lunes, 18 de julio de 2016

Escuaín: Fuentes, Garganta y Senda Colgada

Sábado 16 de Julio de 2016


Escuaín merece más de una visita!! Surgencia del Yaga, remontada de la Garganta de Escuaín y Senda Colgada o Cazcarra.

Consigo quedar con Nacho (perjudicado con su cadera) y nos vamos con idea de hacer algo tranquilo, aunque luego no lo fue tanto.

Esta entrada en realidad son tres/cuatro actividades. Los miradores de Revilla, la excursión a las Fuentes de Escuaín y remontar la garganta de Escuaín volviendo por la senda colgada o Cazcarra.


Miradores de Revilla

Subimos el viernes con calma, y aprovechamos la tarde para recorrer la Senda de los Miradores de Revilla. La verdad es que ofrece unas espléndidas vistas a cambio de un esfuerzo pequeño, del último de los miradores volvemos por la senda superior, que conecta con la senda de Foratarruego, pero no aporta nada interesante salvo hacerlo circular, pero igual mejor ir y volver por el mismo camino.

Disfrutamos de un precioso atardecer en lo alto de Puértolas, y dormimos en la inmediaciones de Escuaín.

Iniciamos la excursión en la curva previa a Revilla.


Enseguida llegamos a las ruinas d ela Ermita de San Lorien.

Grabados en las paredes de la ermita.

Apenas quedan restos mas que para imaginar el perímetro de la ermita.

Las vistas hacia Escuaín y el Castillo Mayor son espectaculares.


En el primer mirador.

Llegamos al cruce, bajamos a los dos miradores y luego volveremos por arriba, pero no compensa, mejor volver por el mismo camino.

Barranco de Angonés.

El río Yaga y las Fuentes de Escuaín por donde iremos al dia siguiente.

La surgencia de las Fuentes de Escuaín desde el Mirador.

Yaga y Barranco de Angonés

Al fondo Cuello Vicetoy el circo de Gurrundué.

Volvemos a Revilla por el camino alto, Foratarruego lo dejamos para otro día.



Aparecemos por encima de la Iglesia de Revilla.

Disfrutamos del atardecer desde Puértolas.


Castillo Mayor desde lo alto de Puértolas.

Primeras luces hacia Sestrales y Bestué.






Fuentes de Escuaín



9:00 Escuaín, al pie del impresionante Castillo Mayor y con unas vistas hacia el norte sobre el barranco de Consusa, merece sin duda varias visitas. Yo hacia muchos años que no venía, y eso que me gusta mucho, pero es cierto que el viaje se hace largo para llegar aquí. Primero hacemos la pequeña vuelta de los Miradores, es breve (15-20') e  interesante. Recomendable. Volvemos al punto de partida. Hablamos con la amable chica de información del Parque sobre la pena que da que el pueblo esté deshabitado (que no abandonado).

Comenzamos la jornada con la vuelta de los Miradores de Escuaín.
 

Salimos por las calles del pueblo hacia la Garganta.


Vistas hacia donde estaba la Ermita de San Lorien que vimos ayer.





Volvemos de nuevo a Escuaín.


Comenzamos de nuevo, y bajamos a conocer las Fuentes de Escuaín, o Surgencia del Yaga, por donde se alimenta la Garganta de Escuaín, y aguas más abajo, el barranco de Miraval. La senda es inclinada y entretenida, exige cierta atención, y lo de menos es el paso con cadena que hay al principio del desvío marcado del descenso. Tras varios bucles y algún destrepe parece que no hay salida, pero resulta que subiendo por una pared en la que se han acondicionado unos escalones, se accede a un agujero que permite continuar al otro lado. Delicioso. Después sigue la tónica, senda entretenida y en un punto, una pasarelas de troncos queriendo coger la jubilación con una sirga, ponen el punto final a los pasos entretenidos, ya solo resta llegar al cauce y bajando unos metros nos situamos frente a la surgencia. Una bonita cascada de unos 20 metros que resbala sobre una tapizado jardín de musgo.


