Páginas vistas en total

domingo, 11 de abril de 2021

Cueva del Barro, Termancos y alrededores de Valhondo - Soria

Martes 16 de marzo de 2021

Cueva del Barro, Termancos y alrededores de Soria


Retomo un poco el tema de la espeleología en Soria. Se trata de una pequeña cavidad cuyo mayor interés en la cercanía a casa. No es una gran cueva para venir de lejos, pero para los que nos pilla cerca, es interesante para aprovechar un rato. Le hago dos visitas y otra más a la ladera de enfrente, cosas de mi curiosidad...

Por la mañana, una compañera me habla de esta cueva, que no conocía, investigo un poco por internet y por la tarde, me voy corriendo desde casa, con la luz justa para llegar hasta la entrada, me he llevado un frontal y menos mal, no por el interior de la cueva, sino por volver a oscuras por el monte. En esa primera visita, entro por la boca 7 y salgo por la 3. Al ser de noche, no localizo la entrada 1.

Dos días mas tarde, vuelvo, esta vez con más tiempo y a tiro hecho. Tampoco llevo cámara, todas las fotos son con el móvil, aún se portó. En esta ocasión si que puedo realizar el recorrido mas o menos completo de la cavidad, aunque quizás se me quedó algo sin ver, ya volveré en compañía otro día. 

Para llegar desde Soria podemos ir andando o acercarnos un poco en coche. Se puede seguir el PR SO 113. Si vamos andando  y salimos desde el Campo del Numancia en los Pajaritos, bajar al Duero, y luego seguir el camino hacia el viaducto, cruzando el río Golmayo por unas piedras. (El PR sigue para cruzar mas adelante junto a unos huertos, pasando después por las casas de Maltoso). Remontar una cuesta, seguir el sendero y salir a conectar con un camino. Allí mismo, podemos subir en diagonal por el monte por un sendero hasta un collado, o bien seguir por la pista hacia arriba, para luego girar a la izquierda, subiendo una cuesta y llegando al mismo collado. Desde el collado,  abandonamos el sendero que lleva hacia los Rábanos, y empezamos a bajar un poco hacia la izquierda. Llegamos a las ruinas de las casas de Valhondo.

A las ruinas podemos llegar en coche, entrando por la carretera nacional N-111, de Soria hacia los Rábanos, poco antes del Alto del Viso, a la altura de una gasolinera desmantelada, girar a la izquierda. Seguir el camino y en un cruce, tomar el ramal descendente, al poco dejar el coche y cruzar hacia las ruinas en busca del sendero.

Seguir bajando por el camino primero y luego por sendero. Casi abajo, podemos desviarnos a la izquierda a ver el Mirador de Valhondo, un sitio muy agradable y tranquilo, o bien, desviarnos a la derecha y subir a media ladera (descartar unas primera traza que baja al río, no tiene continuidad). Tras un corto repecho, entramos a una senda horizontal llana y bonita, con un pequeño paso aéreo, antes de entrar a un tramo más cerrado de vegetación, casi justo al entrar, nos desviaremos hacia abajo, descendiendo por una canal evidente con árbol en su inicio. Piedras sueltas e inclinación, pero no es complicado. Al bajar, tenemos dos opciones, a la izquierda, podemos acercarnos a la cueva de Termancos y a la derecha, la Cueva del Barro.

Acceso desde Soria a pie, unos 4km.

PR - SO 113 - Track wikiloc



Acceso en coche desde la N111 en azul y en rojo a pie


Llegando a Valhondo



Ruinas de las Casas de Valhondo


La senda de bajada a Valhondo después de Filomena



El sendero es una delicia.

Mirador de Valhondo
En Valhondo se respira tranquilidad. La senda va por encima de esas paredes.




El mirador de Valhondo desde la otra orilla.

Las diferentes bocas de entrada de la Cueva del Barro desde la otra orilla.




Desandamos del mirador hacia atrás, (si siguiéramos por la izquierda, subiendo por la senda, regresaríamos a Soria por el sendero de los Cortados de Valhondo). Una vez en el sendero por el que hemos venido, empezamos a subir a media ladera, para recorrer una cornisa, que presenta un corto paso algo expuesto antes de una "piedra-mirador". Al poco, la senda pasa un tramo entre vegetación, y ya se intuyen unas trazas de sendero descendente. Si no lo vemos, es fácil pasárselo, a los 5 metros, estaremos en la vertical de la canal de descenso. Se trata de un corto destrepe, fácil, algo inclinado, donde una raiz nos ayuda en el paso más complicado, y luego ya es solo bajar por piedras.


Piedra Mirador poco antes de la canal de descenso. Foto de mi 1º visita, ya casi sin luz.
El mismo punto dos días más tarde.





Desde la piedra mirador hacia el mirador de Valhondo mi 2ª visita.
 

Canal de descenso.


Una vez que estamos en la orilla del río, si nos vamos a la izquierda, senda mas o menos evidente, (aunque igual voy a podar las zarzas una tarde), en unos 100 metros llegamos a la evidente entrada. La cueva es muy pequeña, un recorrido lineal con tres cambios de dirección, de techo bajo, exige ir agachados, se visita en 5 minutos.


Entrada a la cueva Termancos.

Hacia el exterior desde la entrada


Al poco se termina.

Retrocedo hasta la canal de bajada (por poco, pero no se puede volver hacia el mirador de Valhondo).
Pasada la canal, el sendero no es tan claro, pero se intuye, me paso de largo la canal de subida que permite acceder a las bocas 1 y 2. 



Esta en la subida para acceder a la boca 1.




