Vistas de página en total

sábado, 8 de enero de 2022

Cara Norte del Almanzor- Gredos

Domingo 2 a Martes 4 de enero de 2022

Cara Norte del Almanzor.


Empezamos el año con un golpe de suerte, porque improvisando en el último momento, nos salió todo redondo. Para empezar el año teníamos pensadas varias travesías con esquís, desde la vuelta al Perdido, al Vignemale, al Balaitous,... pero conforme se acerca la fecha la gente se descuelga y solo quedamos Beto y yo. Planificamos una particular Vuelta al Perdido con dos noches y en autonomía. Pero en el último momento, Beto ve un post en el que dicen que la Norte del Almanzor está en condiciones, algo justas pero factible. Yo que había visto un vídeo unos días antes pensaba que no estaba bien, pero ir a conocer sitios nuevos siempre mola, así que cambio de planes, guardamos esquís y sacamos los piolets. A retomar el alpinismo, tras mucho tiempo sin trepar de verdad, lo último la Noroeste de la Pala de Ip. Inevitablemente nos acordamos del pobre Fernando.

Tras el largo viaje llegamos a Gredos a media mañana. Pasamos por caja en el chiringuito de la barrera de acceso a la Plataforma de Gredos 3€/coche y aparcamos en la Plataforma. Día espléndido, gente, pero tampoco mucha para ser domingo, quizás por ser la hora de comer. Preparamos mochila, más pesada de lo habitual, hacía días que no salíamos con cuerdas. Aunque es una ruta relativamente sencilla, llevamos material para escalar casi como si fuéramos a las Droites

Pinchando hielo en la Norte del Almanzor



Para Beto es su primera visita al macizo, yo he estado en dos ocasiones, pero hace mucho, y ninguno hemos subido al Almanzor, uno de los techos de España, y le tenemos muchas ganas desde hace tiempo.

Hacemos la aproximación clásica por Barrerones, en manga corta y sorprendidos de ver tan poca nieve. Casi llegamos al refugio sin pisar apenas nieve. Hay un par de fuentes en el camino que nos permiten ir sin agua y no cargar peso extra. Muy tranquilos, haciendo fotos y sin ninguna prisa, llegamos al refugio en  2h10'.

Salimos bien cargaditos.



Aproximación en manga corta

Alucinante el camino empedrado, cuanto esfuerzo de mucha gente...

Ya vemos el Almanzor y muy poca nieve.
Toda la nieve que pisamos antes del refugio.




Las fuentes ayudan a no llevar agua.

Cielo enladrillado, en 48h remojado, y se cunplió.





Tarde espléndida, fresca pero sin aire.



Norte del Almanzor bastante seca. En discontinuo los tramos que evitamos.


Refugio de la Laguna Grande, cambió su nombre en 2017


Para nuestra sorpresa, estamos casi solos. Como tenían el teléfono satélite estropeado tuvimos que hacer la reserva por correo electrónico y no sabíamos cuánta gente podría haber. Pero fue un puntazo llegar y ver que vamos a ser 4 personas, más el guarda Hugo, (muy majo) y un guía, Saúl, un crack. y muy cercano.

Casi solos en el refugio.





Por la mañana, tampoco madrugamos en exceso, no queríamos salir de noche porque no conocíamos la ruta. De hecho, nada más salir, nos fuimos hacia el Ameal de Pablo, y tardamos un poco en ver que no íbamos hacía el Almanzor. Rectificamos a tiempo y ya sin perdida, vamos hacia la evidente canal que conduce a la Portilla del Crampón. En su base, pasada la Hoya Antón, nos ponemos los crampones. La nieve esta muy dura, y el terreno en seguida coge inclinación. Por fortuna, los crampones agarran perfectamente y se sube con comodidad. La  ruta es bastante evidente, y tras subir buena parte de la Canal de la Portilla, nos desviamos a la derecha a buscar la cara Norte. Salimos un poco más altos, y tenemos que destrepar unos metros, pero luego cómodamente llegamos al pie del primer largo de la Norte.

Bonitas luces al amanecer

A priori parece que no hay condiciones.

El perro que fuma.

Los tres hermanitos y el perro.

El Almanzor desde la Hoya Antón.




Crampones y para arriba. Nieve bien durita.


La Mira al fondo.


Salimos mas altos y tuvimos que bajar.

Bordeamos hacia Norte.

Algún "jerifalte". Tuvimos espectadores desde el cielo, con hicieron un rodeo completo.





Tras 2h de cómoda aproximación, nos preparamos. Estamos alucinando. !0:30 de la mañana, sin aire, temperatura ideal y SIN GENTE!!! dudamos si a primera hora ha podido entrar una cordada porque vimos frontales mientras desayunábamos, pero ya no los vimos en todo el día, así que como la vía es corta, no hay nadie, y buena temperatura, nos lo tomamos con calma disfrutando el momento. No usamos ningún tornillo y los fisureros en esa roca van genial.
El primer largo lo ataca Beto, tras una entrada tiesa en hielo, se hace mejor de lo que parece, y un segundo paso más arriba para superar un bloque me parece más duro. Luego campa de nieve y hasta el pie del diedro del 2º largo.
El segundo largo está con muy poca nieve, mas de dry tooling, apenas tiene hielo. La noche anterior, Saúl nos comentó la posibilidad de evitar ese corto tramo por la derecha y volver después, y así lo hacemos. Se podría haber subido rectos, pero... no vimos necesario forzar y cómodamente superamos el paso para volver a la campa. Continuamos después por la pala de nieve ya sin dificultades. Para salir a la cumbre, luego vimos reseñas que iban directo al collado. Me pareció más "elegante" salir directos a la cumbre (luego la realidad es que tampoco llegar a la misma cumbre) y me fui por el espolón de la izquierda, donde había un friend empotrado abandonado, pero que daba confianza. Salimos al bloque de debajo de la cima y trepamos los últimos. Hasta encaramarse a la cima tiene su morbo.



