Páginas vistas en total

jueves, 31 de enero de 2019

Descubriendo los rincones del Buey desde Santa Inés

Miércoles 30 de enero de 2019

Descubriendo rincones desde Santa Inés.


Aprovecho la mañana libre de los miércoles y quedo con dos mozos de Soria del grupo de esquiadores sorianos que conocí el finde pasado.

Sacamos un hueco a la semana que si bien no es la gran esquiada, a mi con la novedad, me gusta. Es gracioso esto de quedar a las 9, Guillermo y Javi, dejan a sus chicos en el colegio, y nos escapamos un rato para estar de vuelta  a  las 14h a recogerlos y yo entro a currar a las 14:30.

Empezamos subiendo hacia el pico del Buey.


Arrancamos a las 10 en una mañana espléndida

Por delante alguno se nos ha adelantado...


Por Urbión, se cubre de nubes...

Javi y Guille camino del pico del Buey.


Por arriba los árboles están congelados.


En el cordal ha soplado y el suelo está cristalizado.

Faldeamos la cima del pico del Buey

No es Chicago, pero lo parece...


El viento ha soplado con fuerza en los cordales, pero en el fondo de los barrancos hay algo de nieve polvo. Subimos al pico del Buey, de allí, tras avanzar por el llano del cordal, nos echamos a la izquierda por el primero de los tres tubos.


Hacia los tubos.

Dentro de los tubos pillamos nieve polvo a ratos..

Javi gozando...


Turno de Guillermo


La nieve está cambiante, tan pronto tenemos 5-10 cm de nieve polvo como pillamos placas heladas. La bajada no me da tiempo ni a calentar, sabe a poco. Descendemos hasta donde el bosque se cierra, ponemos pieles tras un descenso de unos 200 metros de desnivel, y de nuevo para arriba. 


Volvemos a subir.



Superando el tendido 


Muy guapo.


Esta vez nos tiramos hacia Hoyos de Arriba. Pensábamos encontrar mejor nieve, pero también ha soplado. Cuanto más abajo en el bosque mejor nieve pero más cerrado. Llegamos hasta el tronco de referencia nivométrica y ponemos pieles de nuevo para volver.


Faldeamos para coger la pala de Hoyos de arriba.

No es la bomba pero deja hacer...




En cuanto llegamos al pino indicador, volvemos a poner focas y para arriba. Cruzamos el llano turbera y nos encaminamos al collado. En el último tramo el hielo aparece y tenemos que solucionarlo como podemos. La hora manda y no hay tiempo para una tercera bajada-subida. De nuevo en el cordal, nos abrigamos antes de emprender el descenso. 





Nos abrigamos antes del último descenso.



Pasada la cumbre, quitamos pieles para la última bajada hasta el coche.

En la cumbre sigue habiendo rocas...

Javi terminando la jornada por la pista del Punto de nieve de Santa Inés.

El último descenso es bueno, entre el bosque aguantan unos centímetros de nieve polvo para disfrutar y dejar buen sabor de boca.



lunes, 28 de enero de 2019

Pico de Urbión (2.228m.) con esquís desde el Refugio del Becedo

Sábado 26 de enero de 2019

Pico de Urbión (2.228m.) con esquís desde el Refugio del Becedo, Covaleda. 


Tras tres días nevando, el aspecto de la sierra ha cambiado por completo. Hacía tan sólo 10 días, realicé este recorrido corriendo, todo casi en seco, salvo algún helero y la cara norte, y el sábado tuve que dejar el coche casi 2km más abajo por al nieve que cubría la pista.

No es la ruta más "esquiable", ya que el desnivel se realiza al principio y luego es una larga pista casi horizontal, pero nunca había subido por este camino, y quería conocerlo.

Arranco sin madrugar, y cojo la pista pasado el pueblo de Covaleda. Rápidamente se gana desnivel, y la nieve va haciendo acto de presencia, pero como no hace frío, se sube bien por la nieve. Cuando la carretera cambia de orientación, hay mucha más nieve, y como hay otros coches aparco.

Nieve en la carretera, pero se sube bien con ruedas de nieve.

Aparco 2km ante del Refugio de Becedo.

El primer tramo discurre por la pista, muy suave, hasta el refugio del Becedo, allí se toma una bonita senda, que aunque al principio no gana desnivel, poco a poco, se va inclinando, y lo va ganando. En este tramo hay algún momento que la senda se estrecha entre los pinos nevados. Sin nieve no fue ningún problema, con la nevada, a pesar de haber alguna huella de raquetas, no se ve tan claro el camino, y en algún momento me salí sin querer del trazado.



Bien de nieve por la pista asfaltada.

Refugio de El Becedo

Al principio muy suave.


A tramos se estrecha y como no ha soplado el viento, esta muy guapo.


Después de ganar el desnivel, se sale a un claro, donde se encuentra el refugio del Muchachón, una cabaña libre en buenas condiciones, accesible casi en coche por arriba por la pista en verano. 

