miércoles, 1 de octubre de 2014

Belvedere de Lescún

13 de Agosto de 2014

Belvedere de Lescún, y alrededores.


"Batallita" retrasada de este verano.  Después de dos días por el pirineo francés, (en breve contaré mi aventura por el Gran Barbat) ya de vuelta hacia casa, tenía en mente subir a vivaquear al Pic de Anie desde Laberouat, pero el tiempo no acompaña, y toca improvisar, en un pequeño momento de tregua, con lluvia ligera, recorro este bonito sendero que había visto indicado muchas veces pero que nunca lo había visitado.

Se trata de un pequeño recorrido de menos de 5km y 350 metros de desnivel, que parte del centro del pueblo de Lescún, y que permite disfrutar de un agradable paseo con unas vistas mas que interesantes. El balance Esfuerzo/Recompensa del todo favorable, al menos yo lo recomiendo, para una tarde o hueco tonto.


Espectacular sendero entre helechos en el "Belvedere" de Lescún.

Balizado al mas puro estilo francés, bien indicado y coqueto, nada más salir del pueblo se llega al Kiosko, donde hay un mirador cubierto, donde su puede enlazar con la parte alta de esta vuelta, o continuar el sendero marcado, que es lo que hice yo.

Poco a poco, empieza a ganar desnivel, pero el sendero entre helechos recién cortados y las vistas atenúan el cansancio, y voy mas que animado corriendo y disfrutando como un enano. Tras un larga diagonal muy estética, con vistas espectaculares en la vertical de la carretera, comienza a ganar desnivel de forma más importante.  

Dejo el desvío que se introduce hacia el bosque de Barlattet y Anistch (al que habrá que venir a conocer este otoño) y empiezo la subida por la Cresta de Ourtasse, buen sendero que se adentra en el hayedo, delicioso, pero con tramos tiesos, que me impiden correr todo el rato. Al final la subida es corta y llego al mirador, que estando bien, como el día estaba cubierto, no me pareció tan espectacular como la diagonal entre helechos. Pierdo un poco de tiempo intentando bajar hacia el bosque de Barlattet, pero al final las sendas se pierden, vuelvo al Mirador, observo la bajada directa que desciende hacia el Kiosko, pero prefiero bajar por la senda normal del Belvedere, más suave. Por desgracia, la lluvia vuelve, es fina y no molesta, pero resta visibilidad y convierte la bajada sobre hierba y césped en un auténtico ejercicio de malabarismo para no caer al suelo (a alguno que adelanto en la bajada, veo que no tuvo tanta suerte, y lucen rastros de haber probado el suelo en sus pantalones).

Pasado el tramo mas inclinado y resbaladizo, se coge una pista que conduce a la carretera que sube a Laberouat, para abandonarla rápidamente por otro sendero que nos lleva al interior del pueblo y punto de inicio.


 El recorrido marcado en rojo.

El recorrido visto desde Lhers otro día del de la carrera...






Le Belvedere: El Mirador

Todo perfectamente señalizado.

Sendero que invita a correr.

Parece que el día se arregla....

el Kiosko

Sendero entre helechos cortados.

Hay algún paso con algo de ambiente, pero la anchura del sendero no presenta problemas.

el sendero es una chulada.

Ya casi al final de la diagonal


La bifurcación. Empieza la cuesta.

Puro deleite correr por aquí.

La Cresta de Ourtasse.

El llano de Lhers y el sendero desde la cuesta.

El hayedo de la subida.

Algún cacho es durete para correr....
Lescún desde el Mirador y la lluvia que llega.

Comienza la bajada bajo la fina lluvia.


Toca "ponerse las pilas" para un descenso mas que resbaladizo.
La bajada vista al atardecer.



El recorrido sobre el mapa. 


Mapa Belvedere de Lescún. En Azul un posible duro atajo.

La excursión marcada de 1h30' queda reducida a 39 minutos corriendo con fotos. Del todo recomendable.

Paso el resto de la tarde viendo llover y haciendo tiempo y fotos, ya que subir al Anie a dormir no va a ser posible de ninguna forma por la lluvia.


Al mal tiempo, buena cara... autorretrato en la terraza del Refugio de Laberouat.

Tarde lluviosa, imposible subir al Anie.


El pueblo de Lescún merece una visita con calma.










Lescún

Refugio de Laberouat después de la lluvia.





Nieblas en el llano de Bedous al amanecer.



Queda claro lo mucho que me gusta este sitio, así que no tardaremos en volver...


