miércoles, 10 de abril de 2013

Escapada Milanesa

4-8 de Abril de 2013

Por tierras italianas: Milán y Bérgamo.



Esta Semana Santa lluviosa, con Maria José, hemos aprovechado para escaparnos a conocer Milán. Una ciudad cosmopolita. No tiene algo que destace sobre otras ciudades, pero con un poco de todo, da un resultado interesante. Quizás, lo cuidados y bien presentados de la mayoría de los escaparates ha sido de lo que mas nos ha llamado la atención.

Puestos a recomendar algo, sin duda, un paseo por la zona de Navigli, unos pequeños canales donde se concentra la Milán de los Bohemios, artistas y demás iniciativas culturales.

Por la zona de Navigli


La lluvia nos estropeó un poco el viaje, descartando visitar el Lago Como. (para otra!)

También tuvimos un poco de tiempo para recorrer Bérgamo, que ya lo conocíamos, pero cuya parte alta de la ciudad es del todo recomendable.

Algunas estampas de nuestro viaje...

4/abril/2013. 
Volamos desde Zaragoza a Bérgamo con Ryanair por 40€/persona sin equipaje.

Al llegar toca esperar un poco, bus hasta Milán, donde tarde y algo cansados, aparecemos en la Stazione Centralle de Milano, y desde allí, por fin llegamos, a pie, hasta nuestro Hotel Club Milano, modesto pero suficiente. La primera noche nos regalan la habitación pegada al ascensor (creo que era la 202, una tortura, al día siguiente nos cambiaron).



5/abril/2013. 

Nos levantamos con energía, y nos recibe un Milán lluvioso y gris, pero no importa, Ponemos buena cara y vamos al centro de operaciones de la Maratón de Milán, que es ese fin de semana, el Palacio de Congresos Regione di Lombardia, Piazza Cittá de Lombardia, un curioso edificio.

Palacio de Congresos Regione di Lombardia

 Maratón de Milán

Después recorremos la zona de la Plaza Cavour, Manzoni,




Los escaparates de las tiendas, estaán más que cuidados....





... y después al Teatro de la Scala.








Después entramos a las Galerias Vitorio Emmanuelle, una delicia....



Galerias Vitorio Emmanuelle



De las Galerias Vitorio Emmanuelle, salimos hacia el Duomo de Milán, otro de los puntos fuertes de la ciudad.

Colas para entrar al Duomo, delante de las Galerias Vitorio Emmanuelle

Interior del Duomo





Después del Duomo, toca reponer fuerzas, comemos un rico rissotto y una berenjena rellena y reemprendemos la marcha. Por la Vía Dante, contemplando mas escaparates, hacia el Castelo Sforzesco




Castelo Sforzesco

Castelo Sforzesco.
Aguja e hilo, en homenaje a la Alta Costura de Milán.

Después, nos vamos hacia la Iglesia Santa Maria de Gracia, donde se encuentra el Cenácolo de Vinci, el fresco de "La última cena" de Leonardo, hay que sacar entradas con mucha antelación, pero nos acercamos a probar fortuna sin éxito....


 Vamos en busca de unas cuantas iglesias más (San Ambrosio) y ya volvemos hacia el centro.





De regreso fotografiamos el Duomo y la Galeria Vitorio Emanuele de noche...





Para finalizar la jornada vamos en busca de un restaurante que nos han recomendado, la pizzeria Maruzzella, donde pedimos una de las especialidades de la casa, una pizza de de berenjena caramelizada, buenísima!!! Local muy concurrido por los milanenses, donde cuesta encontrar sitio, de precio razonable. Allí coincidimos con el jugador del Balonmano Aragón, Demetrio Lozano y su mujer, con los que compartimos una agradable velada.

pizzeria Maruzzella, Milán.

Horno de Leña 



6/abril/2013. 

Comenzamos la jornada acercándonos a visitar la Estación Central de día, que la primera noche cuando llegamos, cansados, no había ni luz ni fuerzas para dedicarle tiempo.


Dimensiones enormes y majestuosas 



Después nos vamos a un cercano mercado al aire libre. Siempre nos gusta ver los productos y comparar precios con los nuestros... Nos llama la atención la cantidad y variedad de alcachofas....





También hay una pequeña parte dedicada al textil, y Mariajo encuentra alguna que otra cosa interesante.

Desde la Estación Central, nos vamos en tranvía hasta la Porta Genova, y de allí andando a conocer una zona de la ciudad interesante, los Canales o Naviglio de Milán.

Vamos a un restaurante italiano que nos han recomendado en la zona, la Trattoria La Magolfa, y después de comer bien, damos un mas que agradable paseo por esta zona cargada de magia, arte y llena de bohemios rincones.










Tras disfrutar de un helado y una tarde mas que agradable, dejamos la Zona de Naviglios, y nos vamos a conocer la zona comercial de Porta Ticinese., y de alli a la Basílica de San Lorenzo.







Después continuamos hacia el centro de la ciudad de nuevo, pasando por el Duomo de nuevo, para verlo con otras luces, disfrutamos de lo poco que queda de tarde antes de cenar.



Torre Velasca

El Duomo nocturno

Cenamos cerca del hotel, para descansar un poco y preparar nuestro último día por Milán.


7/abril/2013. 

Comenzamos visitando el tejado del Duomo, a la vez que vemos pasar la Maratón.









La visita de los tejados del Duomo ofrece buenas vistas, pero igual esperábamos algo más....Continuamos por la plaza Mercanti, y después al





Salimos por la Vía Dante hacia el Castillo Sforcesco, hoy con sol, mucho más majo...





Antes de comer entramos al Museo Arqueológico de Milán (no le encontramos gran atractivo) y a la Iglesia de San Maurizio al Monastero Maggiore, este último si que merece la vista, además es gratis, tiene unas pinturas verdaderamente extraordinaria, dedicarle un tiempo es aconsejable.

San Maurizio al Monastero Maggiore,

San Maurizio al Monastero Maggiore,

San Maurizio al Monastero Maggiore,

San Maurizio al Monastero Maggiore,

Desde allí, nos vamos al Cementerio Monumental de Milán, que sin ser una maravilla, resulta curioso... no es un imprescindible, con mausoleos realmente curiosos, si tienes tiempo....

Cementerio Monumental de Milán

Cementerio Monumental de Milán

Cementerio Monumental de Milán

Cementerio Monumental de Milán




Apuradas las últimas horas por Milán, cogemos un tranvía que nos devuelve a la Estación Central, recogemos la maleta en el Hotel y nos vamos en bus para Bérgamo.



En Bérgamo ya habíamos estado, pero su casco antiguo en la parte alta de la ciudad merece otra visita.

Funicular que sube a la parte alta de Bérgamo








En Bérgamo sólo disponemos de esa tarde, así que bajamos a cenar a la parte moderna, por donde hay una feria alimentaria. Cenamos en el restaurante la Ciotola que ya conocíamos, y nos vamos para el Hotel BG (económico y sencillo), y nos preparamos para el madrugón de vuelta a casa. 




Por la mañana, a las 5:30, junto a la farmacia, cogemos el bus que nos lleva hasta el aeropuerto, y de allí avión y a casa, tras cuatro días más que aprovechados.

No hay comentarios: