Vistas de página en total

miércoles, 30 de noviembre de 2022

Buscando simas por el Cañón: CJ13, CJ 6 y CJ7

Sábado 3 de diciembre de 2022

Buscando simas por el Cañón: CJ13, CJ 6 y CJ7


En esta ocasión, quedo con Fernando para ir a localizar cavidades que queremos visitar pero que desconocemos de su localización exacta. Tendremos éxito y encontraremos las tres que teníamos en mente, aunque la CJ6 se nos resistió un rato hasta dar con ella. 

No teníamos pensado explorarlas, y de hecho no pedimos los permisos al Parque.
Entramos desde Casarejos, por la segunda pista a mano derecha saliendo del pueblo hacia Ucero, poco antes del desvío por el que baja la GR al arroyo de Valderrueda.. Remontamos la cuesta inicial el cañón. Pasamos por la nave de los pastores con sus perros poco simpáticos y el refugio libre. Seguimos rumbo hacia el Cañón, dejamos a la derecha la entrada a la Sima de las Tainas, vamos rectos por el PRSO-46, pasando por el Torcajón,  subimos la cuesta y dejamos a la izquierda la CJ3, y poco después, llegamos a una gran explanada. Allí, seguimos la pista que gira 90º hacia la derecha, y justo al terminar la bajada, en un cruce de pistas, nos vamos a la izquierda. Dejamos el coche, y bajamos andando por la antigua pista. Poc antes de ver el cañón, la pista termina. A la izquierda está la CJ7, apenas a 20 metros, pero no lo sabemos todavía. Seguimos rectos hasta asomarnos y ver el meandro que hace el cañón. Justo a nuestra izquierda localizamos la boca de la CJ13 o Sima de los Vientos, que yo ya conocía de una anterior visita por la zona.  Unas fotos y nos vamos a mirar por la zona.

Gélida mañana sin colores.




Entrada a la CJ13 o Sima de los Vientos.


Seguimos en busca de cavidades, nos han dicho que hay dos muy próximas, y relativamente rápido localizamos la CJ7. Está muy próxima al final de la pista, metiéndonos hacia el bosque.. Tiene dos posibles entradas, una por arriba y otra por un lateral desde un pequeño circo cerrado.

Entrada superior y a la izquierda el cerrado.

Grieta superior.


Corralillo rocoso que guarda la estrecha entrada

Pequeña entrada desde el cerrado rocoso.

Hace frío, por la noche nevó un poco, así que apetece moverse. Trato de entrar a la CJ7, pero su estrechez inicial me detiene. No lo veo claro y no quiero estropear la ropa. Seguimos buscando la CJ6. No será tarea fácil,, cruzamos el barranco y vemos setas congeladas, algunas con nieve, y pocas, en buen estado. Tras la vuelta también localizamos numerosas pequeñas cavidades que no tienen desarrollo más allá del agujero de entrada. Finalmente, después de disciplinarnos y hacer un repaso ordenado en pasillos de la zona, localizamos la CJ6.







Localizamos pequeños agujeros que no tienen desarrollo

Rebollón o nícalo congelado.

Como vamos bien de hora, le propongo a Fernando volver al coche a coger los bártulos y visitar las entradas de las cuevas. Así lo hacemos y nos volvemos a presentar en la CJ7.
Fernando pasa primero y supera la estrechez, pero ya me dice que el último paso del destrepe es feo, que vaya a por una cuerda. Vuelvo a salir y entro, coloco la cuerda para facilitar la vuelta y trato de entrar, pero me quedo encajado en el pecho. Quizás forzando podría pasar, pero es cuesta abajo, la salida será mucho más complicada. Mientras Fernando ha bajado la rampa y llegado al final de la sala. Sube y me dice de ir a la CJ6, así que no bajo, recogemos y nos vamos.



Primer paso estrecho horizontal.



Segundo estrechamiento, este vertical, con caída.

Fernando pasando la estrechez.




Regresamos a la CJ6, que nos cuesta localizar de segundas, pero esta vez con las coordenadas, damos con ella. Se trata de una larga y profunda estrechez, que requiere cuerdas para bajar. No es complicada, pero tampoco cómoda. Además hay un elevado riesgo de tirar piedras al compañero que probablemente hagan diana...

