Páginas vistas en total

lunes, 30 de diciembre de 2019

Vuelta a las Maladetas en tres etapas

Viernes-sábado-domingo 27-28 y 29 de diciembre de 2019

Vuelta al macizo de Aneto-Maladetas con esquís en tres días.. 

Después de valorar otras opciones, finalmente nos decantamos por esta bonita travesía de tres días. Por delante muchas incertidumbres...cuánta nieve habrá? Desde dónde? Podremos bajar de Coronas? Cruzar Cregüeña es muy excitante, a la vez que algo inquietante... Allá que nos fuimos Beto, Carlos, Alfredo (un avezado pupilo de los Sendero Límite)y servidor.

Asumimos el riesgo de que los días son cortos, hace frío y la nieve no esta bien estabilizada (el período ideal para este tipo de actividades es primavera, no dejarse llevar a engaño). A favor teníamos un tiempo estable y que eramos un equipo de cuatro personas, con buena forma física, conocedores del terreno y con experiencia.  

El resultado fueron 53 km y 3400 metros de desnivel sobre nieves muy cambiantes, de todo tipo. El viernes nos sorprendió el viento fuerte, pero el resto de las jornadas nos respetó, aunque fueron días fríos, no sobró ropa en ningún momento. Tuvimos mucha suerte el último día con el paso alternativo para salir de Cregüeña, que hubiera nieve para poder bajar esquiando hasta el ibonet de Coronas y que la pista estuviera rápida, los astros se aliaron y no se nos hizo de noche como imaginábamos...


Beto bajando directo a Cregüeña.




1º Día: Vallibierna - Refugio Cap de Llauset.
4h15' Desnivel: 1000 metros.

Partimos de Vallibierna. Subimos la pista desde Senarta en coche, en buen estado, salvo las lógicas piedras caídas por las lluvias pasadas, Pasadas los dos barrancos, empezaba la nieve de forma intermitente pero sin problemas serios para ruedas de invierno. Poco después de la Cabaña de Quillón, en un barranco, empezaba la nieve con continuidad, y dejamos el coche. 
11:00 Desde allí al refugio de Pescadores nos costó 35' minutos foqueando desde el coche. (A la vuelta vimos como algunos todoterreno intentaron continuar escasos 400 metros mas, destrozando el trazado al quedar atascados y provocar unos buenos surcos de nieve/hielo). Ya lo dijo Einstein: "Dos cosas son infinitas: la estupidez humana y el universo; y no estoy seguro de lo segundo".

Vamos subiendo el sendero hacia la Pleta de Llosas, en algún tramo un reguero de agua se ha llevado la nieve y nos toca algo de malabarismos y/o salirnos de la senda por el bosque para evitar descalzarnos. El día pinta muy bien, pero ya vemos que por arriba sopla de lo lindo, sobre todo por Roques Trencades y Castanesa.

Empezamos la subida hacia los ibones de Vallibierna con un cambio de nieve. Si hasta aquí casi todo era nieve harinosa sin transformar, pasamos a una nieve dura o costra, nada agradable. Seguimos abriendo huella. Llegando al collado de Vallibierna, vemos que el collado Norte está algo pelado, y aunque sopla, nos decidimos por el collado Sur y de esta forma nos acercamos al pico Vallibierna por si lo vemos bien, aunque no vamos sobrados de horario. 

La pista tiene nieve en algún tramo antes de que se vuelva continua.

Salimos calzados desde el coche a 35 minutos del refugio de Pescadores.

En algún tramo las lluvias han abierto un paso, pero se puede sortear sin problema.


Nieve cristal...


Llegando al refugio de Pescadores . Foto de Carlos.


Pasado el refugio hay un tramo más justo de nieve


En un pequeño tramo tenemos que salirnos del sendero por el bosque para evitar los arroyos que cortan el paso.

Pero luego sin problema.

Ya vemos el aire que sopla por Estiba Freda


Llegando a la Pleta de Llosás, bendito sol.





Cambiamos la orientación y pasamos a nieve costra y dura...

entrando a los ibones. Foto de Carlos.








Camino del collado. foto de Carlos.