No he podido obtener una mejor foto de la topo que hicieron la gente del G.E. ALTO DUERO, confío conseguirla pronto y ya la pondré.


Tras la visita a la cueva de Termancos, se me hace de noche, y no localizo la entrada a la boca 1, me paso de largo y entro por la la boca 7. Se tratan de galerías no muy amplias, que exigen agacharse. Tras algún paso estrecho, doy con la conexión hacia la galería principal, pero eso lo supe al salir, cuando me di cuenta que no había entrado por la boca 1 como yo pensaba inicialmente.

Se me ha hecho ya de noche cuando entro a la Cueva del Barro.

Lo que yo pensaba que era la boca 2,resultó ser la 6.

Galerías altas y estrechas al principio.




Si miramos hacia el techo aún hay recorrido.


Salgo a la cámara grande donde hay varias bifurcaciones.



Una pequeña gatera que prometía


Esto había dentro.
Cuando veo esta gatera, me suena del vídeo, pero no entro.
En mi 2ª visita aparecí por el otro lado. Es la conexión con la galería principal.


Retrocedo y tras alguna arrastrada, siguiendo la corriente de aire, me permite continuar.

En esa sala, me entran Whatsapp, no sabía lo cerca que estaba de la salida .

Salgo al exterior por la boca 3.



Dejo para otro día la exploración a fondo.

Justo casi para dar con la canal de subida y la senda, regreso a casa.

vuelvo dos días más tarde, hoy sí localizo la entrada 1.

Pasillo hacia la boca 2.

Al final de la boca 2 hay una sirga para evitar caídas.

Desde el exterior de la boca 2 hacia el interior.

Desde dentro hacia afuera, veo otra cueva, que visitaré una semana más tarde.



La galería de entrada, a la izquierda boca 1, al fondo boca 2.

Se entra a la camara grande, desde la que se accede a las dos continuaciones.


Alguna de las pocas formaciones típicas que se observan.

Tras un bajo techo se accede a otra cavidad desde la que se divide la cueva.

Alguien tiene este punto georeferenciado para el Geocaching

Desde este punto podemos elegir, continuar adelante, a la derecha dela gujero, siempre siguiendo el camino mas evidente, de forma lineal, e indicado con flechas pintadas, o bien, frente al agujero por el que hemos accedido, podemos ver una galería ascendente, y un poco más a la izquierda, unos estrechos conductos, que permiten enlazar con las otras bocas y la galería de las Campanas.






Si vamos rectos, el tránsito es cómodo, altas no muy anchas, pero fáciles de recorrer y sin agobios. Hay algún desvío pero terminan enseguida.



Llegada a la sale inferior.

Está equipada con una sirga y grapas.

Apenas dos metros verticales.


Detalla del curioso moteado de la roca.









Después de volver del final, una vez casi en la entrada, me meto a la derecha para ver la continuidad. En esta zona hay mas formaciones y las paredes son más blancas. Los pasos son más estrechos y exigen arrastrarse un poco. Doy con la Sala de las Campanas, a la que se accede por un pequeño agujero a ras de suelo, aunque no identifico nada que me evoque el nombre, más bien, la llamaría la sala de las raíces, aunque igual era otro sitio... y después la conexión por otra gatera con las bocas 3 a 6. Retrocedo por donde he venido, y me paso de largo la salida a la derecha, tuve que sentarme a orientarme según la topo. 


continuidad por gateras para conectar con las otras bocas.

Tras las gateras, me pongo de pie y observo en el suelo un pequeño agujero que da conexión a la Sala de las Campanas /Raíces y a la derecha un pasillo estrecho para conectar después con un agujero que da a las otras bocas.

Por ese agujero se entra a la sala ascendente de las campanas.

Se pueden subir 5 o 6 metros.




Raíces que asoman


algunas formaciones.

Pasillo estrecho que prolonga la cavidad


Por esta gatera se sale a las otras bocas.

El agujero visto desde el otro lado.

Cuando salgo, me vuelvo a fijar en frente que hay otra cavidad, a la que iré la semana siguiente, y para mi sorpresa, parece que ha estado "habitada" y tiene visitantes frecuentes y recientes, hay hasta un calendario reciente con la fecha marcada de dos días atrás.

Para acceder al covacho de las faldas de Santa Ana, nos dirigimos a San Saturio, y unos 300 metros antes de llegar, (si venimos de San Polo) justo entre un foco y una papelera, arranca un sendero bastante vertical sobre piedras, pasados unos 100 metros muy duros, la senda empieza a suavizar, y aparecen desvíos a mano derecha, mejor descartar el primero, y unos 5 metros más arriba, arranca otro sendero más marcado, con mojón de piedras indicador, (los dos coindicen más adelante) que tras una diagonal, nos sitúa en un altiplano por encima de San Saturio. Vamos llaneando, incluso bajando un poco, y pasado un tendido eléctrico, la senda se convierte en pista, al poco, 100 metros, cuando la pista baja y va a girar a la izquierda, vemos un primer mojón con piedras que descartamos,  unos metros más adelante, hay otro mojón más pequeño, cogemos el sendero a la derecha, que entre el bosque de carrascas, nos conducirá encima del cortado , en cuya base se sitúa el covacho y desde donde se contemplan estupendamente las entradas de la Cueva del Barro.



Acceso por la otra orilla.

Desvío en el segundo mojón

Entre las carrascas es fácil seguir el camino.









Desde el interior se ven las entradas de la Cueva del Barro.











Me parece un lujo poder seguir descubriendo actividades interesantes desde casa, me siento muy afortunado.