Desde un árbol lateral bajo a la entrada, y escondido, localizo un casquillo de spit para bajar el primer pozo. Luego siguen un par de resaltes más, un paso algo incómodo donde hay un casquillo que no rosca y llegamos al gran pozo. Allí la instalación va por arriba, haciendo un pasamanos horizontal sin pies, con el objeto de evitar la caída de mientras estás bajando. Equipar el pasamanos no se vé nada cómodo, llegar al tercer spit no es fácil ni para alguien grande como yo. Viendo la hora que es, renunciamos y lo dejamos para otro día. 


Entrada CJ6





Hay un primer corto pasamanos 

La grieta continúa hacia el fondo.


el pasamanos a instalar no es tontería. no llego a roscar desde el 2º spit al 3º.

Lo dejamos para otro día.




Nieva con ganas cuando nos vamos.


Volviendo al coche se pone a nevar con ganas, pero no cuajará como nos hubiera gustado... Satisfechos Hemos localizado agujeros para entretenernos otro día...

martes, 29 de noviembre de 2022

Sima del Manzano (Cabrejas del Pinar) - Sin bajar por los murciélagos.

Domingo 20 de noviembre de 2022

Sima del Manzano (Cabrejas del Pinar) - Sin bajar por los murciélagos. 


En esta ocasión, plan de última hora improvisado la tarde anterior. A la convocatoria que pensaba iba a ser minoritaria, se apuntan Luis, Fernando, David, Esther y Almudena.

Aunque me habían recomendado ir desde la carretera de Abejar a Aldehuela, mirando mapas pienso que quizás por Cabrejas sea una buena opción, ya que el otro camino termina en un tramo con mucho barro. Salimos de Cabrejas dirección a Muriel de la Fuente, y pasado el cartel de la Sima del Gato, poco después, cogemos otra pista. (Por la pista de la sima del Gato también se podría llegar, pero hay un kilometro más de pista y había que andar un poco más- creo que tampoco sería mala opción).

En nuestro caso, los apenas 2 km de pista, no son nada amables, pista estrecha, con piedras incómodas, vegetación cerrada en algún tramo... y no para cualquier coche. Para no repetir. Además, nos pasamos de largo y perdimos tiempo en dar con el punto que quería para estacionar.



Una vez en el sitio, nos costó mucho vestirnos, la falta de hábito de varios del grupo nos ralentizó, total que empezamos muy tarde. Por contra, acertamos con el acceso, y para ir campo a través sin sendero, acertamos a la primera para localizar la cavidad. 


Una vez allí, me pongo a instalar. Desde un árbol bajo a la primera instalación. Observo que un parabolt está medio suelto. No se sale, pero si aprietas la rosca no deja de girar, solo trabaja en tensión de carga, en extracción creo que saltaría fácilmente... convendría renovar.

La instalación me llevó mucho tiempo.

Esa primera cabecera es al aire, nada cómoda, y pierdo mucho tiempo en dejar la comba adecuada de la cuerda para que nos ayude a soltarnos las líneas de vida. sigue una serie de pequeños fraccionamientos. Todas las cabeceras tienen parabolt y chapa, pero no todos ellos están emplazados en el mejor lugar (a mi juicio) habiendo algún roce. Cuando llego al último fraccionamiento que da al pozo final un P19, veo que hay una grupo de murciélagos a nuestra altura invernando ya. Visto la hora que llevamos, y las dificultades que están teniendo en el primer fraccionamiento, creo que lo más prudente es retirarnos. No vamos a ser rápidos, y seguro que dando indicaciones a los compañeros noveles vamos a molestar a los murciélagos. 

Doy indicaciones y todos para arriba. Efectivamente el fraccionamiento al aire no todos lo pasan bien, y nos retrasamos. Salimos sin más incidentes y la dejamos pendiente para visitar en primavera.







Esther en la cabecera colgada.





Desde el tercer fraccionamiento.

Ya desde el 4º.

Ya te intuye el final del pozo

Me queda hacer el 5º Fraccionamiento en volado también.
Cuando veo la población de murciélagos acurrucados.


