miércoles, 21 de septiembre de 2016

Barranco del Congosto de Obarra

3 de Agosto de 2016


Barranco de Obarra, un desfiladero para deleitarse.


Tras bajar de vivaquear en el Eriste Sur , retomamos fuerzas en Castejón de Sos y por la nueva carretera que cruza desde Campo por el sur del Turbón nos vamos hasta el congosto de Obarra.

El Barranco del Congosto de Obarra es una joyita geológica, un magnífico desfiladero un tanto olvidado, al que pocos acuden a conocer, quizás por su brevedad y lejanía... La zona es hoy más conocida además de por el monasterio románico lombardo, por la Ferrata Croqueta de Obarra, pero también es interesante el sendero que recorre  a media altura este desfiladero. 


El trabajo erosivo del agua nos ha dejado este maravilla.


Lo malo es lo difícil de combinar las cuatro actividades... la visita cultural no siempre está abierto, la ferrata mejor en primavera, el barranco en verano, y el sendero en otoño...  cuando es bueno para el barranco hace calor para la ferrata, y cuando esta bien para la ferrata el barranco lleva mucho caudal... así que habrá que hacer varias visitas..  ;-)  
Con el calor que hacía este agosto impensable ponerse a subir la Ferreta. 

Se trata de un barranco cuyo interés radica en su atractivo geológico y visual, no tiene rápeles, ni grandes saltos, y con caudal normal, no presenta dificultades (ojo con caudal alto que se convierte en una ratonera sin escapatoria).

Es un barranco de esos para "románticos"... ésta ha sido mi segundo descenso, a principios de siglo, allá por 2001 hice un primer descenso en solitario y "a vista", pero apenas tenía unas diapositivas, y quería tener algún recuerdo en fotos digitales... 

En esta ocasión me acompaña Carlos. No es necesario combinación de vehículos, aunque si llevamos dos coche evitaremos el riesgo de cruzar los túneles andando y nos perderemos las vistas desde el arcén hacia el barranco, cada uno que valore...

Horario Coche-Coche 1h20'

Dejamos el coche después del desvío indicado para entrar al Monasterio de Obarra, en el Parking  de la Ferrata de Obarra. Avanzamos los 400 metros por la carretera y en otra zona de parking evidente sale una senda no tan evidente en fuerte descenso, nada cómodo. En 10' minutos estamos en el cauce del río. Avanzamos por el agua hasta llegar al punto en que se cierra, es momento de ponerse el traje. Hasta aquí nos ha llamado la atención la gran cantidad de algas que hay... suele ser debido al calor, al estancamiento por un caudal menor y al aporte de nutrientes inorgánicos de los pueblos de arriba (fertilizantes y residuos).

Ya desde el principio, que hay que ir sorteando pequeños resaltes, nos damos cuenta de que este barranco con caudal elevado sería algo delicado por no decir una tensión constante... sin embargo, ahora, basta con tener cuidado y no resbalarse. 

Cada vez se van acercando las paredes y el desfiladero empieza a cobrar más protagonismo, las algas desaparecen. Un primer salto, que con el caudal de hoy no ofrece problema. En general no son muy profundas las zonas de recepción, siempre hay piedras. Seguimos disfrutando del entorno hasta llegar a uno de los puntos que pueden ser conflictivos. Un resalte, que evitamos por la derecha, apartados del caudal, que cuenta con un pasamanos con la cuerdas destrozada, pero que en seco no tiene dificultad.

Seguimos y la cosa se va estrechando, y tras varios pasos entre rápidos y pequeños resaltes, llega el punto clave, un pequeño destrepe/salto. La otra vez lo hice en junio, con más agua, este era un salto a la espuma, ahora no tenia dificultad.

Por unos metros el desfiladero tiene apenas la anchura de metro y medio, pero poco después de un resalte equipado con cuerda para subir por si queremos saltar, el barranco se va abriendo, y termina lo bonito.

Después se puede continuar por el cauce, incluso llegar al monasterio, pero no lo recomiendo, es algo tedioso, nosotros escapamos a la izquierda, subiendo hacia la pared del primer túnel, hay un cordino guía para ayudarse en la subida que es muy tiesa, y luego se sale a la carretera.

Lo dicho, es un barranco para conocer, no para hacerlo muchas veces, pero que tiene su encanto si no le pedimos extras y somos capaces de valorar el trabajo del agua en este impresionante desfiladero.


la senda de aproximación pronto se verticaliza.

llegada al cauce 

invadido por las algas...

Entramos al cañón...

Empieza la fiesta... con más agua ojito...




Pequeños resaltes jalonan el cauce

la belleza va creciendo gradualmente

los "coquetos" caracoles de Obarra

llegamos al resalte equipado


Con este caudal la cuerda no era necesaria... pero prever en caso.

la cosa se estrecha y cada vez más bonito.














El paso clave, con caudal este punto intimida...




Posible salto equipado con cuerda para el acceso.

El salto desde arriba.

Vistazo atrás.

la cosa se acaba...

En seguida escapamos por la derecha hacia la carretera.



* Para hacer por al zona:


- Ferrata de Obarra: Dejo el enlace ahora de Bruno, antes dejé el de la web Deandar.
- Sendero del Congosto de Obarra. Videoreportaje del Programa Chino-Chano. También dejo el enlace a la descripción de Senderos de Aragón, que incluye el track GPS.
- Otras fotos del Barranco de la Compañía de Guías de Guara

sábado, 17 de septiembre de 2016

Vivac en el Eriste Sur

2 de Agosto de 2016


Eriste Sur desde el Puerto de Sahún con vivac en su cima.


Tras un intenso día la jornada anterior (paseo por el valle Escuaín a Foratarruego y la visita de la Cueva de Arnales) cambio de tercio y me junto con Beto y Carlos con idea de vivaquear en el Eriste Central.

Salgo del Sobrarbe sin madrugar, y tras reponer fuerzas en Ainsa, cruzo hacia Castejón de Sos donde hemos quedado. Comida ligera y con todo el calor de la tarde, nos ponemos en marcha.


Beto en el Eriste Sur.


Subimos desde Chía en un solo coche hasta el Puerto de Sahún. Hacia muchísimos años que no pasaba por aquí. Desde que hice los Eristes en travesía subiendo desde Guayente por la Aigüeta de la Val y bajando por el Barranco de Surri hacia Sahún, tenía la falsa creencia de que desde el Puerto de Sahún, el Eriste estaba un poco "regalado", pero nada más lejos de la realidad, o al menos eso nos pareció a los tres. Los Eristes son picos que hay que "ganárselos" por cualquiera de sus rutas...


16:00 Comenzamos, bajando por la pista hacia la cascada. Se pierden 150 m. de desnivel y lleva unos 40'. En lugar de bajar la pista hasta la cascada y luego remontar, también se puede ir de forma horizontal sin perder desnivel, hay alguna traza, pero no es muy cómodo, y creo que no se gana mucho tiempo. Nosotros fuimos por la pista. Iniciamos la subida, el primer repecho para salvar la cascada ya te pone en aviso de que esto no va a ser un paseo. Vamos superando desnivel de forma mas suave hasta cruzar el torrente, que viene otro duro repecho, para finalmente alcanzar primero el ibón Chico y luego el Ibón Grande de Barbarisa. 

17:45 En medio de los dos ibones. en una filtración del grande, cogemos agua en  una surgencia que filtra del ibón superior. 

Como corre el aire, el calor no es tan agobiante como al principio. Tiramos para arriba más cómodamente de lo que a primera vista parece y no se me hace largo llegar al collado de la Montañeta 

18:30 En el mismo Collado cogemos una senda hacia la izquierda, hay mojones, (yo cuando subí por la Aigüeta de la Val crucé más abajo). Se cruza en diagonal, que si vamos por la senda buena, no tiene ninguna dificultad, y eso que pasamos por una zona algo expuesta, (en invierno será otro "cantar").

Por mejor camino de lo que uno cabría esperar vamos girando hacia la izquierda entrando a una primera cuenca, dejamos algo abajo dos pequeños ibones y enfilamos hacia otra amplia cuenca que cierra el cordal que sube al pico Bagüeña o Tuca de Comajuana un casi tresmil de esos olvidados, cuya subida a parte de tiesa, no parece ofrecer dificultad, y que postergamos para otro día...

19:35 Una vez en el cordal que separa las cuencas de Bagüeñola y la de Bagüeña, hay que ir a la izquierda, a buscar el tramo de pared más corto, por donde se pasa sin dificultad, sin apenas usar las manos. Antes, parece que hay canales por las que se puede bajar, pero seguro que no merece la pena, además de más dificultad perderemos un valioso desnivel.

En la cuenca, vamos sorteando entre piedras, y nos dirigimos hacia el Eriste Sur, al que ya tenemos a la vista, y que nos empieza a seducir por aquello de estar más cerca. Salvada la distancia, toca volver a ganar desnivel y vamos remontando con paciencia entre piedras siguiendo mojones, hasta que llegamos a un punto en el que hay que decidirse, si bajar un poco y tirar hacia el Eriste Central como teníamos pensado inicialmente o comenzar a subir de forma directa hacia el Eriste Sur.  La jornada esta siendo más larga de lo esperado y hemos sufrido mucho calor al principio, y por aquello de disfrutar del atardecer con calma y no llegar justos de hora, apostamos por la opción fácil y vamos a por el Eriste Sur.