Comenzamos la senda que sale de detrás de la Iglesia.


Senda deliciosa.

Un primer paso con cadena.

el mismo paso visto desde abajo.

La senda tiene multitud de pequeños mini destrepes, no es cómoda.

Cuando parece que no hay salida...

Un bonito arco nos abre el paso.


Un último paso sobre troncos frágiles nos anuncian la llegada a la surgencia.

Al pie de la cascada.



Lo normal es quedarse un rato allí abajo disfrutando del sitio, pero la curiosidad me pica, y sé que la surgencia es la B1, la salida del Sistema Badalona,  (cuya épica gesta a principios de los 80' enlazando la B15 con la surgencia (vídeo), supuso una primera mundial con más de mil metros de desnivel, tras muchos años de esfuerzos e intentos) y quiero verla por dentro al menos lo que se pueda. Aprovechando el escaso caudal que lleva hoy la cueva, nos metemos a cotillear un poco, pero el agua pronto frenará nuestra visita, y dejo para otro día, con material, el permiso oportuno, bien entrenado y compañía "solvente" el darnos un paseo como el que hizo Rubén.  A pesar de eso, disfrutamos haciendo fotos un rato, y eso que dentro, el plumas no sobra.

 
Remontamos la cascada.


Por esta pequeña surgencia sale hoy el agua.

La entrada a la cavidad, por donde en época d elluvias sale agua.

El porche desde el interior. Para visitar esta cueva hay que solicitar permiso al Parque Nacional.

Enseguida las dimensiones se reducen,,,,
 


Jugamos con los contraluces en la entrada.
 
Por esta gatera inundada, hay que seguir. Hoy no vamos a pasar.


Salimos de nuevo al exterior.





Remontando la Garganta de Escuaín y Senda Colgada.

Salimos al exterior, luz y calor. No tenemos un plan claro, vemos que grupos de franceses con guía descienden por el Yaga hacia abajo, no sé exactamente hasta dónde, pero me dijeron que hay dos rápeles saltables de 12m.

Una pareja de franceses nos preguntan por la ruta que remonta el propio barranco, y les digo que la desconozco, pero la veo en su guía, y aunque vemos que no es corta, se nos "calienta el morro" y decimos porqué no? Y tiramos para arriba. 

Al principio es muy majeta, vamos sorteando el exiguo caudal, multitud de tritones en los remansos, hasta que un poco más arriba, el agua desaparece y la garganta continua ya seca. En el primer tramo se puede ir cogiendo sombra, a veces, gracias a la frondosa vegetación que decora el cauce. El paisaje va cambiando, y lo que al inicio era ir por el lecho, roca madre, va modificándose hacia bloques de rocas, poco a poco, la comodidad se va reduciendo, y hay que hacer alguna pequeña trepada, hay que buscar el paso más fácil, cosa no siempre evidente

En numerosos puntos de  la Garganta vimos restos de sirgas gruesas, e incluso eslabones de cadena, restos de cuando se sacaba madera, cortándola y lanzándola al cauce, para que las crecidas las llevaran hasta el Hospital de Tella.

Pasado el cruce con el barranco de la Garganta (estrecho desfiladero), subiendo, a nuestra derecha, empieza el tramo menos amable, superando a ratos grandes bloques, menos mal que de vez en cuando tambien hay zonas guapas. 
Así, entre bloques, llegamos a un a gran poza,  que superamos por la derecha, y una vez arriba, hay un pasillo/desfiladero rocoso estrecho que tiene agua y que no es factible de remontar por el cauce. Deberemos estar atentos entonces, porque a nuestra derecha, a la altura de la gran poza, vista desde arriba, hay un mojón al inicio del bosque, que por una senda poco marcada, con pequeños mojones nos permitirá solvertar eldesfiladero con agua. La senda vuelve al cauce a los pocos metros (pero también vimos mojones que subían, por sendero muy tupido, que quizás pueda enlazar con la senda que viene del puente de los Mallos, pero no lo comprobamos, e igual se cierra y se pierde a los pocos metros...)

