Páginas vistas en total

miércoles, 29 de enero de 2020

Alternativa al mal tiempo: Dolinas y espeleo

Martes 28 de enero de 2020

Alternativas al mal tiempo: Dolinas de Cueva de Ágreda y Cueva Hermosa

Sigo con entrada retrasadas. El jueves anterior subieron unos amigos al Moncayo con esquís desde el mismo pueblo de Cueva de Ágreda, y aún a sabiendas de que ha llovido y se ha ido mucha nieve, me acerco a ver si hay suerte, pero no ...

De camino, veo que el día no termina de mejorar, y aunque daban una ventana de buen tiempo a mitad de mañana, siguió todo cubierto e incluso lloviznando.

Una vez en Cueva de Ágreda, viendo la nieve alta, chispeando y marrón por arriba, no me queda otra que rendirme a la evidencia e improvisar una alternativa, al menos para "amortizar" la gasolina del viaje..

Empiezo por algo curioso que tenía pendiente, las Dolinas de Cueva de Ágreda.  Son dos, la Simonda y la similla. Para llegar , hay que desviarse poco antes de llegar al pueblo, hay un cartel indicador. Apenas un km desde la carretera. son dos pequeñas depresiones provocadas por la disolución del terreno inferior. La simonda aún tiene unas notables dimensiones,, la similla es más pequeña.

Es una pena la falta de civismo, en su interior se han tirado neveras y viejos electrodomésticos, que contaminarán las aguas subterráneas.

En ambas se observan los estratos cuarteados al caer al interior cuando se hundiera el piso inferior.

Mapa acceso Simas de Cueva de Ágreda.

Recorrido realizado hasta la Similla y la Simonda.


La Simonda o sima honda.

dimensiones notables del agujero.


Es factible bajar, pero ya habrá más de 60 metros de profundidad.
 Apenas distan 300 metros una de la otra.



Desde lejos se observa la similla, justo debajo de la lengua de nieve.



Una pena la falta de civismo.


Desde la Similla, al fondo se intuye la depresión de la Simonda.


En vista de que el día no mejora, sigue arrojando la lluvia, decido cambiar  la ubicación a ver si hay mas suerte, y me dirijo hacia la cara oculta del Moncayo.  Voy hasta Beratón, con idea de subir corriendo hacia la Muela, pero sigue lloviendo....


aún quedaba bastante nieve de la nevada de hacia 4 días.

En vista de que no hay muchas opciones, se me ocurre hacer alguna visita a alguna cueva, no llevo más que un frontal bueno, pero en el coche llevo dos sencillos, me acerco a dar una vuelta por la Cueva Hermosa, pero resulta que hay un cartel tirado al inicio de la senda en el que pone que no está autorizada la entrada, dudo que hacer. En principio por los murciélagos su acceso esta restringido de abril a agosto. Pienso en la colonia de murciélagos, a los que se les molesta mucho si les hacemos moverse al final del invierno, ya que sus escasas fuerzas pueden llegar a agotarse y morir si les estresamos, pero en esta cueva, anidan justo al final de la misma, en la Sala de los Murciélagos, a la que no pensaba entrar, y yendo solo no montaré jaleo...

Me cojo los frontales y subo a ver, al final hago una visita rápida, veo que cerca de la entrada se están realizando excavaciones, imagino que para ver posibles restos de usos antrópicos. 
Entro a la sala de detrás de la Muralla China y a la sala de las Arañas, unas pocas fotos y para afuera. Esta cavidad apenas tiene 100 metros de recorrido, y al no entrar a la sala de los murciélagos, apenas son 60 metros lo que ando por su interior.



Pasillo bajo de entrada.

excavaciones científicas.

Sala poserior a la muralla que se conecta recto con la sala de las Arañas.


Desde el final hacia la entrada.

Curiosa bola de "algodón", ni idea de lo que puede ser.

La Muralla China.




La sala de las arañas, la más grande, aunque no las más alta.


Paseo rápido y para afuera.



El día sigue sin remontar, asi que desisto de correr, y me voy para casa, ya habrá días mejores.



lunes, 27 de enero de 2020

Explorando Guara - Intento al Camino de los Escallos I.


Domingo 26 de enero de 2020

Explorando Guara - Camino de los Escallos I.


En vistas de que no tiene ganas de nevar, hay que abrir el abanico de actividades, y Guara en invierno es un tesoro por descubrir que satisface a los mas exigentes. Tras unas cuantas llamadas con Alex, no deja de sorprenderme este hombre, me tira el gancho para el tema de los asoleamientos, y aunque la idea inicial era rematar unos planes pendientes (santuarios solsticiales del Vero- todo llegará), en lugar de cerrar  "tajos", acabamos abriendo otros, lo cual no deja de ser también maravilloso.

