Páginas vistas en total

jueves, 13 de junio de 2019

Abrigos rupestres y paseos por el Vero: Cueva Lucien Briet y Peña Bobin.

Sábado 25 de mayo de 2019

Abrigos rupestres y paseos por el Vero: Cueva Lucien Briet y Peña Bovin..

Después de volver a Zaragoza el día anterior tras recorrer la parte final del barranco de Chimiachas, me levanto perezoso y aprovecho para recoger cosas por casa. La meteo sigue sin ser maravillosa, y la idea es esquiar el domingo, aún así, a la hora de comer salgo con idea de aprovechar la jornada de tarde antes de subir a Benasque.


Curiosos arcos llenos de historia, que algunos ya recorrieron y otros deseamos conocer...

Me encamino a Guara, al precioso rincón que constituye la cabecera del Vero. No tenía intención, pero no puedo evitar detenerme al pasar junto al desvío a los abrigos de Arpán y Trucho. Ya los recorrí cuando estuve viviendo en Barbastro, pero fue hace 17 años, y ya casi ni me acordaba. Eran los menos interesantes, salvo por la cabeza del ciervo que es bonita, sin tener la majestuosidad del ciervo de Chimiachas. Hace calor, el cielo está amenazante, y probablemente se me hará tarde para el recorrido que tengo pensado de casa por la cabecera del Vero y los abrigos de la Mallata. A pesar de todo, me resisto a irme, y sin saber muy bien porqué, me acerco  en plan visita exprés. 

En menos tiempo de lo que marca, me planto en el Abrigo de Arpán, unas fotos desde la valla, y de nuevo a dudar, el abrigo del Trucho está cerca, pero... me cuesta menos ir que dudar me digo, y bajo disparado. Después, desde la valla no se ven las pinturas y no merece la pena, pero el sitio es majo, lo que si hago es renunciar a bajar hasta el Vero al puente de Villacantal como ya hice otra vez. Subo ligero de nuevo al coche con alguna gota que se escapa pero nada preocupante. A pesar de ir a buen ritmo, con las fotos y paradas, aún he dedicado tiempo, del que luego me arrepentiré...



Mi antiguo cuaderno de reseñas, de cuando visité esta zona...


Aunque no tenía pensado parar, me acerco a ver el Ciervo del Abrigo de Arpán.



Ciervo de Arpán. Pinturas de arte rupestre levantino, patrimonio de la humanidad desde 1998.

El cielo no invita, pero arriesgo a continuar.

Me acerco a ver el Abrigo del Trucho.

Abrigo del Trucho.



El interior desde la valla no tiene mucho interés.

Por tiempo y meteo, descarto bajar hasta Villacantal.


Subir y bajar con fotos y demás, me llevó casi 1h30'



Monto en el coche y subo hasta el parking superior del Portiacha frente a Lecina, en el mirador del Vero, menudo sitio 5* (recomiendo la lectura de Salamero respecto a este sitio). En mente llevo un recorrido, algo parecido a la Gymkana por el Vero del austriaco Bobi en su más que recomendable blog La sierra de Guara, mi perro y yo.  Salgo a ver los abrigos de la Mallata. Remonto la corta pero intensa pendiente y me acerco a ver los dos cercados con pinturas. De nuevo el atractivo de las pinturas son lo de menos, pero el sitio es fantástico, lo recordaba como muy bonito, y sin duda lo es..  es maravilloso pensar en esos antepasados viviendo por estos sitios hace unos 10.000 años, y cómo se las ingeniaban para llegar a estas oquedades y pintar, pero es que si uno se queda a vivir aquí, las tardes primaverales contemplando el paisaje, y después de una captura de alimento, seguro invitaba a la reflexión y a pintar en esos coquetos lugares.



Desde el Parking del Portiacha, se ve el Pirineo. Peña Montañesa y Cotiella con algo de nieve.

Hacia Ordesa, se ven Tres Serols y el cordal de la Suca y las Tres Marias
Magníficas vistas desde el Parking del Portiacha

Zoom hacia el final del Barranco de Basender. Sentarse en el mirador y ver el paisaje y los buitres ya justifica el viaje.


Desde los abrigos de la Mallata se ve por donde estuvimos en la jornada anterior.

Zoom a la cabecera del Chimiachas 



Por cómodo sendero acondicionado llego a los abrigos rupestres.


Aquí sentado, a uno le lleva meditar sobre la vida...

El primer abrigo quizás el menos interesante.



Bajo al segundo, lo mejor, dónde están...


¿Cómo se las ingeniaban para llegar a estas recónditas oquedades?