Vamos subiendo por terreno cómodo hasta que al acercarnos parece que la pared se pone tiesa, pero escondida un poco, por la derecha, hay una canal por la que se sube sin problemas.  Superado el resalte, aún queda un tramo hasta alcanzar la arista, y ya desde la antecima, solo nos queda recorrer un pequeño tramo de arista hasta la cumbre.

20:40 Conforme llegamos a la cumbre, los tres empezamos a pensar lo mismo, ..¿pero dónde coño vamos a dormir? si esto es todo bloques sin un metro de suelo plano....? Ya me pasó esto en el Gran Barbat, y tuve que abortar el vivac cimero. Siempre que vivaqueamos en una cima nos gusta hacerlo en la misma cima, si puede ser junto al mojón cimero o vértice geodésico, mejor, si  no... no cuenta como cima...

Tras recorrer la arista adelante y atrás, no terminamos de ver un sitio cómodo, y menos para tres personas... nos reconcome un poco no haber ido al Eriste Central, pero ya no hay tiempo de corregir la situación....

Beto que siempre es menos exigente con dónde echar el cuerpo, ve un sitio para dormir pasada la cumbre, uno relativamente bien, pero los tres... además no hay una mínima protección, una vuelta mal dada sobre la esterilla y ruedas al precipicio... yo no lo veo claro y decido que o veo un sitio "decente" o bajo a un llano al pie de la canal... pero al final, antes de la cumbre, encuentro un sitio que acondicionándolo un poco, se podrá pasar la noche. Carlos opta por otro sitio en pendiente, más cerca de Beto.  Tras unas labores de mover piedras y tratar de nivelar un "suelo" los tres conseguimos alojarnos en este incómodo pedregal granítico.

La meteo para hoy es tan estable que no hay ni nubes, y cuando no hay nubes, pues es menos bonito, (el caso es protestar, si hubiera nubes, diríamos que son amenazantes..). Para compensar las vistas son excelentes, sobre todo hacia Maladetas-Aneto, y hacia el vecino Posets-Espadas. 

Noche agradable, sin viento ni frío, disfrutamos del amanecer y con calma nos vamos para abajo, que este recorrido es largo, Beto tiene prisa y Carlos y yo queremos aprovechar la tarde para hacer el Barranco de Obarra.



Mapa del recorrido realizado. Se hace largo...

Del Collado de Sahún bajamos hasta la Cascada de Prats

Arranca la subida hacia los Ibones con un repecho duro.

Luego la subida es más llevadera


Vamos a la surgencia/filtración a coger agua. Foto Carlos ©

Una vez en el ibón de Barbarisa, vamos a por el collado. Foto Carlos ©

LA subida fue menos dura de lo esperado. Foto Carlos ©


Llegando al Collado de la Montañeta. Foto Carlos ©


Hacia el Aneto. Foto Carlos ©



Desde el collado seguimos una vira a la izquierda, un primer tramo algo expuesto.

Después senda sin problemas.

Por pedregal no incómodo vamos hacia el cordal que sube al Pico de Bagüeña o Tuca de Comajuana.

Para bajar hay que irse totalmente a la izquierda

Ya tenemos a la vista a los tres Eristes.

Si acertamos con el paso no tiene complicación.

El paso al pie de la Tuca de Comajuana

La pereza y la hora nos hacen apostar por el Eriste Sur. Vamos de frente en busca del paso. Foto Carlos ©



Una canal permite subir sin dificultad.




La canal vista desde abajo. Foto Carlos ©


Por arriba, nos queda aún terminar la arista.

¿Dónde vamos a dormir? no hay ni un sitio plano...

Beto y Carlos se colocan unos metros pasada la cumbre.

Y yo recalo en una brecha unos metros antes de la cima

Y una vez acomodados a disfrutar del atardecer.

Hacia Espadas-Posets  

Al fondo el Perdiguero



Maldito - Aneto - Tempestades


Maladetas Aneto al atardecer

Hacia Pineta y las Tres Serols, futuro colchón de otra noche de sueños.





Amanecer 

Sin nubes, no se pudo hacer nada interesante, pero ahí un corto video con más de 500 fotos del atardecer y del amanecer...






La esterilla "pinchable" fundamental para poder dormir en suelo irregular.






Primeras Luces hacia Monte Perdido y Punta Suelza.


Antes de que aprete el calor nos vamos para abajo.








Retornamos por donde hemos venido sufriendo los calores de este agobiante verano y eso que salimos temprano. La bajada nos llevó 3h15', por las 4h 30' que nos costó subir.


Por la tarde, Carlos y yo aún nos fuimos hasta el Congosto de Obarra, donde hicimos ese coqueto barranco desfiladero., pero eso ya es para otra entrada...