lunes, 27 de junio de 2016

Tarde de Barrancos: Os Lucas y Gorgol

Miércoles 15 de Junio de 2016


Tarde de barrancos Exprés: Os Lucas y Gorgol.

He ido con mucho trabajo y no he tenido tiempo de actualizar el blog y lo que es peor, ni casi de salir al monte...
  Una vez más, sacamos un hueco entre semana, una tarde tonta que exprimimos al máximo. Con la llegada de estos calores parece que la temporada de esquí queda por finalizada definitivamente y que lo que toca es refrescarse mientras haya agua, antes de empezar la temporada de espeleo, pisahierbas y vivacs estivales.

Aunque el día bueno fue la tarde anterior, no pudimos conciliar agendas, y finalmente subimos Beto, Carlos, Miguel, Nacho y yo. 

Mientras nos zampamos un bocata en Villanueva, vamos pensando las opciones posibles y cómo evitar la previsión de tormentas que hay para esa tarde.

De entrada, por su brevedad, estar más alejado de la frontera y más cerquita de viaje, apostamos por el Barranco d'os Lucas. Ninguno lo conocemos, así que iremos "a vista" y así ampliamos el repertorio. Una sencilla topo.


La gran cascada del Barranco d'os Lucas. 


Barranco d'os Lucas o Espierre

Este breve barranco parece un clon del Furco, se parece casi hasta en la aproximación, Más abierto, sin la zona oscura del Furco, pero bien decorado en flysch y divertido. Tan solo tiene un primer rapel que se salta desde la mitad, el tobogán brutal, saltable por la derecha o rapelable (se puede dejar cuerda y subir por la izquierda para repetir) y la gran cascada final de 45 metros partida en dos rápeles, uno de 30m y otro de 15m. Sin duda para repetir de vez en cuando.

Partimos de la localidad de Orós Bajo. Justo antes de entrar, pasado un mini puente, dejar el coche pasado en una explanada a la derecha. Buscar la senda unos metros atrás a nuestra derecha, marcada como "A Oliván por las Planas" . La senda sube directa, sin sombra, va a salir a una pista, por la que seguimos, y que luego abandonaremos a nuestra izquierda. Se baja por un pequeño sendero hasta dar con el cauce. Hay un muro de contención que será la referencia. Se puede rapelar recortando aproximación, o bajar al río y entre vegetación pasar por un agujero por dentro del muro.

Cuando llegamos nos sorprendió ver un grupo con guía, aún numeroso, una tarde entre semana con previsión de tormentas, en un barranco no tan popular y sin escapes... Pero después de ver lo corto que es y la diligencia del guía al que incluso le hicimos esperar un poco a pesar de adelantar al grupo en la aproximación.

A pesar del calor, y con la motivación del grupo por delante, en 25' minutos estamos en el agujero de la presa, nos vestimos y empezamos el descenso.

El primer rapel, en el que la cuerda roza bastante, yo creo que lo mejor es bajar hasta la mitad, y desde una plataforma rocosa, saltar a la poza. (Se ahorra tiempo y roces a la cuerda).

Un corto tramo de andar y llegamos al tobogán. Al principio impresiona desde arriba, y como no lo conocemos ninguno, Beto baja rapelando, confirma profundidad suficiente para el salto y Carlos y yo nos animamos a saltar, mientras el resto también salta, trato de subir de nuevo para probar el tobogán, pero la roca es frágil, mejor haber dejado la cuerda puesta por arriba, y además ya viene el grupo con guía, así que lo dejamos para otra vez y seguimos para la gran cascada.

Desde la reunión del rapel de 30, muy similar al primer rapel del Furco, vemos como los clientes bajan sin dudar por el tobogán, nos dan envidia. Pero vamos bajando que al final los vamos a retrasar.

Hacemos el descenso sin problemas, solo nos queda el rapel final y luego andar por la orilla derecha hasta llegar a otro muro de contención, desde el que ya hay una senda clara para retornar al coche. 