A pesar de disfrutar del sitio, aún me quedan ganas de bajar hasta el Vero y ver la Cueva Palomera o Lucien Briet, también conocida  Cueva de la Mezquita. Es un sitio lleno de magia, que la tradición popular asocia con la práctica de rituales de brujería y aquelarres. Estuve en 2002, pero no recordaba el camino tan cerrado. Imagino que mi memoria se quedó con que merecía la pena hacer el esfuerzo...


Después de los abrigos, bajo hasta el Vero.


Los abrigos vistos desde abajo por la senda.

Enorme paredón...


Llegar a la Cueva Palomera o Lucien Briet, no es sencillo, a pesar de ser bien visible por sus notables dimensiones, no hay un camino ni evidente ni cómodo. Desde las pinturas de la Mallata, en lugar de coger el camino de vuelta al Mirador, cojo una senda que desciende al Vero de forma evidente, permitiendo además ver la espectacular pared donde se encuentran las pinturas recién visitadas. Poco antes de llegar al río, la cueva, de más de 50 metros de alto, es visible, y en un pedregal que corta la senda, se adivinan unas trazas, pero nada más. Recordaba que no era un camino evidente, pero no que estuviera tan cerrado. Igual subí mal, porque luego a la bajada, no fue tan pinchudo, pero tampoco una senda buena. Tras remontar un buen desnivel, casi 100 metros, llego a la base de la pared, me resta pelearme con unas zarzas y algo de contorsionismo entre ramas de maleza. Casi desisto, pero una vez dentro, merece la pena, al menos para mí... no es una maravilla estética, pero subir por los escalones tallados hasta el final, donde unas estalagmitas,  a modo de personas, coronan la cavidad. Gracias a dos grandes aberturas, la luz entra hasta el interior, y por la tarde, no es necesario llevar frontales.. Me alegro de haber perseverado en el intento, y hago una foto igual a la diapositiva que guardo de este lugar (antes de la era digital, cuando hacía diapositivas, había que escoger la foto, no se podían derrochar fotos) y que miré en casa la noche anterior. Me siento a disfrutar del sitio, del momento y me pongo a pensar qué llevaría a nuestros antepasados a acondicionar este lugar, al que con habilidad se puede subir sin los peldaños, pero el hecho de que los hicieran, hace pensar que tendría algún objetivo... no sé si permitir que subiera un anciano líder o subir con carga... 



Zoom desde lo alto de Chimiachas.


Porche bien visible de la Cueva Palomera o Lucien Briet.




Remontada peleona y salvaje. Una tijera de podar iría bien...

Última barrera pinchuda...


Desde dentro



Peldaños tallados..!!  ¿Para qué?

Tengo una diapositiva igual que esta foto. Gracias a la era digital, ahora los reportajes fotográficos son más extensos, con las ventajas y contras que ello supone. Antes eramos más selectivos a qué disparar... había que dosificar el carrete de 36... Esa tarde, disparé casi 550 fotos.


Me siento a disfrutar del momento. Fresco, me recupero del esfuerzo de subir a la cueva y pelearme con la vegetación. 

La cabeza se va pensando qué llevaría a nuestros antepasados a acondicionar este lugar, al que con habilidad se puede subir sin los peldaños, pero el hecho de que los hicieran, hace pensar que tendría algún objetivo... no sé si permitir que subiera un anciano líder o subir con carga... 

¿Figuras totémicas?


Marmitas y peldaños tallados.


 Abandono la cueva y bajo más en la vertical de la cueva, peor firme pero menos tupido. tramo no apto para personas no "curtidas" en la Guara salvaje. De nuevo en el sendero, bajo hasta el cauce del Vero. Mi idea era subir por un perdido sendero que remonta hacia la Corona del Tozal en diagonal cruzando la densa vegetación, pero no localizo el inicio de esta senda perdida (ellos la exploraron en bajada), [No tardaré en ir a recorrer ese original trazado] supongo que no bajé lo suficiente hasta los Oscuros, pero no podía continuar sin mojarme. Doy la vuelta y me encamino hacia la Ermita de San Martín, que ya veo a lo lejos, pero a la que no puedo llegar sin mojarme. De nuevo a dudar por dónde seguir, mojarme y terminar remontando el Vero hacia el molino, o retroceder y llegarme a Peña Bobin por arriba para hacer la foto de Pasolen de frente. 


Bajada a "las bravas" desde la Cueva al sendero.

Ya por el sendero bajo al Vero.

Me tengo que mojar los pies si quiero seguir río abajo...

La entrada de la Cueva desde el río

Remonto el cauce hacia la ermita de San Martín, pero tampoco puedo llegar.

Después de mis esfuerzos, me resigno a la evidencia, si no me mojo, que no me apetece, descarto subir por las Escaleretas, y subo por donde he venido.