De nuevo en el cauce, justo nada más entrar, vimos otros mojones que sacan una senda por la margen derecha, (subiendo a nuestra izquierda) y que por lo que decía la guía francesa, se puede conectar con la senda colgada, nosotros subimos unos metros, tieso, junto a una pared rocosa, pero al ver también mojones que bajaban al cauce, decidimos continuar remontando por la garganta, pero después de dar la vuelta, pienso que igual es la opción más interesante, sabiendo que no será fácil seguir el rastro y tocará remontar desnivel de forma directa e importante.

Como apostamos por la opción de seguir el recorrido descrito por la guía francessa, tocó seguir remontando el cauce del río Yaga, cada vez más incómodo, avanzando entre grandes bloques, son apenas 500 metros más, pero por el cauce parecen muchísimos más, hasta llegar a un segundo desfiladero de roca con agua, que de nuevo no es posible remontar, y que como indica un mojón a nuestra derecha, salvaremos por el bosque. Hay que remontar por una trocha muy tiesa e incómoda, para poco a poco, tirar a la izquierda y dar con una senda buena, que en descenso nos devuelve al cauce, lo cruza, y empieza a retornar (por fin) hacia Escuaín.

Una vez en la senda principal, tras un par de bajadas y subidas suaves, tendremos un primer cruce, que seguimos por la senda descendente, (hay una que sube, pero deja de ser clara al poco, no interesa). Seguimos en descenso por buena senda hasta otro cruce , este ya marcado, para arriba al Puente de los Mallos, a nuestra izquierda a Escuaín (de donde venimos no pone nada). Al poco manteniendo altura, vamos a cruzar dos barrancos, uno el bonito Carcil, que aunque prohibido, sé que hay dos rapeles equipados por grupos franceses.

Seguimos ahora remotando hasta un nuevo cruce, para arriba marca a Escuaín por la pista, en poco estaríamos en el praderío de San Salvador, también marca al Puente de los Mallos por donde venimos, y por la izquierda, otra marcada senda, la que nos llevará por la Senda Colgada o también llamada senda Cazcarra. Como a los gestores del Patronato del Parque Nacional no se les antoja remendar esta senda, ni esta balizada ni tiene mantenimiento. No recuerdo que ponía en el deteriorado cartel, porque había uno...
 
A partir de aquí la senda no tiene pérdida, en varios tramos hay troncos caídos en medio de la senda que obligan a agacharse o dar un rodeo, pero no son un serio problema. En algún punto, la senda hace honor a su nombre, y aunque prácticmente en todo su trazado estamos al borde del precipio, la vegetación hace de barandilla psicológica y no nos deja ver lo que hay salvo en tres puntos, apenas tramos de 10 metros, donde no hay dificultad, pero las personas con vértigo irán con cierta tensión, tampoco es algo extremo.

Pasado quizás el tramo más aéreo, justo cuando vemos la surgencia de las Fuentes de Escuaín a nuestros pies, la senda entra a un pequeño circo, lo que nos permite disfrutar de unas buenas vistas de la continuación del barranco aguas abajo, ya se divisa Escuaín, pasamos una pedrera (mejor por la senda baja) junto a una oquedad (a la que trepé por curiosidad, pero que no tiene gran interés). y en ligero ascenso salimos a conectar con la senda que desciende a la Fuentes unos metros antes del paso con la cadena.

 Hemos dado una bonita vuelta de unos 15km, poco más de 500m. de desnivel , que con paradas y dudas del recorrido, nos llevaron unas 6 horas, más la que nos pegamos dentro de la cueva. 

Me pareció una vuelta original e interesante, quizás mejor para el otoño, y en la que sería interesante acortar el tramo final por el primer escape tras el primer desfiladero. No para hacer todos los años pero sí para conocer.  

