Páginas vistas en total

domingo, 25 de mayo de 2014

Intento Nocturno al Aneto: Sin cumbre, pero con nieve polvo!!!

Sábado, 24 de Mayo de 2014 

Intento Nocturno al Aneto: No hubo ventana de buen tiempo, pero sí una extraordinaria nieve polvo.


A veces se nos ocurren planes que alguno pensará que nos han dado una pedrada en la cabeza, pero aunque la cosa no salió como esperábamos.... hemos vivido una de esas experiencias que recordaremos en el tiempo. Menuda nieve...


Amaneciendo detrás de la cresta de los Portillones.


Ya apurando el cierre de la temporada de esquí (tras el buen sabor de boca que nos dejó la ultima travesía Hoz de Jaca -Bujaruelo) no queremos dejar escapar la oportunidad, y ante la esperanza de encontrar una ventana de buen tiempo la mañana del sábado y poder hacerla compatible con nuestro tiempo libre, hablo con Diego y se nos ocurre un plan maquiavélico... 

-  ¿Diego, Qué tal subir a dormir el viernes al Aneto a ver atardecer?
- No puedo David, salgo de currar a las 12. Pero si quieres, podemos subir de noche y ver amanecer...
- No se hable más, quedamos así

Y así lo hicimos. Yo salí de currar a las 6PM de las tarde. y me eché un rato a dormir dos horas. A las 11:30PM cojo el coche y voy a por Diego que lleva más de 10 horas currando.

A las 00:00 ponemos rumbo a Benasque, por una carretera prácticamente vacía vamos animados para arriba, charrando el viaje se  nos pasa rápido, y  remontamos la carretera de los Llanos del Hospital (abierta y completamente limpia de nieve desde hace unos días) hasta la Besurta, donde esperábamos encontrar coches, pero quizás no tantos para un finde con meteo mala... pero lo que no esperábamos era encontrar tanta gente despierta.

Cuando bajamos del coche vemos luces llegando a la Renclusa, un grupo de 5 que salen en esos momentos para arriba, y poco después otros dos mozos que van a pie.

3:00AM Nos abrigamos, ya que hace bastante frío, -1,5ºC, cargamos la mochila con los esquís y salimos para arriba.  A buen ritmo vamos alcanzando a los que nos preceden.

 Poco después de la Renclusa nos ponemos los esquís, y sobre una capa de nieve fresca, vamos siguiendo una huella  de otros que van por delante con esquís.

El jueves tarde y viernes ha debido estar nevando, hay casi 15 cm de nieve fresca, suelta, que hará nuestra delicia en el descenso.

Alcanzamos a los que van abriendo huella, son una pareja de abuelos franceses, y nos ponemos a la faena. 


abriendo huella en medio de la oscuridad  

Con noche estrellada, sin aire, y aunque hace frío, es una delicia foquear en esos instantes, girar la cabeza y ver los puntitos de luz de los frontales por detrás...

Conforme vamos subiendo, cada vez hay mas nieve polvo, y ni rastro de caminos. Con la oscuridad, y las pilas de los frontales castigadas por el frío, no es fácil dar con el Portillon Superior, y eso que conozco bien esta zona...

5:00 Cuando nos asomamos al Portillón, por un instante hasta vemos la luna, pero las estrellas ya han desaparecido, dejando paso a unas nubes amenazantes que lo van cubriendo todo. 


Descenso del Portillon Superior sobre nieve abundante.

Nos ponemos crampones aunque no hacían falta, y sobre nieve muy profunda, bajamos hasta el glaciar, con idea de poner esquís de nuevo y seguir para arriba,  pero no vemos la cumbre del Aneto, pensábamos que por falta de luz, pero podemos comprobar que son nubes, nos empieza a nevar y la niebla se acerca.


Primeras luces desde el glaciar, y se pone a nevar

Se pone a nevar, no tiene sentido continuar....

Dudamos...en teoría tiene que despejar, ¿dónde está la deseada (que no garantizada) ventana de buen tiempo ?  Comienza a nevar, con lo que nos queda claro que no vamos a esperar al buen tiempo, lo prudente es retirada. 

