. La fatalidad de caer de cabeza y el segundo enganchón impidieron hacer una rápida autodetención. 

La bajada pese a todo no está mal en su primera parte, ya que las nubes se van abriendo a nuestro paso y la nieve no esta mal. Cuando pasamos a la nieve marrón, la cosa cambia, y los canales de la lluvia hacen muy incómodo el esquí y poco disfrutón. 

En una hora y cuarto estamos en el coche.

Empezamos a bajar, mientras pensando en nuestro compañero y repasamos mentalmente qué hemos podido hacer mal para que ocurriera esto


Rafa disfrutando lo que se puede.



Las nubes casi se abren a nuestro paso y vamos teniendo visibilidad.

Las acanaladuras son realmente incómodas.


A tramos son casi zanjas



Vamos esquivando dificultades en forma de grietas, piedras e irregularidades.



Apuramos más que a la subida y casi llegamos a la cascada esquiando.

También esquiaremos el nevero final.

Yo recojo rápidamente y bajo hasta Gavarnie para buscar cobertura y avisar. Rafa y Daniel se quedan recogiendo la tienda y las cosas de Víctor. Mientras recojo y como algo, me llama Víctor, a falta de más pruebas, tiene varias lesiones importantes pero parece que nada realmente grave, y sólo oirlo al teléfono ya es muy buena señal.

 


Hacía cinco años que no subía el Vignemale con esquis, entonces, con una bonita y dura travesía. El recuerdo de aquella actividad, era inolvidable, pero el de ésta, también lo tendremos en la memoria mucho tiempo.


Centro Hospitalario de Bigorre, en Tarbes, muy amables.
 

Acudimos a Tarbes al Hospital, aunque nos tienen en la sala de espera hasta casi las dos de la mañana, lo cierto, es que el personal del Hospital no puede ser más amable. y un descendiente de Almería que habla un perfecto español nos ayuda mucho. Dormimos cercanos al Hospital y por la mañana volvemos. Cuando ya está en camino su familia, nosotros nos volvemos para casa.




Una vez  que ya estamos todos en casa, y Víctor en su lenta pero buena recuperación, es momento también de cuestionarse el tema de los seguros médicos y de rescate de la federación aragonesa de montaña (FAM) cuya letra pequeña no leemos y tiene mucho a mirar...

Resulta que el seguro en la modalidad B, que cubre España, y pirineo francés y Andorrano (que no los Alpes franceses) solo cubre hasta 1502€ de atención médica y 4507€ del rescate. En este caso, al requerirse dos helicópteros, y tener que permanecer dos noches ingresado, la factura saltó de los 9000€ con lo que resulta que el seguro hace aguas por todos los lados... Ya se encargan ellos de que te saques la tarjeta europea (que puede hacerse a posteriori) y que es la que verdaderamente va a pagar la parte gorda del rescate, asi que una vez más, lo pagamos entre todos. 

Visto que hay un acuerdo de reciprocidad entre Francia y España de no cobrarse los rescates a uno u otro lado de la frontera, y de que en España la Guardia Civil no cobra por los rescates (algo de lo que se podría hablar mucho) casi entran dudas de para qué federarse... desde luego para un seguro médico igual hay opciones privadas mas interesantes, sin descartar la opción francesa del CAF de Oloron. que se puede hacer online si bien, para la primera vez es necesario un certificado médico que demuestre que puedes hacer deporte, y tener en cuenta que su temparada va de octubre a septiembre, en lugar de Enero a Diciembre.



Sólo nos queda que este otoño, Víctor pueda volver a salir con nosotros totalmente recuperado.