lunes, 21 de agosto de 2017

Vivac en Piedras Blancas (2122m.)

Jueves 17 de Agosto de 2017


Vivac en Piedras Blancas (Castejón de Sos)


Recién llegado de mi vivac en el Salvaguardia y del periplo por tierras galas en el Tour de los Hospitales, me junto con Beto, y esperamos al "Abuelo" por Benasque. a última hora también se apunta el peque de Beto, Santi. Una vez todos juntos nos vamos a Castejón de Sos, y cogemos la pista que usan la gente del Parapente.

Se coge poco antes del pueblo de Arasán, y tras unos 12km de pista en estado "aceptable" llegamos al llano de Piedras Blancas, encima de los Feixans de Arasán. Aunque hay un refugio, ni nos acercamos, creo que estaba abierto, pero no lo comprobamos.

Dado que el "Abuelo" sigue con su recuperación, nuestro objetivo es sencillamente disfrutar del atardecer y de la noche de estrellas.. Tranquilamente nos acomodamos, y disfrutamos de las enormes vistas que ofrece este sitio a pie de coche

La noche no puede ser más agradable, a 2100 metros y con un forro es suficiente. Sin aire. la gozamos.

Por la mañana, llegan los primeros saltadores dispuestos a volar con sus parapentes. Yo que no había visto nunca el despegue, reconozco que es envidiable y a la vez algo inquietante. Habrá que probar algún día...



Atardecer desde Piedras Blancas
Las piedras blancas que dan nombre a este sitio de despegue de parapentes.
Llegamos cómodamente en coche, al fondo cara Sur del Gallinero y Tuca de Urmella.











Lugar privilegiado para ver el cielo, y eso que al fondo se ven luces de Lérida.


Hacia el norte no hay contaminación lumínica...

El amanecer nos pilla al otro lado del Gallinero y no lo podemos disfrutar. Ademas hay una nubes veladas que anuncian el cambio de tiempo y no es algo espectacular...



Los Eristes donde dormimos el verano pasado.

El refugio de Piedras Blancas, creemos que abierto pero no lo comprobamos. 

Cotiella

Cotiella un poco más tarde ya con nubes-

Congosto del Ventamillo visto desde arriba.

Castejón de Sos.

Preparando el despegue.















Tras ver la primera tanda de despegues, recogemos y nos vamos para abajo, la idea es ir a barranquear los próximos días , ya que con estos calores, lo de andar no apetece mucho...

1 comentario:

Mariano Antonio Javierre Lacasta dijo...

¡Hola David!
No hay nada como una noche decente disfrutando de nuestro hotel de millones de estrellas.
Le tengo una querencia especial a la Tuca de Urmella desde una ocasión en la que ese refugio al que no entrasteis, estaba en construcción, nos "salvó la vida" en una noche de nieve y niebla. Al día siguiente hicimos el Gallinero con un frío infernal y luego pista abajo con el corazón en un puño; desde entonces quiero volver a la Tuca, ahora con esquís pero el momento no ha llegado todavía.
¡Que vaya bueno!