Salimos para Lecina con idea de recorrer el camino de los Escallos, y aunque el día no pinta todo lo bien que esperábamos y debería, nos lanzamos a la aventura.

El camino de los Escallos es uno de esos caminos que utilizaban los antiguos moradores de estas tierras y que corren riesgo de perderse y caer en el olvido, incluso su desaparición. Aquí entra en juego la gran labor investigadora y divulgadora de Enrique Salamero. En 2017 nos relataba en su blog de un camino complicado y expuesto, y cómo lo descubrió de la mano de un vecino de Lecina. Tanto Alex como yo, leímos en su momento con gran interés esa entrada, y estaba latente en la lista de "deberes pendientes", aunque estos días llevábamos varios planes en mente, al final Alex me propone éste, y acepto encantado su invitación.

Los Escallos, un término polisémico, y con distintas acepciones, en ésta cuentan que hace referencia a los troncos que se pusieron para hacer paso en la estrecha vira del sendero. En otros sitios hace referencia a los corros de terreno que se quedaban sin cosechar, por aquí también se les llamaba así a los  trozos  pequeños de tierra que se trabajaban en tierras baldías, como los que se ven en este recorrido. Uno alucina si el sentido de este camino era bajar a cultivar la Fajana Casabón... se ven terrenos aterrazados con piedras y pequeños yermos... 

El día no salió como esperábamos, ni meteorológicamente, ni en resultados, pero de igual forma fue un acierto venir, descifrar las sendas, descubrir pasos es una tarea no siempre exitosa, pero sí reconfortante cuando ves que poco a poco se va haciendo camino y te encuentras rincones privilegiados.

De camino paramos en el mirador del Vero, con la niebla, y las paredes vemos que igual no estará en las mejores condiciones, pero que bonito es este sitio, y sólo por ver esto, ya merece la pena hacer el viaje.

paramos en el mirador del Vero

Que bonito es Guara!!!



Tras una charrada con unos autóctonos, partimos de Lecina, hacia el camino del Basender y los abrigos de Barfaluy. Salimos equipados para "todo" ya que estos caminos siempre guardan sorpresas. Cruzamos el Basender, dejamos a nuestra izquierda el desvío a los Abrigos de Lecina Superior  y seguimos las indicaciones hacia los abrigos de Barfaluy. Una vez llegados al cruce, en lugar de bajar a las pinturas, emprendemos camino hacia la selva de Lecina, por terreno no muy vestido y por donde es relativamente fácil intuir el sendero, a pesar de que no es propiamente un sendero, pero sí el inicio de nuestro camino de los Escallos.

El día más gris de lo previsto.

Salimos cargados de material "por si aca"

Cruzamos el Basender.

En el desvío de Barfaluy, nos salimos de la "Senda" y empezamos a buscar nuestro sendero.

Al dejar el desvío a Barfaluy, comienza nuestra aventura, dejamos el terreno conocido y llevados por las indicaciones de Salamero y nuestra intuición, vamos buscando el sendero ( en morado en el croquis), de forma bastante fácil hasta llegar al cortado, donde flipamos con las vistas...

La niebla da un aspecto muy sugerente.

Zoom. Foto de Alex.


Flipamos con lo que tenemos delante.

Llegamos al cortado.

En rojo el camino marcado hacia Barfaluy. En Azul el Basender. En morado cuando la traza no es tan clara.. En Negro el camino de los Escallos.

En Naranja el posible regreso por la vira expuesta.


Al llegar al cortado, vemos un pequeño mojón que reforzamos y empezamos a bajar, primero es solo un pequeño giro, luego interpretamos mal el croquis, y nos parece que las distancias entre los resaltes eran mayores. Empezamos al mismo tiempo las labores de poda y limpieza del sendero, lo que nos irá retrasando...

Marcamos el punto para empezar a bajar.

Luego el camino no es claro y nos cuesta interpretar el croquis.

Buscando la senda, no siempre se pasa de forma cómoda. Foto de Alex.

Croquis que llevamos sacados del Blog de Salamero.

Croquis de Salamero.
Croquis que estamos siguiendo.

Lo que marca como el primer resalte de 2º nosotros no lo vimos, nos pareció la "traza lógica" sin resalte, y nos fuimos muy lejos, nos pasamos de largo,  hacia la cueva con pintura, que a la bajada no localizamos, luego sí la vimos subiendo.
Por fin, tras desbrozar un poco, llegamos al espolón, indicado con un pequeño mojón de piedras blancas. Llegamos al resalte más importante del día, un pasaje expuesto sobre buena roca, pero que hoy está mojado y muy resbaladizo.
Montamos un rapel y dejamos la cuerda montada para nuestro regreso. Es un paso atlético en subida (IVº/IVº+), pero con la cuerda no ofrece problemas.


Llegamos al resalte del Espolón

La placa esta empapada.

Alex monta una cabecera en un puente roca en la vertical del cortado.


Rapelamos unos 8 metros. 


En el vertical espolón. un paso de IVº. Foto de Alex.


Después del rapel, en la Fajana Casabón, perdemos mucho tiempo, no damos con el camino, pensamos que es a la derecha, y nos liamos a seguir y podar haciendo camino, pero vemos que no tiene sentido, no baja, hemos ido paralelos a la pared. Volvemos al rapel y bajamos a la izquierda, por una diagonal pedregosa, hasta un gran bloque, en el que giramos a la derecha. Luego por terreno vestido, en el que encontramos pequeños tapiales para el cultivo, seguimos con las labores de poda. Nos encontramos con un pequeño resalte de dos metros, con la pared mojada, optamos por montar un mini rapel de otro puente roca. 


Vamos a la derecha, siguiendo el croquis, pero es a la izquierda...tijeras de podar en mano...

Montamos otro mini rapel.

En el mini rapel para el resalte de 2 metros.

Ese circo de en frente es espectacular.

Seguimos bajando entre vegetación y podando (la poda no tiene fin)  y llegamos a la carrasca que marca el paso del siguiente cortado, que parece más alto que el espolón de arriba. Monto el rapel, hay un cintajo en la carrasca, con un cuerda de 12 metros y llega casi justo. Vemos la hora que es, la piedra mojada que tendremos que remontar, y que es bastante vertical... dudamos si al menos lograremos llegaremos a las viras y los escallos, pero visto que hoy no vamos a llegar hasta abajo, no tiene sentido arriesgarnos por terreno húmedo... lo dejamos para otro día y empezamos a subir. 

Junto a la carrasca encima del cortado.


Había una instalación previa en la carrasca.

Rapel largo, húmedo y con un pequeño desplome delicado de subir.

Antes de subir hasta arriba, vemos unos abrigos en la pared, y como hay traza, nos dirigimos hacia ellos, hacia lo que Salamero llama "Faja Estrecha" y "Cornisa vertiginosa", yo añado lo de expuesta. Es factible salir hacia el otro lado y luego conectar con la senda de venida evitando el resalte del espolón y el mini rapel. Alex llega al otro lado, pero a mi no me hace gracia pasar la vira, así que él retrocede y volvemos por donde hemos venido.

Vemos trazas y vamos a explorar la vira estrecha.


Al principio se pasa bien, pero luego entra en juego el "ambiente" y la cabeza empieza a trabajar....


La caída es elegante, yo prefiero no pasar , aunque se puede asegurar con un pasamanos.


La caída es más que elegante...
Alex se va al otro lado a ver qué hay...

De vuelta, despacio y buena letra.


Superando el vertical espolón.

El cubo muestra inequívoca de tiempos pasados.

Mojado este resalte tiene su miga...


Encontramos las pinturas rupestres...





Hoy no ha podido ser...




cuando vamos atentos al suelo también hay gratas sorpresas...


De vuelta, aún intentamos bajar por las Escaleretas, pero de nuevo el agua nos la juega, en la vira previa al cable esta empapado y muy resbaladizo, no es cuestión de arriesgar...


En frente, el tozal de Mallata, con otra vira "expo" que invita a ser explorada 

Camino a las Escaleretas, humedad y resbala, mala combinación...

No lo vemos claro y renunciamos.

Fastidia estando tan cerca, pero...

Estamos frente al cable de salida de la ventana.
Incluso vemos la ventana del paso más famoso de las Escaleretas.

En estos días, es cuando te das cuenta que lo importante es el camino, no la meta.


De vuelta al sendero.



Antes de irnos, ya estamos pensando en volver pronto a rematar los muchos temas pendientes que tenemos por aquí, no sin antes, despedirnos de la encima milenaria que da nombre al pueblo.


Encima milenaria de Lecina. Un árbol monumental




De vuelta a casa vemos el Tozal de Guara cubierto de nieve. 



Enlaces de información necesaria:

- El relato de Enrique Salamero, de sus dos pasos por este increíble sendero en su fantástico blog, imprescindible para aquellos que quieran conocer Guara, aunque también esconde tesoros en su otro blog sobre Rodellar.

- El artículo que publicó en la revista digital de Peña Guara, con un croquis muy interesante para ubicarse.

- Otros de mis paseos por la zona: Abrigos de Tozal de Mallata y Cueva La Mezquita.