Tras 1h20' de descenso, llegamos al coche. Justo cuando un tímido sol va cogiendo fuerza. Parece que la tormenta se disipa, y nos calentamos el "morro", queremos más... yo propongo repetirlo de nuevo, pero les motiva más hacer otro distinto, por tiempo y distancia, esta claro, nos vamos al Gorgol.


Un pequeño croquis de acceso al Barranco d'os Lucas.



Inicio de la aproximación. Menos de 30'.

Primero por senda...

Luego por pista

Y de nuevo senda para ir al cauce

Cruzando el muro-presa.




Al inicio del primer rapel. Foto Carlos © 




El rapel visto desde abajo. 




La cuerda roza en el flysch, mejor no rapelar el final.


Mejor saltar desde el saliente.
El tobogán/salto visto desde arriba.

Como no conocemos, Beto rapela para comprobar.

Nos animamos a saltar. Miguel en el aire.

El grupo con guía en el tobogán y la cuerda puesta para volver a subir.

Nos acercamos a la gran cascada. Foto Carlos ©

Beto al inicio del rapel largo.

Carlos en el rapel de 30 metros.


Yo en el rapel largo visto desde abajo. Foto Carlos ©


En la cubeta de recepción. Foto Carlos ©

Beto empieza el segundo rapel y el grupo ya baja por arriba. 




Como he ido liado y sin tiempo, no he editado vídeo, pero le pasé el bruto a Carlos, quien amablemente los juntó con los suyos y montó este vídeo...








Barranco del Gorgol

Viajamos directos,sin pausa, sin quitarnos el neopreno, y cuando llegamos el cielo ya no tiene tan buena pinta, miramos la previsión en un último momento, y vemos que la tormenta está al otro lado de Telera, no lo pensamos mucho más y salimos disparados.

En la aproximación, nos despistamos y erramos el último punto, salimos al cauce en lugar de bajar más tramo por senda, (ya me pasó una vez hace años, lo que no recordaba era lo incómodo y lento que es ir por el cauce, y por eso no les dije de dar la vuelta a sabiendas de que no era el camino correcto).

Cuando llegamos al inicio empieza a chispear, me vuelven a entrar las dudas, no hay necesidad de forzar... pero Carlos y Nacho que no lo conocen quieren... Beto y yo lo hemos bajado en 20', pero al ir cinco personas... Miguel decide que no quiere ir con presión, ya lo conoce y para hacerlo lloviendo, con prisas y con la amenaza de la tormenta encima es mejor no hacerlo, y se vuelve por la senda, mientras mis compañeros ya han empezado, así que sin tenerlo del todo claro, le sigo.

Este descenso es muy corto, y lo conocemos bien, pero da pena no disfrutarlo como se merece. La lluvia coge cierta fuerza en el primer rapel, pero no pasará de allí, y lo realmente gordo caerá cuando terminemos. Así que vamos ligeros, y salimos sin contratiempos. Lo malo, que jarrea cuando llegamos a cambiarnos en el coche, algo siempre incómodo.


Con las prisas y la poca luz, ni hice muchas ni buenas fotos, y sí algún vídeo, que de nuevo Carlos se molestó en editar. Mejor ver el vídeo para hacerse idea del día, ya que en las fotos parece que hace mejor día del que hizo en realidad.


No se aprecia, pero ya chispeaba....

Vamos "ligeros" saltando con cuidado. 

Empieza a llover con continuidad


Llegando a la cabecera del último rapel. 

Llueve pero más suave. 

En el último rapel volado. 

Vista panorámica de la GoPro

Salimos sin contratiempos, pero es una pena correr por un sitio tan guapo.

Así dejamos el cielo cuando nos vamos...







Volvemos para Zaragoza con la sensación de haber exprimido al máximo una tarde tonta, pero con el convencimiento de que no merece la pena apurar tanto.

1 comentario:

Anónimo dijo...

"No merece la pena apurar tanto" decis, y yo añadiria, menos con esos cielos cargados que pueden descargar agua en otro punto del valle y provocar una crecida en el barranco con vosotros dentro.