Paramos a abrigarnos y decidir a qué collado vamos. Foto de Carlos.

Dejamos el cercano Collado Norte y nos iremos al Sur.








Fue un error, ya que empezó a castigarnos el viento con mucha intensidad. Pero ya puestos... obviamente descartamos ir hacia el pico y nos bajamos directos hacia el refugio. La esquiada fue un trámite sin mas, nieves duras con trozos de polvo harinoso prensado y trabajado por el viento. Cuatro giros y dos diagonales nos depositan en el formidable refugio de Llauset, cuya estética puede chocarnos pero su interior es de lo más acogedor. Luego Igor nos trató de primera con una cena de lujo. Si todos los refugios fueran así nos "aburguesamos" de malas maneras. Estuvimos unas 25 personas. Muy bien, ya tenía ganas de conocer su interior, hacia tres años que no pasaba por aquí... cuando aún estaba en construcción.

Dudamos si seguir rector al collado Norte de Vallibierna (vemos que habrá que descalzarse)  o al Sur

sopla aire pero iremos al collado sur a ver qué tal por allí...

Menudo castigo...

Agachados miestras nos castiga el aire. Una foto que nos sacó Beto.



vamos  hacia el pico Valliberna,

Pero esta claro que nos vamos para el refugio.
Viento fuerte. Foto Carlos.
Transición incómoda.

Lo dejamos para otro día....ya subimos en 2016

Descenso sobre nieve decente pero mucho aire.

tramite para llegar al refugio.
con algo más de calma sin viento... Foto de Carlos.




Un trozo de nieve suelta Foto de Alfredo.


Unos buenos giros sobre nieve primavera para llegar al refugio.

Remontada final para llegar al refugio.

Refugio Cap de Llauset


Por la tarde, primero nos duchamos y disfrutamos de estar poca gente. Luego llegaron Javi Fernández y Teresa, de Sendero Límite y compartimos con ellos cena y parte de la jornada del día siguiente, un placer. Ellos han venido desde el parking del Ampriu. remontando por el valle de Ardonés hacia Roques Trencades, y luego por el cordal de la sierra Negra, donde les ha castigado el viento con mucha fuerza, para después pasar por debajo del Tuc de Culebres y bajar por el valle de Llauset. Etapón de 7h.


Menudo lujo de habitación y qué mantas!!!





Disfrutamos del sol y de la tranquilidad.

Cena de 10 por la comida y la compañía!!!







2º Día: Refugio Cap de Llauset - Col Salenques - Refugio de la Renclusa.
6h20' Desnivel: 1000 metros.

Como la etapa es corta no madrugamos. A las 10:00 nos ponemos en marcha. Somos los últimos en salir del refugio. Cruzamos el Estany de Cap de Llauset y nos dirigimos directos al tubo que baja de la Tuca de Angliós. Una pareja nos precede, vemos que ponen crampones, así que empezamos el tubo ya con cuchillas. A mitad de tubo, mis compañeros pasan a crampones, pero yo subo hasta el collado sin problemas con las cuchillas. A la salida del tubo, nos vamos al collado de la izquierda, sobre el Estany Negro. Hay que hacer un flanqueo expuesto para cruzar hacia el Estany Cap de la Vall. Ponemos crampones y pasamos. Allí nos despedimos de Javier y Teresa, ellos siguen hasta asomarse hasta el Collado de los Bucardos e improvisar sobre la marcha para volver a Llauset.

Nosotros salimos por el desagüe del ibón para hacer una larga diagonal hacia el valle de Salenques. Subimos un poco para coger algo de pendiente y trazar sin pieles la bajada.  Pasamos por encima de una dorsal perpendicular al valle que nos permite bajar finalmente al valle de Salenques. Justo en ese punto nos cruzamos con una pareja, los únicos que vimos en toda nuestra travesía exceptuando la gente en los refugios. Ellos van en sentido inverso al nuestro. 

Empezamos la subida seria del día, primero trazando unas amplias diagonales, y terminamos finalmente pasando a crampones en el tramo final más inclinado. Aprovechamos un poco la huella que han dejado la pareja que ha bajado un tramo andando y finalmente trazamos la nuestra para llegar al collado. 