No sin esfuerzo, remontamos sobre nieve profunda otra vez a lo alto del Portillón, y deshacemos el camino. Vemos que sube gente, y nos animamos a continuar hacia Maladetas, que tiene una "mejor "retirada". 

Remontando el Portillon

Camino de la Maladeta Oriental



6:00 Pero la meteo no quiere ayudar mucho, y sobre la cota 3100 nos envuelve la niebla y no vemos nada. Diego (como buen escalador, esta muy fino, sin grasas que le aislen), no se siente muy bien y tiene frío, si a eso sumamos que no vemos nada,  ni tiene pinta de mejorar...  ahora las dudas son menos, lo más sensato es bajar (dentro de lo insensato que es haber subido de noche sin dormir...)

Quitamos pieles, y empezamos a bajar, pero no vemos apenas relieve, hay que esperar a que de disipe un poco, tener claridad y poder distinguir nieve de niebla. Conforme bajamos , hay mas claridad, luz y relieves que nos permiten empezar a gozar de verdad....


Con la  claridad, y  luz, empezamos a gozar

6:25 A la altura del Portillón, esperamos a ver amanecer, y disfrutamos mucho ese momento. 


Un placer ver este amanecer...

Además, el sol nos aporta las luces necesarias para tener relieve y disfrutar de un espléndido descenso sobre nieve polvo.





Pero que nieve polvo!!!, estamos en mayo, y como ha nevado sin viento y hace frío, esta perfecta, yo que este año no he tenido suerte, puedo afirmar que ha sido la mejor nieve polvo de toda la temporada.


Magnifica nieve polvo en mayo

Y mientras todo el mundo subía, nosotros ya bajábamos. Por abajo buena visibilidad y sin aire, pero por arriba no terminó de aclarar, así que no sé si alguien haría cumbre... (est mañana me he enterado que gente de Panticosa hizo cumbre en el Aneto, y que un buen grupo del club de Montaña del Olivar también lo intentó)


Por arriba cielo feote, no sé si alguien triunfaría...?

Con el frío no hemos hecho muchas fotos, pero he montado un corto vídeo





Lo dicho, día sin cumbres, pero con una magnifica esquiada desvirgando las palas de nieve polvo suelta. Contentos porque aún nos sentimos "jovenes" para ir al monte de "empalmada"...  y dejamos la puerta abierta a cerrar otro día la temporada de esquí...


Otras reseñas del Aneto con esquís en el blog:

2011 Un gran día y una buena esquiada
2012 El mal tiempo no dejo hacer cumbre...
2013 Con remojón incluído...

viernes, 23 de mayo de 2014

Cueva Basaura en la Sierra de Urbasa

Domingo 18 Mayo de 2014 

Cueva de Basaura  (Urbasa).

Tras el éxito del día anterior en la Cueva de La Leze, Ruben, Marta y yo decidimos quedarnos por la zona, y después de deshojar la margarita y descartar algún que otro barranco, decidimos ir a una cueva clásica, interesante y cómoda, la cueva Basaura en las inmediaciones de la Sierra de Urbasa (preciosos hayedos, por cierto), en el término de Barindano, Sierra de Lókiz, muy cerquita del nacimiento del Urrederra, a cuyas aguas tributa el agua que recorre las galerías inferiores de esta cueva y que resurge un poco más abajo por el por el manantial de Itxaso.


Cueva Basaura: Detalle en el Tubo  Trujillo


Teníamos duda si habría restricciones por la colonia de murciélagos que habita en su interior, pero no había cartel y pudimos pasar.

Aparcamos junto al Manantial, y vamos andando hasta la cueva, (10'). Seguir la pista, y en un punto tomar el sendero que sale a la derecha, hacia el cauce y remontarlo. Para Rubén y Marta esta es su tercera visita, así que me guían (un lujo, ya que a casi todas las cuevas que he ido, ninguno las conocíamos anteriormente).

Para el Acceso a la cueva Basaura, he encontrado esta descripción a modo de mapa.

