Páginas vistas en total

sábado, 18 de septiembre de 2021

Cueva de Fuentemolinos en Puras de Villafranca (Burgos)

  17 de julio de 2021

Remoto el blog abandonado durante dos meses, quiero seguir, pero que pereza meter entradas ya tan retrasadas...


Cueva de Fuentemolinos en Puras de Villafranca (Burgos).

Tras una intensa semana por Pirineos, nada más llegar, cambio bártulos de montaña por los de las cuevas, y pongo rumbo a tierras burgalesas, a visitar una cueva que, dicen, es de las más bonitas de España. Después de la visita, solo puedo decir que ha sido la cueva en las que he visto las formaciones más espectaculares. Sin duda una maravilla, que merece, con creces, la visita.

Nos desplazamos hasta la sierra de la Demanda burgalesa, cerca de Belorado, en cuya pedanía, Puras de Villafranca, se encuentra la cueva y todo un complejo minero de extracción de manganeso que a finales del S.XIX y hasta mitad del S.XX fue todo un importante motor económico para la zona.


Se trata de una cueva de acceso restringido para favorecer su conservación, dada la fragilidad de las formaciones del 3º nivel. Para entrar tenemos dos opciones, hacer una visita guiada con la empresa Beloaventura (ellos ponen todo el material) o solicitar la visita como grupo federado, en ese caso pagamos 100€ (da igual el nº de visitantes) para ir con un guía que controle nuestra visita y no pasemos a las zonas frágiles.

Veremos formaciones espectaculares.


En nuestro caso, dada la dispar experiencia de nuestro grupo, optamos por la primera opción. Luis gestionó la visita, por un lado vinieron Ángel y familia (mujer, hija y una amiga) desde Ágreda, y por otro lado, fuimos Tere, Luis y yo desde Soria.  y nos acompañaron dos guías, uno iría con la gente con menos experiencia a la zona del Bosque y los otros fuimos al 3º nivel.

La cueva de Fuentemolinos se desarrolla en material conglomerado, algo no muy frecuente, y menos, de semejante longitud (4km) (yo solo había visitado otra cueva de conglomerados, en Teruel - Cija de los Royos-, mucho más pequeña y casi sin formaciones, aunque muy guapa).

Aunque su exploración se inició en 1957, no fue hasta 1975 cuando se exploró casi por completo. Se trata de una cueva cuya exploración se desarrolla principalmente de forma horizontal, si bien presenta tres niveles superpuestos, en los que el agua fue trazando una galería principal repleta de formaciones, donde los "bolos" de conglomera no dejan de sorprendernos por tamaño, abundancia, y su sujeción. A mi la cueva me gustó desde el principio. Reconozco que el nivel superior es extraordinario, pero no se puede despreciar la belleza que vamos encontrando a lo largo de todo el recorrido. 


Una vez equipados, nos acercamos a la cercana entrada. Tras un acceso asegurado hasta la boca con sirgas, entramos por un pequeño agujero, nos arrastramos por una gatera seca de 7 metros de longitud que nos exige casi tumbarnos, fácil, pero que nos pone en acción rápidamente. De allí, salimos a una galería que discurre junto al caudal de agua que baja hacia la boca inferior. Pasado un primer pasamanos junto a una pequeña cascada, entramos en un tubo, "de la concejala", de techo bajo (para los altos) y con agua hasta el tobillo. Como el caudal va alegre, yo me mojo al agacharme en algún punto y se me mete agua en el pie.🤷🏻‍♂️...

En el agujero de entrada

Será casi de lo más estrecho de toda la cueva. con permiso de la "arrastrada".

Conducto de entrada.

Pasamanos de la cascada.

Galería de la Concejala. Techo bajo y cuidado para no mojarnos.



Pasado este primer tramo, llegamos a la Galería del Río, y comienza la vista de forma cómoda, que será la tónica. Empezaremos a ver enormes bloques que literalmente cuelgan del conglomerado que compone la cavidad. Es alucinante, pro formas, tamaños y puntos de sujeción, da la sensación de que en cualquier momento caerán...


Ya en la Galería del Río.

Los bolos de conglomerado son impresionantes.




Tras un largo tramo andando superamos un resalte y poco después llegamos al inicio de la subida a las galerías superiores. Allí nos separamos, las chicas se van a la zona del bosque y nosotros subimos para arriba hacia el 3º piso. empezamos un corto y fácil tramo por cuerdas fijas, después recorremos una galería horizontal que ya empieza a tener muchas formaciones. Llegamos a una travesía con un buen ambiente bajo nuestros pies, pero sencilla de recorrer, que nos conduce a una corta escalada en chimenea que Sergio nos asegura desde arriba. Nada complicado para gente habituada. Llegamos al inicio del 3º piso y nos quitamos el arnés y todo lo no necesario, ya que vamos a entrar en las salas más frágiles, y conviene no tocar nada. Tras una pequeña "ventana" por la que entramos, empieza la fiesta. Pasamos a una sala con unas formaciones espectaculares, belleza en estado puro, luego un pequeño lago, y así seguimos disfrutando. 





Esta caprichosa formación me dejó fascinado.



Marchando una de excéntricas.


Lo de los bolos colgando también me tenía flipado.












Al rato hay que pasar un laminador de techo bajo, es una arrastrada sencilla, pero el techo está bajo de verdad, a veces hay que girar el casco, pero el suelo arenoso, facilita la progresión y son pocos metros. Después, la sala cobra grandes dimensiones de nuevo. Pasillos altos donde el conglomerado a veces tapizado por la calcita tiene formas caprichosas. En un punto hay una concentración de excéntricas importantes. Después el pasillo sigue, hasta un punto en el que se termina la visita, (aunque la galería sigue).

Damos de vuelta y regresamos por nuestros pasos. La arrastrada, la zona preciosa, la ventana, nos equipamos y en un rapel largo bajamos hasta el piso inferior. Nos resta recorrer la galería del río que hicimos al venir, el tubo de la Concejala y el pasamanos de la cascada. Un último estrechamiento y estamos fuera. Una maravilla de cueva.

                               El vídeo resumen de la visita.


Si queréis ver fotos buenas de verdad de esta cueva, os recomiendo visitar la galería de Sergio Laburu en Espeleofoto.



Pero esto no termina aquí, después de comer, visitamos el complejo minero del manganeso, con una parte de experimentos primero y luego un pequeño recorrido por las dos secciones de la mina. De aquí salieron toneladas de manganeso para las pilas Cegasa en sus últimos años de explotación.








La topo, gentileza del club Niphargus.


domingo, 18 de julio de 2021

Tozal de Bramapán desde Buerba

 16 de julio de 2021

Tozal o Punta de Bramapán (1.546m.) desde Buerba.

Tras el día anterior en el Viandico, termino la tarde noche en casa de mi amigo Paco en Nerín, todo un lujo de tarde, que además acompañó, para ser disfrutada.

Para el día siguiente, ni José Ramón (que tiene que bajar a sus padres) ni Mamen se animan a hacer una excursión. Así que propongo algo corto a Paco por la zona. Hace más de 20 años que no subo al Bramapán, y aunque a las vistas les guardo un gran recuerdo, entonces fue una "jabalinada" fuera de sendero. En 2018 lo limpiaron, y tengo ganas de reconocerlo, además Paco no ha subido nunca, así que, perfecto.


Vistas desde Nerín la tarde anterior.

El Bramapán visto desde la subida al Sestrales.


El Bramapán es una cima para "coleccionistas", no es muy conocido, pero tiene argumentos mas que interesantes. Es ese pico atractivo, que domina el desfiladero de las Cambras al norte. Tiene unas vistas majestuosas hacia Añisclo y las cumbres de Ordesa, domina el altiplano del valle de Vió y al cercano Nabaín. Su cumbre es un enhiesto picacho rocoso que nos llama cual totem cuando lo vemos desde Nerin. En resumen, argumentos de sobra para subirlo. Es un pico al que siempre queremos ir pero no encontramos el momento, porque es demasiado pequeño para ir "de propio", está lejos,... pero que cuando subes, dices ¿pero por qué he tardado tanto en venir?🤔

Es fácil buscar tracks.

La subida con Cotiella y Peña Montañesa al fondo.

Aunque tampoco llevarse a engaño, la subida es breve, sin mucho desnivel (450m), pero no es cómoda, ni aún ahora que la senda esta limpia. Conviene ir atentos al sendero porque es fácil despistarse, sobre todo bajando. El esfuerzo es considerable y muy concentrado. Desde el principio nos muestra sus credenciales, subida tiesa y directa, sin muchos rodeos. Tan solo tiene un pequeño descanso al coronar el Tozal del Paco, una pequeña antecima que domina Valle Vió. Después cruza el bosque y sube sin contemplaciones decidido a por el espolón rocoso, que alcanzamos al poco. Nos resta una subida casi vertical, en algún punto hay que usar las manos pero no llega a trepada, tan solo para ayudarnos más cómodamente. Aunque discurre por el filo rocoso no es vertiginoso. La cumbre se resiste a llegar, y hay un pequeño resalte que podemos trepar o rodear por el Sur.


Tras 1h15' de subida, llegamos a la cumbre, por supuesto estamos solos.  Disfrutamos de las vistas y lo bien que se está antes de que suba el calor. Hay calimas que restan cierto encanto, pero compensa la subida. Hay sitio para dormir 🤷🏻‍♂️...




Dejamos el coche junto a la carretera. No hay sitio para muchos coches.

Inicio marcado de la senda.



El sendero está bastante limpio.

Sube tieso.



Hacia Mondoto y Perdido.

La senda sube por el barranco boscoso a buscar la arista.


Vistazo al Sur hacia Morillo de Sampietro.


Pocos descansos en esta subida vamos a encontrar.

Llegando a la arista.

Hacia Sestrales.


El singular Navaín.  que visité esta primavera.


Trepada previa a la cumbre.

Nerín desde Bramapán.

Zoom al Perdido



Al Sur, las calimas, estropearon las fotos.


Hacia Tendeñera.



Tras un par de llamadas de trabajo, iniciamos el descenso. Ojito que hay que ir atentos, para no tropezar y para no perder la senda. El descenso nos lleva casi una hora.

Satisfechos nos vamos para casa. A las 11:30 ya estamos en Nerín, un picoteo y para casa, que mañana continuo con mi semana intensa, me espera la bonita cueva de Fuentemolinos por tierras burgalesas para el día siguiente.