Si seguimos los vamos a molestar, y acaban de invernar. Mejor nos vamos.



Cambio de planes, todos para arriba.



El pobre Fernando se quedó sin entrar siquiera.



Ya volveremos en primavera.


lunes, 28 de noviembre de 2022

Travesía Linza-Ansabere

  Sábado-Domingo 12-13 de noviembre de 2022

Travesía Linza Ansabere: Linza-Sobarcal-Col Petrechema - Cabañas de Ansabere-Cabaña de Pedain- Tabla - Mesa de los Tres Reyes-Linza.


Aprovechando que no quiere nevar, y que el otoño parece no terminar, me animo a visitar bonitos rincones fronterizos, dudaba en ir al Montagnon, pero al final le copio la idea a Joseba y le plagio su ruta con pequeñas variaciones. 

Se trata de una cómoda travesía, que podemos suavizar o endurecer al gusto, pernoctando en una de las bucólicas cabañas francesas que tanto me gustan. (Casi igual que en España...ironía) y pasar por algunas cumbres.

Coletazos del otoño al pie del Pilar de Ansó.


12:20 Emprendo la ruta desde el refugio de Linza, a donde hacía mucho tiempo que no venía, la última por el hayedo de Gamueta hace casi 12 años. En realidad, arranco un poco más atrás, en el parking previo al refugio, ya que el principal está completamente lleno cuando llego. Cruzo la pradera hacia el barranco. Al inicio hay gente, pero tampoco demasiada. Subo por el barranco de Petrechema, por un bonito sendero que discurre cerca del arroyo, hasta que una cuesta nos saca del cauce y se accede a un rellano abierto. Allí se puede desviar por la derecha hacia el refugio vivac de Petrechema, pero yo sigo el camino más marcado y remonto una cuesta al sol, que por medio de un bonito bosque me lleva hacia un nuevo cruce de caminos, donde enlaza la senda que viene del refugio vivac. Allí el camino se empina un poco y empieza una subida al pie de las paredes, que cómodamente nos van a permitir ir subiendo. Al poco, dejo a mano derecha el desvío para el Acherito, y sigo recto hacia las Foyas del Ingeniero.

Arranco del parking previo al refugio.


Entro al barranco por un bucólico paseo.

Hay gente pero nada saturado.


un repecho nos saca del fondo del barranco.




En el claro, subo por la izquierda (Dcha. de la foto)

Tramo especialmente bonito.


Unión de caminos, a la izquierda el que viene del vivac, por la derecha, de donde vengo.


Otro repecho y nos metemos en el valle principal



Vistazo atrás.

Camino muy agradable y llevadero.

Al fondo el collado, en el centro Sobarcal y derecha el Acherito.

Zoom




Un poco más arriba, en lugar de seguir por el camino principal hacia el collado de Petrechema, me desvío a la izquierda para subir al Sobarcal o pico de Petrageme, donde sopla un viento fuerte. 

Abandono el camino Principal (A la derecha en la foto), y subo directo (del collado sol-sombra hacia mi) hacia el Sobarcal.


Los vigilantes de la zona.


Espectacular estampa.

Las agujas de Ansabere son impresionantes.

Petrechema y Agujas

Zoom al petrechema, anda concurrido.


Karst camino del collado.

14:30 Me quedo en la antecima, y me siento un rato a comer algo y disfrutar de las vistas. Tras 2h 10 de subida, descanso tranquilamente y valoro hacia donde seguir. Descarto ir al Acherito por el viento. Arriba sopla con ganas.

Bloque cimero. Me quedo al abrigo del aire.

15:15 Subo a la cumbre y rápidamente, inicio el descenso directo hacia el collado. Llegando al collado, mi gorro sale volando, gracias a un simpático francés con el que he coincidido en la cumbre y que baja detrás mío, lo recupero. El viento en el collado es realmente fuerte, rachas de 50 km. mínimo. Sin tiempo para fotos, bajo hasta el pie de las agujas de Ansabere, donde flipo al ver una cordada metida en la Montaner Vicente (una de las más clásicas, con dos largos picantes, de las más "asequibles", pero peleona igualmente) 


Hacia el Midi está cubierto.