Se trata de una cueva bastante cómoda de visitar (de las más cómodas que he visitado yo, a pesar de una pequeña arrastrada), de galerías amplias, planas en su mayoría, y que alcanza hasta 8km de recorrido. Pero que exige mojarse, al menos un poco para ver la mitad (que es lo que hicimos nosotros) o mojarse mucho para ver más (no pasamos de la Sala de los Gourgs, y la galería IPV estaba bien cargadita de agua, por lo que no pudimos llegar al Lago de Itxaso).

Fue santuario y hanitada por hombres prehistóricos. También los osos la usaron como morada. Excavada en calcarenitas y calizas del Cretácico Superior, se trata de una cueva fósil, que puede llegar a funcionar como trop-plein (desagüe-rebosadero) del manantial de Itxaso, como ocurrió en Mayo de 2007. Vídeo del Grupo Espeleológico Satorrak-Pamplona:





 La cueva se desarrolla en tres niveles, un piso superior inactivo, un segundo piso que es por el que entramos, normalmente seco, y un piso inferior que es por donde se desarrolla casi media cueva, normalmente inundado que se conecta con el segundo piso en varios puntos que exigen mojarse.


Desde su impresionante boca de acceso, comenzamos en un agradable paseo.

La boca de acceso, 6x8m.

Boca de acceso desde el interior.

La primera parte se desarrolla por una cómoda y amplia galería. Y tan a gusto vamos que nos debemos pasar por alto la subida que conecta a la Galería de las Pinturas, pero nos da igual, llegamos hasta la Sala de Blas, en cuyo lateral, hacia la derecha, se encuentra el Pozo que conecta con el piso inferior, por donde se oye el agua... como no hemos traído equipo de cuerdas, no bajamos.

Cómoda y amplia galería

P-15 que  conecta con el manantial.

Volvemos a la Sala Blas y continuamos, remontamos unos bloques y llegamos al Paso Peñalver, un tramo que va perdiendo altura hasta tener que arrastrarse durante unos 30 metros, pero sin agobios, laminador ancho.

Paso Peñalver

Hay que arrastrarse un poco....

Salimos a terreno más cómodo, y en bajada, llegamos a una nueva sala, Sala del Lobo, donde, nos cruzamos con otros tres espeleólogos que ya vuelven de su visita por la cueva (es la primera vez que me encuentro gente en una cueva). Dejamos a mano izquierda un hueco (que exploramos a la vuelta, yque no tiene interés) y seguimos por la derecha, hasta llegar al paso de los Cocodrilos, donde nos toca mojarnos los pies y agachar un poco el riñón.

Avanzamos por terrenos mas altos, con algún que otro caos, por bonitos pasillos, indicados con flechas (casi en exceso) marcando el camino.










Después de mojarnos, continuamos hasta una nueva bifurcación, dejamos una rampa ascendente para luego, y proseguimos por un bonito conducto, que nos conduce a una nueva bifurcación en una gran sala,  de esta sala indicada con flechas, tenemos a la derecha la galería IPV hacia el Lago Itxaso y a la izquierda hacia el sifón.

Primero bajamos hacia la Galería IPV, por donde corre una buena corriente de agua.


Izquierda, Rampa ascendente que dejamos para luego.

Seguimos por el conducto. luego

Salida del conducto.

 Galería IPV con agua, exige mojarse bien para continuar.

Aguas cristalinas...

 Abandonamos la Galería IPV y exploramos el otro ramal hacia donde esta marcado el sifón. Cuando llegamos vemos que en la bifurcación también hay agua antes de llegar, dudamos, pero en un segundo intento continuamos hasta el sifón, por donde ya no se puede continuar.

Bifurcación inundada hacia el sifón. Se sigue a la izquierda.

 Llegamos al Sifón

 De nuevo retrocedemos, llegamos al cruce con la Galería IPV y por el pasillo de conducto, retrocedemos hasta volver a la Sala Atea, desde donde sale el ramal que conduce a la Galería de los Gours, por donde se extiende la cavidad de forma mas extensa y con mas formaciones.


Basaura no es una cavidad con muchas concrecciones.

 LLegamos a los Gours.



Pocas formaciones, pero alguna hay....