A partir de aquí, en apenas 300 metros se sale al parking de verano, y se continua por pista casi llana. En este tramo, el viento debió soplar con ganas, y no sé si coincidió una lluvia engelante o bien que al principio hizo calor y luego llegó el viento gélido, el caso es que los pinos estaban congelados-cristalizados, muy chulos.



Refugio del Muchachón.


Apenas 10 días antes cuando pasé corriendo.

Detalla interior del refugio.


Al salir al alto, el viento ha dejado los pinos helados.





Después del cruce de caminos, me alcanzan las primeras motos de nieve, que luego será un no parar, (Aquí las motos de nieve de los locales cuentan con el beneplácito de Protección Civil porque colaboran en operaciones de rescate, lo cual es, hasta cierto punto comprensible, pero con la de terreno y pistas nevadas que hay, meterse dentro del Parque Natural, no creo que ayude a valorar y respetar el entorno).

Cruce del Parking de verano.

Al fondo el Pico del Buey y Castillo de Viuesa, por donde estuve el miércoles anterior.

Al principio solo había huella de dos personas con raquetas y mi huella de esquí... 

Empieza el desfile de motos, con sus ruidos y olor a aceite quemado...



Llegan más, pero afortunadamente, en el cruce del Mirador de la Laguna Negra, casi todos se van para allá...

Durante el tramo del cordal, el aire ha azotado con fuerza, y de nuevo el aspecto es gélido a pesar de que el día sigue magnífico. De nuevo veo pinos rebozados por la lluvia engelante, y más adelante, recubiertos por la nieve que les azotó.

En gran parte de la pista, el suelo está completamente helado, pero debido a gotas de la lluvia engelante que cuando cayeron ya se quedaron petrificadas. Resulta muy incómodo este segmento, el otro día corriendo sin nieve fue un visto y no visto, pero en esta jornada, fue lo que más me costó de todo el día. Invitaba a cuchillas (de haber habido más inclinación hubiera sido obligatorio) pero con paciencia fui cubriendo la distancia.

lluvia engelante
Impresiona



Gotas de agua congeladas que hacían muy incómoda la progresión.




Detalle de las olas de agua congeladas..




El Moncayo destaca al fondo.

Al sur las estribaciones del sistema Central.

Llegando al Portillo, alcanzo a un grupo de madrileños que han subido con raquetas desde la Laguna Negra, tan sólo queda el resalte final. Allí me encuentro con otros esquiadores, son sorianos, y quedo con ellos para futuras salidas y que me enseñen la zona.
En las inmediaciones de la cima, coincidimos un buen grupo, unos que bajan otros que llegamos, muy transitado estuvo la cosa...


Alcanzo al grupo de Madrid que van con raquetas.

De donde venimos...



Aspecto patagónico...



Hacia el valle riojano de Urbión

El resalte cimero.


La roca tapizada de hielo


Estuvo concurrida la zona. los sorianos a la izquierda, y los madrileños llegando.


El día no pudo salir mejor, sin aire, y con unas vistas magníficas, desde el sistema central, La Pinilla, la sierra de Navacerrada hasta los Pirineos, incluyendo a los cercanos San Millán y San Lorenzo.



El San Millán se destaca a la izquierda de la foto.


A la izquierda el Mencilla, en el centro, el San Millán burgalés, a la derecha el techo riojano, San Lorenzo. Gracias por la corrección "Lijoteando"

Espectacular trabajo del viento.


Para alargar un poco el día me tiro hacia Duruelo de la Sierra, hacia la ruta del Bunker, empiezo a descender pasado el nacimiento del Duero, y voy bajando hasta que veo que la nieve empieza a escasear. Allí como algo y empiezo a subir, con idea de cruzar por el collado de la continuación de Ambascuerdas- El Rasón, pero está helado y por no poner las cuchillas, decido seguir recto y girar luego a la derecha, pasando por el Mojón Alto.

Desde la cima de esta cota secundaria, quito pieles y empiezo el descenso. Primero por nieve helada, y luego por la pista, que a pesar de su llanura, como está fría corre bastante y no hay que remar mucho. Poco antes de llegar al refugio del Muchachón, alcanzo a unos mozos que llevaba por delante y termino el descenso con ellos. 
Por el bosque pensaba que igual se ponía costra y era un sufrimiento, pero "tan solo" está húmeda y lenta, y se baja mejor de lo que imaginaba. 

Satisfecho de la jornada, me voy tan contento a la espera de las siguientes nevadas...


Desciendo pasando por el Nacimiento del Duero.



Nieve dura que empieza a transformar al Sur del Urbión.

Las motos siguen también por aquí...

Barreras de piedras cortan el descenso y tengo que ir buscando pasos para ir bajando un poco más.

Subiendo de vuelta del fondo del valle, el collado de El Rasón estaba helado.

Gotas enormes y terreno helado y muy irregular...
Quito pieles, al fondo Urbión.

Empiezo el descenso por nieve cristal hacia la pista.



Por el bosque a buscarse la vida...

Por la senda estrecha había que ir "perreando" un poco...




El miércoles siguiente pudimos volver a salir...