miércoles, 29 de febrero de 2012

Pic de Anie con esquis desde Laberouat

26.Febrero.2012

Pico de Anie desde Laberouat con esquí de travesía.

Espléndida jornada con vistas de primera y esquiada de segunda!

Nacho y César en los metros finales hacia la arista cimera. Debajo el Circo de Lescún inhundado por el mar de nubes.


Por fin consigo sacar a Nacho de casa (convaleciente de mil y una enfermedades y calamidades), arrastramos a César (que tb viene de un periodo de inactividad) y yo, que poco a poco voy intentando coger forma. El sábado después de comer,  marchamos los tres sin rumbo definido, hacia alguna actividad no muy ambiciosa. 


Eso sí, marchamos a la France! en busca de nieve, porque en las caras sur, el sol esta haciendo estragos!


La idea inicial era probar fortuna en el valle de Lhers con el Labigouer o el pico de Arlet. Pero en el Labigouer vimos poca nieve para hacer su travesía, y para ir valle arriba, al pico Arlet, la carretera solo esta limpia hasta la última Gite d'Etape, por lo que tocaba una buena remada!!!. Nos lo pensamos mejor y nos cruzamos al otro lado del valle, y marchamos hacia Lescún. Donde la carretera esta limpia hasta Laberouat. El nuevo objetivo será el Anie.


Dormimos en el refugio de Laberouat, dónde coincidimos con otros grupos que tienen el mismo objetivo.


Al despertar, nos encontramos con uno de los típicos mares de nubes que suelen cubrir Lescun. Ante semejante estampa, el desayuno se alarga inevitablemente, y somos de los últimos en salir...


Vistas desde la terraza del Refugio. Al fondo destaca el Labigouer
La subida al Anie desde Laberouat no es que sea una gran esquiada, sobre todo por el bosque del principio, pero si ofrece unas vistas de primera, si encima hay mar de nubes... no se puede pedir mas! La nieve estuvo muy cambiante, buena por arriba, rara a la sombra (costrilla no muy mala) y muy pesada al sol.  Para esquiadores "paquetes" como yo, pues mas trámite que placer, pero muy satisfecho de la salida. Es una ascensión relativamente corta, de unos 1000m. de desnivel, pero que como nos la tomamos con mucha calma, aún nos llevó unas horas.


El Billare, desde el inicio de la senda.


Arrancamos por el bosque, donde la  nieve abundante, ha dejado de estar polvo como días atrás. La primera parte de la excursión discurre por sendero, en medio de un idílico hayedo, que ahora con sus subes y bajas se muestra menos agradecido que en otoño.
El bosque se esquía con continuidad de nieve salvo dos puntos, donde afloran rocas, junto a una gran colada producida por estos calores.



César por medio del bosque, donde hay muuuucha nieve.

El majestuoso Midi d'Osseau
Salimos del bosque, y llegamos al refugio de pastores, allí hay menos nieve, pero no tenemos que descalzarnos y subimos sin problemas. Con este sol.. no sé lo que durará esta continuidad de nieve... 




Llegando al refugio de Cap de la Baigt, encima el Collado del Pas d'Azuns.


Poco a poco, el dia que a primera hora amanecia con nubes en las cimas, se va arreglando, y el sol nos calentará, y de no ser por el aire, hubiéramos tenido un dia extraordinario.




A la marcheta vamos tirando para arriba... y nos alcanza un grupo de vascos.








En seguida llegamos al llano previo al casquete cimero, donde el aire sopla un poco y aparecen algunas placas de hielo. Desde el llano es posible abordar la subida del Anie tanto por el Este como por el Oeste. Nosotros lo hacemos por la izquierda (Este) y los vascos por la derecha (Oeste).


Añadir leyenda


Nosotros tendremos que dejar los esquis y calzar crampones. Ellos consiguieron llegar hasta la cumbre sin descalzar!






Al llegar al collado, nos juntamos con el grupo numeroso de catalanes que han ido abriendo huella...





Con este hielo... mejor con crampones, y de los de verdad, que este invierno no esta para tonterías de aluminio!


Foto cortesía César Aliaga.




Tenemos que superar un pequeño paso vertical antes de ganar la pala que conduce a la sencilla arista cimera, donde coincidimos con mas gente que viene desde la Pierre de St Martin.


Nacho y César en el corto resalte vertical.

Terminando la arista que conduce a la cumbre con unas vistas inmejorables.


En la cima hay mucha gente, sobre todo los que han subido desde el oeste, desde la vertiente navarra. Echamos un bocado y para abajo, que nos espera la esquiada.


Nacho inicia el descenso. 




La esquiada no fue tan maravillosa como nos hubiera gustado, lo mejor la primera parte, sobre nieve buena, dura, pero con algo de polvo por encima. 


Foto cortesía César Aliaga.




Después fue un ir cambiando entre nieve húmeda, pesada, con costras suaves a la sombras. Y el bosque, que fue menos incómodo de lo que pensábamos. Algunos pusieron focas para volver, yo con mis rayados esquís, no hizo falta, y pude deslizar en las cuestas abajo!




Al final, muy contentos de una actividad tan agradable, en ese pirineo que no está tan lejos al otro lado de la frontera!


Estupendo ejemplar de haya cerca del pueblo de Lescun.

Os pongo un pequeño vídeo de la ascensión, no quedó gran cosa, un poco movido, pero bueno, para hacerse una idea sirve. Sólo es de la subida. Del descenso nada, en el tramo bueno se me escaparon los compañeros, y luego guardamos la cámara....!



3 comentarios:

RUBEN dijo...

Y yo que no conozco ese sitio......Cuánta nieve queda por ahi no?.
Saludos,

Iñaki dijo...

Leer tus crónicas y entrarme ganas de calzarme los esquís a disfrutar valles y montes desconocidos, es todo uno, David!!!
Y x lo q leo ya debes estar de nuevo en forma porque las subidas de 1000m ya te vuelven a parecer poca cosaaa!!

David dijo...

Pues me temo q la de mañana te la vas a perder! Y lo mismo te va a pasar cuando veas las fotos de la ultima cueva visitada...