Páginas vistas en total

martes, 24 de abril de 2018

Barranco de Fornocal a tope de agua

Miércoles 18 de Abril de 2018


Barranco de Fornocal. Rebosante de agua.


Como dan bueno nos animamos a estrenar la temporada de barrancos. Sacamos un hueco entre semana y nos vamos a por un clásico que conviene realizar a principios de la temporada porque se seca pronto, pero aún a sabiendas de que otros barrancos iban fuertes, no esperabamos encontrar tanta agua en éste. Igual de más, para disfrutarlo en todo momento, pero es cierto que ver tanta agua da mucho gusto.


Caudal brutote en el Fornocal


El vídeo del Fornocal, resumen del día editado por Carlos, con sus vídeos y los míos....


Debido a que todos teníamos muchas obligaciones, a la cita solo acudimos Carlos y yo. Carlos le tenía muchas ganas, y yo hacía casi 15 años que no lo repetía, era mi tercera repetición. Nada más llegar ya vemos que hay gente, muchos franceses en las Palomeras del Fornocal, confíamos que no haya tanta en el Fornocal. Como sólo llevamos un coche estabamos pensando hacer la aproximación por una ruta innovadora, remontar por la aproximación del Sarratanas, para luego conectar campo a través con la senda acondicionada que lleva a la ventana de la Cunarda, y luego buscarnos la vida para bajar al cauce.  

En verde la aproximación normal, en rojo la ruta innovadora que no llegamos a realizar.


Pero cuando estabamos a punto de salir lleva una pareja, Sally y Alberto, a los que les tendremos que agradecer por partida doble su colaboración. Primero en la aproximación, y luego en el final del barranco.


Sally, guía de Alquezar, viene con Alberto de Barbastro, y nos hacen la aproximación en coche, lo que nos viene fenomenal porque yo tengo que currar esta tarde de vuelta a Zaragoza. Nos cuentan que dentro hay un grupo de tecnificación de guias de barrancos, así que como parece habrá gente, dejamos la cuerda de seguridad en el coche por ir más ligeros, que para el primer día de la temporada, cualquier ayuda se agradece.

A las 11:05 iniciamos la aproximación, por una pista que destila primavera, por agua, colores y olores.

El impresionante cauce del Vero de camino a la cabecera.

Ver que corre agua por aquí ya nos anticipa que habrá agua abundante...


Carlos en el primer rapel

De encontrarlo seco como es lo normal, a verlo así... menudo cambio!


Conforme vamos avanzando, cada vez hay mas agua, y es que por cualquier lado llegan aportes, algunos incluso desde pequeños agujeros en cualquier pared...

Agua por todos los lados.

Unos franceses acceden por un lateral..

Seguimos disfrutando, calculando el agua que podrá llevar a partir de la surgencia, y sobre todo en los estrechos finales, pero mientras, gozando de ver tanta agua en este tramo, algo excepcional.




Sale agua de cualquier agujero.








Cuando llegamos a la surgencia, casi pasa desapercibida, ya que cae agua por todos los lados, y ni me acuerdo de meterme en la cueveta, seguimos a la marcha, notamos que hay más agua y un poco más fría...

Llegamos a la surgencia, pero hoy no destaca especialmente...




Entramos al tramo más abierto, y vemos que el Fornocal, a pesar de ser un afluente del Vero, tiene entidad de primera, con bellas paredes y un cauce bien excavado.






Llegando al tramo de las marmitas, vemos que la cosa no está para bromas, y hay que ir bien atento a las corrientes. De entrada, me olvido soltarme la linea de vida en un rapel cuyo inicio es estrecho, y me cuesta unos minutos soltarme. Después un paso por medio del caudal nos pone las pilas.
 
La ventana a tope de agua desde abajo



Foto 2011: Para comparar desde arriba...Foto Ruben Espinosa.


En el tramo abierto intermedio...

Bajo la ventana


La Ventana de la Cunarda

Empiezan los estrechos y el caudal se nota...



entrando al tramo de las marmitas..


Cuando llegamos al tramo de las marmitas, vemos que el caudal no está para bromas. De hecho, vemos a Sally y a Alberto, poco más adelante, que han montado un pasamanos para evitar este tramo. Nos invitan a aprovecharlo, cosa que agradecemos. De no haber estado ellos, hubiéramos evitado el primer tramo para entrar un poco más adelante, pero ya que están...

Marmitas con agua a tope...

Aprovechamos su pasamanos para evitar el tramo de marmitas delicado.

A partir de este punto haremos el barranco juntos. Nos restan tres rápeles, cuyos accesos a cabecera hay que hacer con cuidado de no ser arrastrados por la corriente. Sally es prudente y asegura todos los pasos. Mientras esperamos que desmonten, me descuido y dejo escapar la cuerda mientras hacía una foto. Ahora sí que haremos el barranco definitivamente juntos (normalmente llevo otra cuerda, pero hoy, al ir ellos, y saber que están los de formación, sólo hemos cogido una cuerda). Aunque tratamos de buscar la cuerda, con las gafas buceando las burbujas no dejan ver nada, y con una rama probamos a pescar sin éxito, se ha debido quedar en una poza intermedia del rapel. Gracias a Sally y Alberto pudimos terminar el barranco con sus cuerdas.









Sally montó un pasamanos con un puente roca para acceder a la cabecera de este rapel.

Rapelamos de la instalación superior por evitar que el agua nos diera en la cabeza





Alberto en el último rápel.

Nos recordaba al Gorgonchón...

Tramos finales, llevar unas tijeras de podar no es ninguna tontería... vaya zarzas...






Al final el barranco nos llevó mucho más de lo previsto. 40' de aproximación  y 4h25' descenso y retorno. Más de 5 horas, con lo que llegué a currar una hora tarde!!!

Barranco muy guapo, pero con menos agua igual se disfruta más, en unas semanas estará perfecto, aunque imagino que cada día se irá notando la reducción de caudal.

No me importaría repetirlo en un mes por comparar...