Hacia las cumbres de Hecho: Lariste-Larraillé-Chourique

Barranco de Acherito.

Vista al Este, tierras francesas.

Zoom al pueblo de Lescun.

Descarto el Acherito por el viento.
También hay gente por el Acherito.






Bajaré directo al collado.


Bajada cómoda.

Vistazo atrás en la bajada, con el francés que poco después recuperará mi gorro.


Nieve testimonial por la senda. 


Abajo ya se ve la cabaña


Al inicio del 4º largo de la Montaner Vicente.

Podría ser un paraje de Dolomitas, pero lo tenemos mucho mas cerca.

Ya sin viento, desciendo tranquilamente hasta la cabaña de Ansabere, donde pensaba hacer noche. Pero resulta que está muy concurrida. 
16:10 (Menos de una hora bajar de la cumbre al refugio) Cuando llego, no hay nadie, pero veo que hay cosas y comida de un grupo numeroso. Al rato llegan, son 5 franceses, que han venido a correr por la zona. Vista la cantidad de cervezas que llevan, entiendo que la noche será amena, pero prefiero más calma, y me voy a la cercana Cabaña de Pedain


Las Cabañas de Ansabere, todas abiertas, 3 para dormir aunque solo una es "bucólica".

No hay nadie cuando llego.

Pero está claro que hay un grupo numeroso.

Y con abundantes provisiones...

Dejo a los corredores y me voy buscando tranquilidad. 


16:45 Tras comer en la cabaña de Ansabere, me despido de los franceses y me voy  buscando tranquilidad. Al poco de iniciar el descenso, cojo un sendero evidente a la izquierda, que ya conocía previamente. Y me voy en un recorrido horizontal, con poco desnivel, pasando por el manantial, que hoy lleva agua abundante, poco después, en vez de seguir el camino del quad, sigo a media ladera por fuera de sendero para no perder desnivel y llego a las cabañas de Pedain tras 40 minutos de marcha. Están limpias las dos, pero me quedo en la moderna que ofrece más comodidades. Allí pasaré lo que queda de tarde leyendo y comiendo unas pipas bien a gusto. Se puede coger agua un poco más arriba del refugio. Aunque no hace frío severo, a última hora, encenderé un poco aprovechando la madera seca que hay junto a la puerta.

Bajando cogo el desvío hacia Pedain.

Bonito camino.


Por aquí tenemos otras vistas del Espigolo.


Terreno de escaladas severas.

El manantial.

El camino que baja hacia el Pont de Lamary.



Cabaña acogedora.


Estampa nocturna.

Por la mañana, me lo tomo con calma, no hace frío, 7ºC, pero prefiero quedarme leyendo. A eso de las 10:15, me pongo en ruta valle arriba. No hay un sendero muy marcado, pero el terreno es evidente. Cuando llego al giro que hace el valle, me cruzo con los franceses de Ansabere que ya bajan de dar la vuelta por arriba. Subo por la margen derecha del valle. Cuando estoy más alto veo que hay otro camino más marcado por la otra orilla, pero al final, no me resultó incómodo el que llevé. Hay un primer falso collado, antes de llegar al verdadero. La subida en llevadera, pero no un regalo. Me llevó 1h45 llegar al collado.


El panorama desde el refugio no es poca cosa.

Primeras luces.

Algunos suben por ahí incluso en invierno.


Arranco con calma bien entrado el sol.




Me cruzo con los corredores franceses que ya bajan.


Terreno de juego de Jean Pierre Rio, un francés incombustible.


subo por la margen izquierda.

Balaitous y Midi asoman a mi espalda.

Circo final del valle. Iré por la derecha, pero había senda por la izquierda.

Esa senda la ví más tarde.

No es tan claro, pero hay mojones y se sube bien por el otro lado.





Cuesta llegar al verdadero collado.


De allí abajo vengo.

Ya veo al fondo mi siguiente objetivo.

Asomo hacia España.

Del collado, pongo rumbo norte.