13:40 Alcanzamos el collado de Salenques sin problemas, pero sopla aire y no invita a parar mucho, por lo que empezamos a bajar y empieza el festival de las nieves cambiantes. Primero nieve dura pero estable, luego nieve profunda alterna con placas heladas. Al pasar en la vertical de la cara norte del Margalida, incluso encontramos algún tramo de nieve polvo que nos deja dar unos pocos giros buenos antes de entrar. 

Vadeamos el ibón de Barrancs y entramos al barranco, a la altura de la vertical del Aneto, donde empieza la nieve costra borde. Tras un primer tramo muy complicado de esquiar, podemos trazar alguna diagonal y perder altura sobre tramos de nieve profunda, pero ideal comparada con la costra... poco a poco vamos perdiendo altura y enlazamos con la bajada clásica del Aneto. Con suerte, aunque no hay nieve para gozar, se puede bajar hasta abajo.  Cruzamos el llano cómodamente por las dos pasarelas que han colocado en los últimos años, y empezamos la última subida del día hacia el Collado de Renclusa. Hay una huella de raquetas, pero es muy tiesa y nos resulta nada cómoda, por lo que terminamos abriendo la nuestra. De nuevo nieves incómodas para terminar la subida y empezar la corta bajada. Arriba esta costra y dura, cuando ya pensábamos que todo iba a ser sufrir, por abajo encontramos nieve polvo sin transformar que nos dejan un dulce sabor final de llegada al refugio, tras una bajada que no ha sido digamos gloriosa.

En Renclusa hay más gente, y no hay el confort y la luz de Llauset. Por contra, el secadero, va de maravilla. 

Arrancamos sin madrugar. Salimos los últimos del refugio.
Saliendo del Refugio . Foto de Carlos.
Cruzando el Estany de Cap de Llauset.

Hacia el tubo.


Ese valle de la derecha es la bajada del Collado Norte de Vallibierna.

Ponemos cuchillas en previsión.


Los que nos proceden pasan a crampones.


Javi y Teresa.

Beto sube sin crampones.
Yo continué con esquís y cuchillas hasta arriba. Foto de Beto.


Yo apuro con esquís.

Vallibierna al fondo.

Zoom

Llegando al collado de la Tuca de Anglios.

Haciendo el expuesto flanqueo sobre el Estany Negre.


Javi Fernández y Teresa.

Alfredo.

Estany Negre al fondo.
El grupo antes de separarnos de Javier y Teresa. foto de Bet.


Subiendo después de cruzar el Estany Cap de la Val. 

Javi y Teresa cruzando el Estany hacia el collado de los Bucardos.


empezamos la gran diagonal




Frente al collado de Salenques.


Nos cruzamos con dos que están haciendo la vuelta al revés que nosotros.

Bajada al fondo del valle de Salenques.


Empezamos a subir. Foto de Beto.

Empezando la última subida del día.



No hay mucha distancia, pero sí un buen desnivel.

A punto de pasar a crampones. Foto de Beto.












Pasamos a pata con crampón.

Añadir leyenda


Foto de Beto.

Llegando al Collado de Salenques.

Hacia Barrancs.






Vemos una pareja que han aproximado para escalar, pero igual van algo tarde ya (menuda paliza abrir toda la huella a pata).

Zoom  a la vía del Margalida. Foto de Beto.
Se aprecia la rimaya casi cerrada.


foto de Beto.

Efímeros momentos de buena nieve...



Que poco dura lo bueno...


Cruzando el ibón de Barrancs con grietas majas...

entramos al frío y la nieve costra...

Esquí de Supervivencia...

Cordal de los Portillones
La bajada directa del Aneto.



Hacia el Plan de Aigualluts..

Tuvimos suerte y se podía bajar bien.



Cruzando por las pasarelas nuevas. Foto de Alfredo.






La Cascada de Aigualluts, Mamporros para todos, en fase engorde. 

Hacia el collado de la Renclusa.


Foto de Alfredo.

Nieves cambiantes y costra


A punto de salir del Collado de la Renclusa. Foto de Alfredo.