Recorrido de mi 2ª excursión de la tarde. Del mirador subí a los Abrigos del Tozal de la Mallata, después bajé al cauce del Vero, no sin antes visitar la cueva de Lucien Briet, y ras ver que no podía seguir en ninguna de las dos direcciones sin mojarme, vuelvo a subir a por la tercera excursión del día...


Después de mis dos mini excursiones de la tarde, y más con lo satisfecho que me había dejado el rato de disfrute en la cueva, lo lógico hubiera sido volver al coche y poner rumbo a Benasque para esquiar al día siguiente...  pero cuando estoy coronando el Tozal de Mallata diviso a lo lejos las montañas de Benasque, que se ven cubiertas, me han dicho que por la mañana llovía y para el domingo no dan espléndido... y está petado de gente... a cambio, meteo excelente, soledad total y terrenos salvajes por descubrir... no sé lo que haré a la noche, pero de momento, prosigo con mi objetivo de fotografiar el Pasolen de frente...



Quería haber subido por la senda que desde los Oscuros del Vero sube hacia la Peña Bobin, pero como no di con su inicio, la buscaré desde arriba. en descenso, y de paso subiré a Peña Bobin, una cima, que sin tener ninguna dificultad por esta vertiente, no se regala...
Enlazo con la pista, sólo apta para 4x4 que sube a la Corona del Tozal. Desde su cima, la vegetación no deja disfrutar de las vistas, casi son mejores mientras subes...


Subo del Vero y conecto con la senda del Tozal de la Mallata para abandonarla hacia la Corona del Tozal.

Subo por la pista 4x4 que conduce a la Corona del Tozal.

Desde la cumbre no se ve nada, pero al poco de bajar, ya veo Peña Bovin, hacia donde me dirijo.

Enfrente tengo el paso de Pasolen.


Por esa oquedad de la izquierda pasaré en un rato, justo por la senda que baja a los Oscuros del Vero.

Zoom a la Colegiata de Alquezar , al fondo izquierda, se ve la elevación del Monasterio del Pueyo de Barbastro.


Desde la cima, cojo una senda, marcada pero no muy visible, dirección Sur, hacia Peña Bobin, la salida del camino es muy evidente, luego, ya hay que ir con el "radar" bien atentos, ya que no es un camino frecuentado y es fácil despistarse, y aún yendo por el camino "bueno" los pinchazos de las aliadas, espinos y zarzas están garantizados. 

Voy encontrando mojones, marcas de pintura blanca, pero aún con todo, la progresión es muy lenta, el ritmo se reduce mucho. Recorro todo el cordal que va a buscar un espinazo rocoso que desciende hacia la cima de Peña Bobin.  



Encuentro marcas que bajan a Peña Bobin.

La oquedad cerca de la senda que baja al Vero.


La "senda" baja dando un rodeo y siguiendo el filo rocoso... se ve una baliza que marca el cruce del collado.

Terreno entretenido, para ir atentos a todo, incluso al suelo...


Va bajando por un filo rocoso intrincado y entretenido, en el collado, encuentro la conexión con la senda que buscaba, marcada con balizas, empiezo a bajar, pero veo que tampoco es un camino evidente, y no tengo tiempo para bajar del todo y subir de nuevo... regreso de nuevo al collado y voy a coronar Peña Bobin. Tras unos estratos rocosos, la vegetación me corta el paso, es triste, pero cómo se me está resistiendo... no veo un camino claro, y entre maleza, consigo pasar la barrera vegetal que me impedía el paso y corono esta modesta cumbre que tanto anhelaba...  Visto que no estoy a la altura de sus escaladas, al menos, como senderista avezado he podido pisarla y disfrutar de las vistas...

Pasolen de frente por fin...


Las vistas hacia el río...


La senda que baja al Techo del Tozal del Vero y el arco rocoso.


Zoom al arco.


Me toca volver por mis pasos, al principio otra vez pelea con la maleza, para volver a la "senda" y sorteando la vegetación lacerante consigo coronar de nuevo la Coroza del Tozal y bajo por la pista hacia el Parking.


Salvada la barrera vegetal, cruzo la rocosa, y vuelvo hacia el cordal y su revuelta.


Ya con el atardecer subo de nuevo a la Corona del Tozal.

Bajando por la pista...

Cotiella y Turbón con los últimos rayos...

La bajada a los Oscuros para la próxima vez...


Después de todo el recorrido, me han salido más de 15km y de 1000 metros de desnivel... y termino cansado pero muy contento. El cuerpo me pide pausa, así que descarto salir hacia Benasque, y me pongo a cenar que no he comido y ya me lo he ganado...


Me quedo a dormir en la zona y mañana, según me despierte, para Benasque u otro paseo por Guara... que mola mucho...