Pero aunque los primeros gours están secos, el último, es el clave, y nos tocará mojarnos casi hasta el pecho, y si luego queremos continuar, supondría mojarnos de verdad y pasar frío hasta la salida. Dudamos, pero la comodidad gana, ya volveremos otro día mentalizados y preparados...

los primeros gours están secos



Gourg con agua muy profunda... luego sigue seco, pero da frío y pereza cruzar...


Nos encaminamos hacia la salida, pasamos por el tubo Trujillo, que resulta super foto génico, y nos entretenemos un poco disfrutando y haciendo fotos antes del último ramal que visitaremos. 

Pasamos de vuelta por el tubo Trujillo


Probamos por la última galería que nos hemos dejado, un ramal ascendente al pie de una impresionante cortina, hacia donde se sube fácil, pero la bajada resulta expuesta, y no hemos traído una cuerda para asegurar a la bajada, por prudencia, aunque Rubén pasa, preferimos dejarlo para otro día, un accidente en una cueva es algo serio, y más teniendo que vovler por el estrecho laminador a rastras...



La cortina

Al pie de la impresionante cortina


Ruben pasa, pero preferimos no seguir.

Por prudencia, no hacemos el paso, demasiado expuesto.



De camino a la salida, les retengo un poco y jugamos a hacer fotos...





Cueva Basaura: Conductos fotogénicos





Regresamos por el laminador

Ya estamos fuera

Han sido cuatro horas de disfrute. Una cueva muy disfrutona, sin muchas formaciones pero muy interesante y con bastante recorrido. Igual en un período de estiaje se puede ver algo más sin mojarse demasiado...


Topo de la Cueva.


Topo de la Cueva Basaura.

Mas información y descripciones de la cueva que he visto por internet:

- Reseña de Espeleogel
- Catálogo Espeleológico de Navarra. En formato pdf a través de Issuu.com, a partir de la página 90 del libro.  La segunda parte aquí-  
- Reseña de Espelobloc, donde incluyen vinculados los vídeos del buceo del sifón terminal por gente del grupo Triton
- Reseña del Komando Kroketa

martes, 20 de mayo de 2014

Cueva de la Leze, un barranco bajo tierra.

Sábado 17 Mayo de 2014 

Barranco-Cueva de la Leze.

Retraso la despedida de la temporada de esquí unos días y marcho con Ruben y Marta en busca de nuevos territorios para disfrutar. Nos desplazamos por encima de la Sierra de Urbasa, nada más entrar a la provincia de Vitoria, cerca la pequeña localidad de Eguino (Zona de Escalada de Eguino (Pequeña escuela, unas 100 vías, placa caliza. También hay vías de varios largos - alguna reseña y otra info),


En el interior de la Cueva de la Leze. 

El objetivo no es otro que recorrer esta curiosa combinación de Barranco-Cueva de la LezeSe trata de un recorrido singular, donde un río (el Artzanegui) atraviesa de norte a sur una montaña (La Sierra de Altzania). Con el paso de millones de años, el agua ha conseguido una salida para la Hoya de la Leze, abriendo un paso para escapar hacia el sur. El resultado es un espectacular recorrido, donde uno no tiene claro si es una barranco dentro de una cueva o una cueva con un barranco en su interior.

En cualquier caso se trata de una actividad del todo recomendable, por su belleza y singularidad. 



Hacía tiempo que había oído hablar de ella pero no se había terciado la ocasión, así que en cuanto Rubén me lo propuso, no lo dudé ni un instante, vamos para allá!!!

Con caudal normal no ofrece ningún punto delicado. Topo y acceso.

Al final he editado un pequeño video...






La cueva es visible de lejos (hasta desde la autovía).  La aproximación se realiza desde el parking y zona de descanso acondicionada (muy maja). Se trata de remontar la sierra de Altzaina, y pasar al otro lado con un descenso "a saco" por el bosque hasta la entra da de la cueva.
Croquis tomado del blog Barranquistas.