El Gran Billare, próximo objetivo, empequeñece al Anie sobre Lescún.


Un pequeño vídeo de esos días por el valle con mini trozos de Timelapse, no vale mucho, porque entre el aire y un problema con el trípode, no hubo forma de estabilizarlo...



Mirador de Lescún, Pene Blanque + Pic Narbissat desde Cette.

Domingo, 7 de Septiembre de 2014

Mirador de Lescún, Pene Blanque desde Cette.  .


Tras la larga jornada del día anterior, aún nos quedaban ganas de hacer algo más, pero Lorenzo tenía que volver a currar el domingo nada mas comer, así que solo disponíamos de la mañana para hacer algo corto, y apostamos por descubrir algo nuevo. El Mirador del valle de Lescún, una grata sorpresa que nos dejó buen sabor de boca.

La excursión parte del pequeño y coqueto pueblo de Cette (700m.). Para llegar a él hay que desviarse desde la carretera que baja del Somport, en el pueblo de Cette-Eygun, y subir unos pocos km.


Mirador del valle de Lescún

Parking a la derecha de la entrada del pueblo, todo muy cuidado y muy cuco. Perfectamente indicado. Por delante un paseo de algo más de 3 km (1h30') y poco más de 400 metros de desnivel.

Entre que tenemos poco tiempo, y que el terreno invita a ello, propongo a Lorenzo subir corriendo, y aunque de entrada él no es muy de correr por el monte, se anima y vamos corriendo donde se puede y andando por lo muy empinado.

El recorrido es muy agradable, y permite ir cambiando de bosques (de robledal a hayedo) y de vistas, conforme vas subiendo pasar de ver el valle del Somport, a la primera zona del Circo de Lescún (Labigouer-Bricotou en el llano de Lhers) y poco a poco la zona central de Ansabere, Lhurs, y finalmente el Anie.

Tras 45' de marcha ligera, llegamos al final del itinerario marcado. Aunque la senda se llama Peneblanque, el sendero termina en el collado de Peneblanque (1130m.) al pie de dicho pico, cuya ascensión, no se ve imposible, pero sí laboriosa y algo expuesta, por lo que renunciamos a ella.


Punto de Salida, bien balizado....

Comenzamos andando...

 ..pero el sendero invita a correr...
Convenzo a Lorenzo para ir corriendo un poco...


Un placer recorrer este sendero entre helechos y robles. Gran Billare al fondo.

Carrera de placer

Ya vemos el final, el collado.


Últimos metros.



1º probamos a subir, pero pronto desistimos.

Momentos de placer y disfrute.


Vistas del valle de Lescún.


De regreso, en un cruce indicado, (cota 1000m.) mientras Lorenzo va bajando tranquilamente, yo subo hacia otro mirador indicado como la Montaña de Esque, Pic Narbissat (1233m.) pasando primero por la Cabaña de Sabas, (en buen estado y en un rincón idílico). 





Este segundo sendero termina en otra roca blanca, con vistas muy similares a las del mirador anterior, pero desde un centenar de metros más arriba. Se pueden "perdonar"... estos 20-30' minutos de más, aunque sí recomiendo subir a ver la Cabaña (Menos de 10').


Billare y Anie, por encima del pico y collado de Peneblanque.

Bosque de hayas subiendo hacia el Narbissat.

La primera parte del sendero es muy chula.





La Cabaña de Sabas.

Sencilla pero agradable. 

La Cuesta es mas que importante por arriba.




La meta se acerca, es el Collado y Pico de Narbissat.







La Cabaña en el descenso.

La zona merece el esfuerzo para llegar hasta el entorno de la cabaña.

Carretera del Somport- Eygun.



Merendero al incio/final del sendero.

Con mi recorrido extra, que supuso unos 230 metros más de desnivel, subir y bajar corriendo, me llevó 1h45' con fotos, paradas y tramos andando.


el recorrido en el mapa 1:50.000

el recorrido en mapa 1:25.000
El recorrido visto desde Lhers.

El recorrido visto desde Lescún.


Tras el bonito paseo nos cambiamos y ponemos rumbo a casa con una sonrisa de satisfacción por haber encontrado este bonito recorrido, y encima dejamos abiertas nuevas posibilidades para recorrer en breve por el bosque de enfrente, Foret de Anitch.



Pequeño Resumen en vídeo....







En breve, otro paseo retrasado por Lescún, su Belvedere, otra breve joya del todo recomendable.