Beto entrando en harina.







Ese resalte siguiente me pareció el paso más exigente de la ruta.

Algunos abandonaron al terminar la primera cascada. Nosotros de no ser la información de internet igual también nos hubiéramos bajado.





El segundo resalte está más que justo...


Hacemos un pequeño rodeo y volvemos a la ruta.






Saliendo para el 3º Largo.

Con fisureros se protege a cañón.





Beto peleo con el friend pero no quiso salir.
Tramo muy disfrutón.


Hay dos personas arriba que han subido por la ruta normal




Última tirada hasta arriba.

Trepada final

Últimos metros hasta el vértice.









Como, arriba soplaba un viento fresco, nos sentamos debajo del bloque protegidos del viento. Guardamos el material y destrepamos de la cima hacia el pasillo y vamos en busca del rapel. Porque sabíamos que había, después de mucho mirar y no ver nada, ya estaba pensando en destrepar, y resulta que es que está bien alto, para que se recuperen las cuerdas más fácilmente imagino. Montamos el rapel con las dos cuerdas de 60 y bajamos toda la pala. Allí vemos que hay diferentes opciones. Cruzar inmediatamente hacia la izquierda o descender un poco más y hacerlo más abajo por terreno más tumbado. Nosotros bajamos y vamos a la Portilla del Crampón. Creo que si vas antes a la arista, también hay un rapel equipado que conduce a la canal de la Portilla. En el collado, de nuevo, el descuelgue está bien alto, menos mal que allí sí íbamos avisados. Para pasar la cuerda casi tengo que escalar.. está altito. Salvo los 5 primeros metros, el resto es una rampa de nieve, dura eso sí, y se podría bajar sin cuerda, pero llevándolas...

Iniciamos el descenso. 

Rapel desde la brecha.



Flanqueo lateral hacia la brecha de la Portilla del Crampón.

Portilla del Crampón. y reunión.



Hay que estirarse para pasar la cuerda...

Se podría destrepar, pero llevando cuerda y sin prisas...





Bajamos por la izquierda. Por la derecha, creo que hay otra línea de rápeles desde más arriba de la Portilla.


Recogemos cuerdas, y seguimos bajando. La nieve sigue dura, y los crampones muerden genial, dan confianza, pero no te tropieces, porque está salpicado de piedras y si ruedas... no te libras. Así que seguimos bajando con prudencia porque en el Almanzor hasta el rabo todo es toro. 

Ya más abajo, nos sentamos, y llamamos por teléfono antes de entrar a la hoya del refugio y quedarnos sin cobertura. Tan contentos, de que nos haya ido tan bien bajamos al refugio bien contentos. Se nota que la aproximación es corta, apenas 450 metros de desnivel, y la vía también es muy corta, 150-200 metros




Seguimos bajando, pero con cuidado, mejor no tropezar...no te puedes relajar.




El descenso es del todo menos relajado. Aquí hacemos una pausa.


Curiosas rocas en el Ameal de Pablo.




Llegamos al refugio satisfechos, no con el cuerpo agotado como en otras ocasiones, ha sido cortito pero muy interesante y entretenido.

Cenamos como campeones y dormimos como reyes, esa noche también estuvimos  muy poca gente, 8 personas. Un lujo.




Inicialmente no descartábamos madrugar y entrar al Peñalara en el viaje de vuelta a casa, pero como vimos que daban lluvias temprano, lo descartamos con acierto. 
Por la mañana, sin madrugar, ponemos rumbo a la Plataforma. Se ha levantado un aire muy frío y violento, en el collado de los Barrerones, nos empuja cual papelillos, por arriba hoy habrá que currárselo bien. Llegamos al coche justo antes de que empiece a llover.





Luces rojas del amanecer, augurio de mal tiempo...





Dejamos la laguna con aire frío... bien abrigados.




el frente se adelanta...

Soportamos viento catabáticos .. que frío!!!

Llegamos antes de que llueva.



Y tan contentos, nos vamos para casa en un viaje en el que todo nos salió a la perfección. 

2 comentarios:

  1. Hola David.

    Espectacular Gredos y espectacular ascensión. Esta sierra es una de mis asignaturas pendientes, y por supuesto el Almanzor, aunque cuando lo suba lo haré por la normal, pues esta vía Norte me queda bastante grande para el nivel de alpinismo que poseo ;-)

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Hola Daniel! Gredos es del todo recomendable. La Circular de las Cinco Lagunas, el propio Almanzor y cerquita, Galayos, espectacular.
    LA norte la pillamos muy justa, normalmente está con más nieve y más fácil, pero bueno, la cosa es disfrutar cada uno a su aire, que es a lo que vamos, a pasarlo bien.

    ResponderEliminar