lunes, 29 de agosto de 2016

Gran pico de Escorbets (2.904m.) desde Batisielles en travesía.

24-25 de Agosto de 2016


Pico de Escorbets (2.904m.) por Batisielles en travesía Perramó - Batisielles. 


Aun con entradas pendientes de este verano, espero en breve, llegar a ponerme al día...

Tras terminar el barranco de la Aigüeta de Eriste, sin pausa, se suma Nacho que ha venido esta tarde de Zaragoza y nos despedimos de Beto que se ha tenido que ir.

Subimos hasta la entrada del valle de Estós. Nos encontrarmos con unos viejos amigos de Nacho en el Parking. Esto nos supone retrasar un poco más la salida. Nacho ya viene con la mochila preparada de casa, y arranca, él irá más tranquilo, su cuerpo no le permite actualmente muchos esfuerzos. Yo recojo el material de barrancos y preparo mochila para vivac y dos jornadas. Cuesta ponerse las botas con los pies aún húmedos de los escarpines y coger la mochila aún con restos de sudor de esta mañana al bajar del vivac del pico Estós...


Perdiguero desde el ibón de la Escarpinosa.



19:00 Son las 7 de la tarde-noche cuando me pongo en marcha. Arranco a paso ligero hasta alcanzar a Nacho, casi en la Cabaña de Santa Ana, después ya más tranquilos, cogemos el desvío hacia Batisielles.

20:40 Con la fresca subimos tranquilos y se nos hace hasta corto llegar hasta el ibonet de Batisielles, uno de esos sitios mágicos. Hay gente acampada, es tarde y casi no queda luz, continuamos un poco más para buscar un sitio donde dormir. Nacho monta la tienda, yo duermo al raso, cenamos y rápido a dormir que hoy he llevado mucho tute.

Aunque la idea era madrugar, e incluso nos despertamos pronto, la espalda de Nacho no tiene las mismas ganas que él en ponerse en marcha, y no tiene claro si podrá subir...


Arrancamos con la fresca, ya sin sol tras una buena soba de todo el día...

Las vistas animan a continuar..


Cogemos desvío a Batisielles



Al Ibonet de Batisielles llegamos con las últimas luces.

Hay gente acampada en este idílico lugar.

Nosotros buscamos un sitio más austero para pasar la noche. Nacho en su tienda y yo fuera., 


9:00 Tras recoger y  desayunar con calma, nos ponemos en ruta, como no sabemos lo que el cuerpo de Nacho le dejará hacer, decidimos irnos hacia los Ibones de la Escarpinosa, en media hora llegamos, con unas luces estupendas y disfrutamos del sitio. Le damos la vuelta por arriba, nos sentamos a contemplar la silueta del Perdiguero, y vemos como va llegando gente. 


La atractiva Aguja de Perramó

Llegando al Ibón de Escarpinosa



Estamos en "modo" contemplativo

Tan clásica como bella imagen hacia el Perdiguero


Cuando yo ya pensaba que nos íbamos a bajar, después de una hora contemplativa, Nacho me dice que esta con ganas de seguir, pues nada, nos vamos vamos para arriba. Iremos por el sur de la Aguja de Perramó, no es el camino normal, pero como ninguno de los dos hemos subido, nos hace gracia conocerlo.

10:40 Abandonamos los Ibones de la Escarpinosa y subimos por la pedrera, que aunque de lejos tiene un aspecto desagradable, aún hay una tímida senda que no hace la subida tan incómoda como a primera vista parecía. Subimos hasta la base de las Tucas de Ixeia, para luego girar a la derecha (Oeste) y dirigirnos  hacia los Ibones de Perramó y los de la Tartera. El repecho no es desdeñable. Alcanzamos el llano superior, zona tranquila y poco frecuentada. Vamos dando la vuelta a la aguja de Perramo por su cara menos vista, y alcanzamos a las 12:30 un collado junto al pico de Perramó, desde el que ya casi conectamos con la ruta normal del GR11 o los tres Refugios. