Páginas vistas en total

viernes, 7 de mayo de 2021

Sima de los Candelones - Parque Natural Cañón Río Lobos.

Domingo 2 de mayo de 2021

Sima de los Candelones - Parque Natural Cañón Río Lobos.

Hace unas semanas me apunte a la Sociedad Espeleológica Alto Duero, el grupo de espeleo de Soria. Allí conozco a Sito, que también se acaba de apuntar. Unos días más tarde, quedamos para ir a hacer algo asequible por el cañón, sin planes muy ambiciosos, para conocernos y personalmente, retomar las cuevas, que llevo 6 meses sin hacer nada de cuevas verticales. 

Para calentar, vamos a por una baza segura, la Sima de Candelones: quizás la cavidad más visitada de todo el cañón, también llamada MA12 o Sima de los Pimpollares

 Yo ya la conocía de un par de visitas anteriores, pero no había subido hasta el final, algo que sí hicimos en esta ocasión.

Cueva o Sima de Candelones. Sala final.

Inicialmente valoramos entrar a otra cavidad, quizás MA11 o La Basílica, pero al final, no entretendremos con la escalada y haciendo fotos y saldremos satisfechos.


Como ya conozco el camino, llegamos sin problemas y vamos directos. Copio de otra entrada del blog el acceso.

Desde San Leonardo, dirigirse hacia SªMª de las Hoyas, pasado el puente de los 7 Ojos, comenzamos una subida, y cuando parece terminar la cuesta, a mano izquierda, abandonamos la carretera y cogemos una pista de tierra, cartel informativo junto al desvío. Seguimos casi paralelos a la carretera y vamos subiendo, en el cruce, la pista cambia de color y nos desviamos a la izquierda en descenso. Pasado un gran claro, comienza a ambos lados de la pista el sinfín de cavidades. Pasado un pequeño puente, tras 1,6km desde que iniciamos la pista, aparcamos en un ensanchamiento de la pista, junto a la cavidad indicada A6 a nuestra izquierda, y seguiremos andando por trazas de sendero que parten del otro lado de la pista, (a mano derecha según venimos) hasta pasar primero por la sima MA11, y en unos minutos más, llegaremos a la Sima de los Candelones también con cartel indicador.

Acceso Cueva Candelones

Vídeo de la Cueva o Sima de Candelones:




Nos preparamos en el coche y vamos a la cueva. Sito instala. En el primer pozo de poco más de 10 metros, tiene todas los anclajes químicos. Tan sólo el último fraccionamiento tiene 6 metros verticales volados.

Entrar ya es un verdadero anticipo de las maravillas que esconde esta cueva. Por eso vienen tantos grupos y cursos de iniciación a esta cavidad. Todo el techo de la primera sala está cubierto de una infinidad de pequeños macarrones colgantes. Cómodamente cruzamos la sala por la derecha para acceder por una "ventana" a la continuación. Accedemos a otra sala más modesta, donde destaca una columna gruesa y un pozo a la izquierda, que bordeamos y dejamos para otra visita. Las paredes siguen repletas de formaciones.



Sito instala la bajada del primer pozo con 4 fraccionamientos sobre químicos.



La vegetación impide ver la forma de la boca, que destaca más a través del gran angular.





Desde que entramos la cavidad está repleta de formaciones.


Estas fotos son de diciembre que estuve dedicando un rato a la sala de entrada.







Por una ventana, a la derecha, continua la cavidad.

La ventana.

Foto de la ventana desde el otro lado. Foto de agosto de 2020.


Pasada la ventana se accede a la cámara del P15.


P15 pendiente de visitar, no sé si merece la pena bajar... 
El P15 se rodea por la derecha.
El techo de esa sala está lleno de "macarrones"....





Pasado el pozo, tras una ligera elevación, empezamos a bajar y ya vemos el final de la cavidad. Si encendemos a tope los frontales, podemos ver un techo profusamente concrecionado hasta el final de la cavidad. Que iremos a visitar más tarde. Para muchos, llegar hasta aquí será suficiente.

Para muchos, llegar hasta aquí será suficiente.


Solo poder ver esto ya merece la pena. Se intuye una nutrida población de murciélagos


Nosotros equipamos un pequeño rapel en dos long-life que hay tras una piedra para salvar un pequeño destrepe. Es sencillo, pero ya que está montado, mejor bajar asegurados. Bajada la rampa, entramos a un pequeños caos de grandes bloques. Allí la continuidad está bajando un pequeño tubo seguido de una rampa. Hay casquillos de spit para instalar, pero si nos movemos con soltura por estos terrenos, no es necesario. 

Instalamos en dos long life una cuerda de seguridad.
Destrepe asegurado



Bajando por debajo del caos de roca.
En una visita anterior monté cuerda, pero si te manejas con habilidad, no es necesario proteger.

De la rampa, parece que termina la cavidad, pero si subimos, llegamos a un "balcón", donde un pequeño pasamanos hace de "barandilla". Monto el descenso de unos casquillos que hay a la derecha. Bajada la rampa, instalo en esta ocasión por la izquierda (mirando hacia abajo), lo que requiere de otro fraccionamiento para bajar en vertical los 10 metros que bajan al suelo ("se podría/debería" montar otro fraccionamiento más, pero no lo veo necesario, y por pereza, no pongo otra chapa a pesar de haber casquillo). En otra ocasión bajé por la derecha, en rampa, también posibilidad de fraccionar, y creo que es más cómodo y rápido al hacer siempre pie en la pared. 