El recorrido realizado. Unos 16km.
 
Dejamos la surgencia y la gente y nos vamos a remontar el cauce del río Yaga.

El tritón pirenaico o "guardafuentes", un buen indicador del la salubridad de estas aguas

El principio del recorrido es muy grato por el lecho del río, entra agua y a ratos con sombra.



Alcanzamos a unos ingleses que han llegado a un rincón sin salida. Treparemos a la derecha, a la izquierda del torrente que baja.

La trepada desde arriba, también llegan los franceses que nos han dado la idea de este recorrido.

Seguimos por el lecho madre, pero cada vez menos agua.




Llegando a la confluencia con el barranco d ela Garganta.

Van saliendo pequeñas trepadas fáciles.

Vemos restos de cuando se tiraban los árboles al cauce para que las tormentas los bajaran,

Considerable diámetro.


Empieza lo incómodo, a remontar entre bloques, buscando el mejor camino.



Por este terreno se pierde mucho tiempo.

Este tramo le resta belleza al recorrido.

La gran poza. Un punto clave.

La gran poza vista desde arriba. Aquí abandonaremos el cauce por unos metros.

No es posible continuar por este primer desfiladero, y daremos un rodeo por el bosque.




Hay mojones que marcan el camino.

En seguida volvemos al cauce.

Ya estamos por encima del desfiladero.

Justo al vovler al cauce hay mojones que suben por la otra orilla.

La senda se pierde después de esta pared, pero creo que se puede subir y enlazar con la senda colgada.

Volvemos al cauce a seguir superando bloques.

Es poca distancia pero lleva su rato.

Hasta llegar al 2º desfiladero inundado que deberos evitar.

Por la derecha, un trocha bien tiesa nos permite superar el desfiladero.


Vamos subiendo hhacia la izquierda hasta conectar con una senda clara.

Ya en la senda agradecemos dejar atrás los bloques.

En el primer cruce seguimos a la izquierda, por arriba se pierde.

Llegamos a la conexion principal. Nosotros venimos de la senda que queda mas baja que la que lleva al Puente de los Mallos.


Cruzamos el barranco de Carcil seco en esta ocasión.

Seguimos y llegamos a un nuevo cruce.

A la derecha iriamos a la pista que vuelve a Escuaín, pero vamos a la izquierda por la senda Colgada o Cazcarra.

Senda clara y cómoda.

Por ahí hemos subido...

Algun paso junto al precipio donde la vegetación suaviza la impresión.






Pasamos junto a árboles muy singulares que merece la pena contemplar.


De nuevo junto al abismo y el cauce por donde hemos remontado.

Aunque no lo parezca , uno de los tramos más aéreos de la senda, aquí se ve la dificultad cero, la exposición alta

Vista directa sobre la surgencia desde la senda.


La senda gira y ofrece unas vistas de primera.

De frente al Barranco de Angonés.


El recorrido de los Miradores realizado el día anterior.


Volviendo a Escuaín.

Escuaín., entrando al pueblo.

Escuaín. sin duda hay que volver más por aquí.

3 comentarios:

Eduardo dijo...

Hola David.

Al final, unisteis dos rutas clásicas por la zona de Escuain. Yo hace tiempo que quiero hacer la ruta circular clásica desde Escuaín, pasando por la faja Cazcarra, pero la última vez que pregunte, me dijeron que estaba cerrada por desprendimientos, viendo las fotos, veo que está en buenas condiciones para recorrerla.

Un saludo.

David dijo...

Hola Eduardo!! La senda Colgada no tiene mantenimiento porque el Parque nacional no quiere difundirla... Pero actualmente no tiene ningún problema!

ANNA dijo...

Te dejo mi blog de poesia por si quieres criticar gracias.
Me gusta mucho el tuyo.
http://anna-historias.blogspot.com.es