Bajando a Renclusa.

Aún pudimos hacer algún giro...




Pico y Refugio de Renclusa.



No lleno pero casi...






3º Día: Renclusa- Col Alba - Cregüeña - Brecha de Cregüeña-Coronas-Ref. Pescadores.  9h Desnivel: 1400 metros.

Por delante la etapa reina de la travesía. Hoy madrugamos un poco, y salimos a las 8:15. La subida no la trazo lo bien que debería, y en lugar de ir por el fondo del valle de Renclusa, subo demasiado, y nos tocará cruzar por arriba la cuenca de las Maladetas. Tenemos que hacer una transición para bajar un poco,  y luego poner crampones unos metros para subir un ventisquero vertical con nieve muy dura. Después cruzamos el barranco del Diente, por donde ha bajado unas colada importante días atrás. Finalmente enfilamos para el collado superior de Alba. En el tramo final ponemos crampones para subir y pasamos a la vertiente de Cregüeña.  Paramos a comer un poco al sol al abrigo del aire (45'). Nos ha costado mucho más de lo previsto. (4 horas, así que ya vamos con al de retraso). Llegan unos catalanes que van hacia el pico Sayo. Hace unos años hicimos ese recorrido, el cresteo de las Maladetas.

13:00 Descartamos subir al collado del Le Bondidier y bajar por la cuenca del ibón Cordier. Empezamos bajando directos hacia  un diente rocoso al pie del Le Bondidier. Y luego, visto que no tenemos altura para enlazar con la bajada del ibón, bajamos rectos hacia el ibón. Hay palas bien tiesas, de las que no se ve que habrá más abajo, pero Beto conoce bien el terreno y nos guía con acierto. Por suerte tenemos una nieve amable, entre primavera y profunda , no es la mejor en todo momento, pero ya firmamos todo así... Lo cierto es que nos pegamos una buena bajada. Muy interesante. Al final trazamos una diagonal y como la nieve está rápida, podemos cruzar hasta el fondo del lago y avanzamos mucha distancia sin problemas. Nueva transición y estudiamos la subida, porque de frente, alcanzar el collado de Aragüells intimida. Vemos una posible diagonal relativamente evidente, pero conforme vamos subiendo, sobre una nieve dura, inclinada y con pendiente, que nos hace poner cuchillas pronto, no lo vemos tan claro, y pensamos subir más a la izquierda y luego ganar el collado en descenso pegados a la pared evitando la zona de más exposición. Mientras subimos, Beto comenta la posibilidad de cruzar por la brecha de Cregüeña, no esta seguro pero cree que será factible. Llego a la base y empiezo a subir con crampones, es un corto corredor algo inclinado, unos 40º, se sube bien gracias a que no cuesta demasiado abrir la huella. 

15:00 Cuando asomo al otro lado y veo que podemos bajar sin problemas, que alegría!!! Menudo marrón nos hemos quitado. Carlos y yo bajamos andando los primeros metros, Alfredo y Beto se tiran con esquís desde el mismo collado. No esta fácil, ni por la pendiente, ni por la calidad de la nieve y por unas piedras que molestan, pero a sabiendas de que está prohibido caerse, bajan limpiamente. Al sol paramos por segunda vez y celebramos nuestra fortuna. 

Salimos con las primeras luces que hoy la etapa será larga.




Vemos huellas en el Mall Pintrat.

Hemos subido demasiado a la izquierda.
Nos tocará perder altura y tiempo...



Una nueva transición a crampones para salvar un murete de un ventisquero.


Coladas en el circo del pico Sayó.

Al fondo el pico Cordier.




Fractura de diaclasa.


Ya vemos el collado de Alba.
Apurando con los esquís.a la izquierda, el corredor del Mr.
De nuevo con crampones.















empezamos la bajada con vistas de escándalo.

Cotiella al fondo.

Al fondo quedan la Muela y el Diente de Alba.


Hacia el paso evidente vamos.

No vemos clara la bajada en diagonal, asi que bajamos directos al ibón.


Buena nieve en esta orientación hasta el lago.



Estudiando la subida que nos queda... en rojo la que hicimos que nos pareció más segura. En verde la teórica .

Bajada con pendientes majas...



disfrutamos de una señora bajada!!





Diagonal sobre nieve rápida que nos permite cubrir la distancia sin problemas.



La inmensidad de Cregüeña, que bonito y solitario sitio.

A la faena...
fotode Beto.

Nos vamos a la izquierda buscando el sol y la menor exposición.
Detrás la teórica bajada si hubiéramos subido al collado de Le Bondidier.


Nuestra linea de bajada.


Probamos fortuna con la Brecha al pie del pico Cregüeña.

Entrando a la Canal. foto de Beto.



vistazo a la Canal del Maldito. Entrada en mixto. Foto by Beto.


La huella se abre bien.




Carlos terminando la canal.


Beto y Alfredo a la faena.

Celebrando el acierto de probar la canal.

Recordando el rápel de la cresta del Maldito, uff! hace más de 20 años...


Carlos y yo bajamos andando los primeros metros.

Alfredo y Beto se atreven con esquís.

No te caigas....





La canal vista desde abajo. Sale en la vertical de la izquierda. Foto de Beto.


Nos hemos ganado una pausa al solecico.




15:30 Empezamos la bajada hacia Coronas, por buena nieve, entre nieve dura y polvo harinoso con algún tramo no tan agradecido, pero disfrutamos mas de lo que pensábamos. En nada llegamos al desagüe del ibón inferior. Allí conseguimos pasar al otro lado de la ladera por debajo de la senda, y vemos con agrado que aunque asoman piedras, hay nieve para bajar hasta el ibonet. La bajada placentera y disfrutona que llevábamos hasta ese momento, deja paso a un baja como puedas sorteando piedras escondidas, pero que bajamos...

A la salida del Ibonet, nos descalzamos y bajamos andando por la senda el tramo de resalte rocoso. Una vez superado ese trozo, Beto propone calzarnos esquís de nuevo. Todo sea por no hundirnos en la nieve. De nuevo un esquí se supervivencia, con muchos obstáculos, pero la nieve no esta mala del todo y nos deja bajar hasta que toca ratonear por el bosque. Apuramos unos metros pero terminamos descalzando a unos 10' minutos del cruce de caminos, luego andamos unos metros mas y con la nieve continua, empezamos a deslizar rápidamente por la pista que corre genial y llegamos al coche en un periquete. 

17:30 Llegamos al coche muy contentos y satisfechos, todo ha salido perfecto. 


Nos espera otra buena esquiada.

Alfredo disfrutando.




Turno de Alberto.







Hacia el Ibonet de Coronas

Hay que ir con cuidado entre piedras y nieve no tan buena.

Salvados!

Porteamos en el resalte rocoso.


En la nieve volvemos a calzarnos, pero eso ya no es esquiar, si no sobrevivir a la nieve...

A jabalinear por el bosque..

Ya en la senda después de portear otro rato en medio del bosque.




Por la pista...




Hemos tenido mucha suerte con las condiciones de nieve que hemos encontrado. El primer día nos castigó al final el viento. El segundo no tuvimos una gran esquiada, la primera parte fue una gran diagonal, y tras Salenques, salvo tramos puntuales de buena nieve, fue bajar como se podía. El último día fue la guinda, con unas buenas esquiadas hacia Cregüeña y hacia Coronas, aunque una jornada larga.


El track en wikiloc que grabó Alfredo. 

track en wikiloc



En estos tiempos en los que la gente va con prisas, buscando records y mejorar horarios, nosotros nos planteamos una ruta, que en primavera es factible en un día para gente muy fuerte, hacerla en tres etapas, pero disfrutando de los momentos del antes, durante y después de la excursión. Al hilo de esto es interesante leer un recientemente publicado libro de Pablo Batalla, "La virtud en la montaña",  aquí una interesante reseña del libro. En la linea del Slow Mountain de Juanjo Garbizu. 

Como decía al principio, esta travesía no es para estas fechas, mejor cuando alarga el día, un pequeño contratiempo o accidente puede provocar que terminemos de noche y que se complique la cosa. Pero hoy nos sentimos ricos de verdad.