Vistas desde "El Balcón"




Bajada al pozo final. Se observa casquillo a la izquierda.

Montamos en unos spits el inicio de la cabecera desde el Balcón.

Con otro fraccionamiento bajamos hasta abajo.
 Aunque se podría hacer otro fraccionamiento.

En otra visita anterior bajamos por el otro lado, en rampa.


La continuidad por "El Parto" es muy estrecha y creo que no merece la pena, o quizás sí?.

Una vez abajo, descartamos seguir por "El Parto", un pequeño agujero que fue mínimamente agrandado, y que permite llegar a la parte más profunda de la cavidad, en la cota -49m., pero que no aporta mucho interés y es laborioso de pasar.

En esta ocasión, nos planteamos hacer la escalada, para contemplar las formaciones del final de la gran sala en su parte superior, que nos han contado que merece la pena, y vaya que sí. Sin embargo, no pensábamos que serían tan laboriosa y, sobre todo, tan expuesta. Creíamos que estaría equipada toda la progresión, pero no es así. Sito  se pone a la faena ( y menos mal, yo no hubiera arriesgado tanto y me habría bajado). Sito le echó mucho coraje y valentía. Tras un primer casquillo de spit, se alcanza un parabolt, que se mueve de forma inquietante. Luego otro spit, que costó roscar. Y  a partir de aquí, nada hasta la columna vertical de la izquierda. Sito consigue pasar un cordino largo por un puente roca, y quita un metro de caída. Luego hay que hacer la travesía a la izquierda, fácil pero expuesta. En la columna hay un cordino de Kevlar. Después, con cuidado y estribos, se alcanza el siguiente spit en la vertical. Un poco más alto, hay otra chapa verde, pero que da más miedo que confianza. Así que hay que echarle coraje para alcanzar el siguiente spit más arriba a la izquierda. Y desde allí, la nada... empieza la rampa más tumbada, pero aún hay que darse tres pasitos. Sobre todo el primero tras el spit y otro al salir del tobogán hacia la izquierda. Sito puede empotrar un nudo entre dos columnas y luego otro puente roca para asegurar el cambio de dirección. Pasado este punto, ya es más fácil, pero la posibilidad de caerse existe, y hay una caída peligrosa. Arriba tampoco hay nada equipado para asegurar, y le toca improvisar, ya que hacemos justo de cuerda con 33 metros. En resumen, escalada laboriosa, y si bien, no muy difícil, es muy peligrosa. 

Sito empieza la subida.





No es una escalada fácil.


A partir de ese punto, sin seguros.



Seguros de fortuna.

Puente roca, ahí hay un pasito también...



Ahora hay que subir "a pelo" para ver lo bonito.


En estos sitios, te cuestionas, ¿es mejor garantizar la seguridad, o preservar que sean pocos los que accedan a la parte superior?, bellamente concrecionada, a la vez que frágil... debate servido.

Merece la pena subir...


















Mientras subo desequipando, Sito recorre la parte superior, y localiza el descuelgue para bajar, que no es muy evidente ni fácil de localizar.

Cuando llego, subimos a ver lo que hay allí arriba. Flipamos con tanta belleza, merece la pena. Unas fotos y bajamos. Para la bajada, calcular no menos de 33 metros de cuerda, hay más de 15 metros verticales.



Bajando, al fondo se ve el balcón.


Subimos el pozo  de 10 metros, y alcanzamos la barandilla.  Sito viene desequipando. Solo nos queda bajar hacia el tobogán, que se remonta fácilmente. Pasado el tramo inferior del caos de bloques, subimos hasta la cabecera de los long-life, que por la derecha es una fácil trepada. Mirada atrás, y nos despedimos de tanta belleza. Cruzamos el pozo de 15 de la columna que dejamos para otra ocasión y salimos para afuera. 

Sito viene desequipando.





Pozo de salida.



Quiero agradecer un pequeño detalle de un gesto de gran nobleza. Cuando salimos del coche, llegaba otro grupo que nos vieron salir hacia Candelones. Cuando terminaron su exploración, y vieron que nuestro coche seguía aparcado, les extrañó tanto rato para una cueva tan fácil y corta. Y se acercaron hasta la misma boca, a ver si teníamos algún tipo de problemas. Por suerte, coincidió que estabas saliendo en ese mismo instante. Muchísimas gracias a la gente del GER, de Aranda de Duero, por su detalle, sin conocernos, y se preocuparon por nosotros. Me ha recordado este otro gesto entre montañeros. Menos mal que quedan personas de verdad. Casi igual que los que estos días celebran botellones sin importarles el resto de la gente.







Otros enlaces interesantes:

 - Reseña Candelones del Alto Duero, el club de espeleo soriano

- Fotos muy chulas de la cueva: De Conrado Ángel en Soria Espacio natural

Espelokandil: Reseñas de más cuevas sorianas.

Boletines del GET: Nº2 Monográfico del Cañón del Río Lobos del GET  y Nº 8 artículo.

- Visita anterior en agosto 2020


No hay comentarios:

Publicar un comentario