Una vez en el collado, primero voy rumbo Norte, pero después, en lugar de ir directo al pico de la Mesa de los Tres Reyes, me iré haciendo una diagonal por debajo, por una vira, no siguiendo el track de Joseba. Fuera del sendero principal, pero que me permitió llegar cómodamente hacia el collado previo al Pico de la Tabla. Allí, dejo la mochila y subo hasta la cima para disfrutar de las vistas. Puedo ver todo mi recorrido desde la vertical, el refugio y al fondo Lescun.

Alcanzo un primer rellano herboso por el que continuaré.

Voy por debajo de la Mesa en diagonal  a la Tabla.

por aquí bajaré después.

He venido por esta vira.

Collado Mesa-Tabla.

Anie y Pene Blanque.

De allí abajo vengo.


Valle de Lhurs, otra interesante ruta. Izquierda Billares, derecha Dedo de Lhurs.


Al fondo en el medio, las paredes de les Orgues de Camplong y el Oelharisse
Zoom



Por ahí he subido.

volviendo hacia la Mesa










Después, de vuelta, recojo mochila y subo a la cima de la Mesa de los Tres Reyes, por una trepada más impresionante que difícil. Se trata de recorrer una vira horizontal herbosa, y en un momento, subir con las manos dos resaltes, después solo hay que tener cuidado de no tirar piedras.
Fotos de rigor y para abajo. Desciendo por la normal, un rsalte al pasar por la brecha y luego cuidado de no tirar piedras y otra vira horizontal para salir al collado, debajo del Budoguía, para continuar hacia la Hoya de la Solana.



Super angular subiendo a la Mesa y al fondo la Tabla, abajo una pareja guardando los bastones para la trepada.





Tramo de ir atentos y no tirar piedras.


Al inicio de la gran vira y el Budoguía al fondo.



Por esa pared tan impresionante de lejos se baja.





En este punto, se cambia de valle, se remonta el lapiaz y se pasa al valle de la hoya de la Solana. Desde este punto, aún queda un buen trecho, cuando veo que marca dos horas en el cartel, pienso que no es posible, no lo recordaba tan largo, pero lo cierto es que queda un terreno cómodo, pero largo... se rebaja el horario, pero sigue siendo mucho más de lo que recordaba.



Karst

Encima de la Hoya de la Solana, hay que bajar y subir al siguiente collado.




A un lado queda el camino del Petrechema, al que también hace muchos años que no subo.

Desde el último collado.


Por ese valle subí el día anterior.

Hacia Acherito.

El bosque chulo por el que pasamos al subir.








Bajar desde la cumbre con calma, me llevó 2h15' hasta el coche, haciendo una parada breve. Abandono el valle satisfecho, tras dar una sencilla pero agradecida vuelta. Una travesía sin tresmiles ni pasos difíciles, donde todo es disfrute, con vistas de primera. Para repetir en invierno con esquís y disfrutar de las coquetas cabañas francesas.


No soy dado a reflexiones por escrito pero...

Al hilo de las cabañas, me hago eco de dos noticias bien distintas, por un lado la lucha entre federaciones regionales y la española, donde, a mi juicio, se evidencia el interés por el dinero más que por promulgar un espíritu de cooperación, conservación y disfrute no competitivo de las montañas. Parece que todo se reduce a crear grandes alojamientos hoteleros en alta montaña con descuentos para sus federados, y los otros a convertir la montaña en un escenario competitivo organizando carreras... será que soy de otra generación, donde se promovían otros valores, el esfuerzo y la superación, pero sin rivales.

Miro con envidia el gusto y la estética de los refugios franceses, nada que ver con los refugios hechos en el pirineo aragonés, quizás sólo se salvaría el último, Llauset, pero con un estética muy impactante con el entorno. Siento una gran decepción por las oportunidades perdidas en Ordiceto, Ip, Bramatuero (cosa de Acciona), la terraza sin rehacer en Armeña, ... no sigo que me caliento...

Por contra, y ya que la Federación no lo hace, es de agradecer iniciativas altruistas de gente como el grupo de "Refugios libres dignos", que le ponen cariño acondicionando pequeñas cabañas libres, poniendo dinero de su bolsillo 




Enlaces a otras "batallitas por la zona":