Siguiendo las indicaciones de los carteles, tomamos rumbo al Olano, hacia la visible tubería, y por un sendero "acondicionado" por una "barandilla quitamiedos" vamos ganando altura, cruzada la tubería, se llega a una zona de avellanos donde la senda se divide, una va directa hacia la visible brecha, nosotros tomamos el camino de la derecha, mas suave, y que tras unos zigzagueos (más de lo que parecía) termina por alcanzar el filo de la sierra, allí, por terreno algo impreciso, continuamos hasta un gran roble, punto por el cual, emprendemos el descenso, llaneando al principio, hasta cruzar una torrentera, por la que descendemos mas o menos directos, por terreno impreciso pero evidente, buscando lo más cómodo (tenemos suerte, esta seco, y no resbala como es costumbre). 


Seguimos el sendero más largo pero más cómodo.



Marta remonta al inicio de la senda por la "barandilla quitamiedos"

Hay varias opciones de bajar, pero vamos hasta el arbol del fondo.




Por un bosque muy bonito, llegamos a una pequeña explanada (lecho de una antigua carbonera), desde donde divisamos la cueva frente a nosotros. Se puede rapelar por la izquierda desde un tronco, pero seguimos hacia la derecha, entramos en el cauce del río, donde un poco escondida hay una instalación de rapel de paraboles. 


Precioso hayedo para la bajada.

Llegando a la Carbonera y a la Cueva.

Algunos han tomado otra ruta de acceso...

Nos equipamos, pero mientras voy a echar un pis, veo que más a la derecha hay otra opción de descenso; desde un árbol se puede rapelar e incluso destrepar con cuidado, aunque por seguridad, rapelamos.

Frente a la cueva, ciertamente buenas vibraciones, parece que la cosa promete, pero no eramos conscientes de cuánto. Una sucesión de pequeños rapeles, por los que vamos bajando sin complicaciones con un caudal medio-bajo, que no hace mas que darle ambiente.

Preciosa entrada. 

La hendidura invita a saciar la curiosidad.... 

Nosotros evitamos este rapel por la izquierda de la foto. 

Empieza la fiesta... 

Desde dentro. 



Conforme la oscuridad gana terreno, entras en un mundo nuevo de sensaciones, nunca he hecho ningún barranco nocturno ni una cueva con tanta agua, pero nos ha dejado un mas que grato sabor. 

Cantidad de rapeles, pero muy cómodos.

Rubén llegando al primer sifón, por arriba o por abajo...?

En muchos rápeles hay pasamanos equipados para llegar a las cabeceras de los rapeles. En el primer "sifón" que marcan las reseñas vemos que no es necesario evitarlo, que se pasa bien por abajo.

Seguimos en un continuo disfrute. A pesar de que vimos a mucha gente, no nos molestó para nada, al revés, da cierta "tranquilidad" saber que hay mas gente (en una cueva, cualquier accidente puede ser mas que un serio "marrón") y mola ver las lucecitas por delante iluminando a lo lejos.

Por abajo se pasaba bien. La cuerda es por si se evita por arriba.

A ratos mucha corriente de aire

Escenas casi mágicas...







Tras un giro pronunciado, recordamos la reseña, ostras... no queda mucho, y así fue, tras unos rapeles más, lo que creíamos ver como los potentes frontales del grupo de delante, no es otra cosa que la luz del exterior que ya entra.



Nuestro autoretrato








la luz del exterior ya llega....

Preciosos juegos de luces que disfrutamos con calma cuando vemos lo poco que nos queda.









Ruben a la salida de la cueva


Se acaba la cueva, pero aún queda un poco de barranco; quedan dos rapeles más y el paso del mini sifón del final, que en estas condiciones, no ofrece ninguna complicación (como pasar una corchera de las piscinas). Con mucho caudal, es posible evitarlo por encima.

Se acaba la cueva, pero aún queda un poco de barranco

Tras este rapel, el mini sifón.

Ruben se prepara para el mini sifón.

Últimos destrepes.

Se acabó.... :-(


Esto se acaba, sabe a poco, y dan ganas hasta de repetirlo, nos ha encantado. El balance esfuerzo/placer sale del todo positivo, y ya estando guardando fecha para volver.

Destacar el buen rollo entre todo el mundo por la zona, senderistas, escaladores, espeleolocos, ...

Después de está, ya estamos pensando que la siguiente de este estilo tiene que ser la famosa "Sil de las Perlas" en Valporquero.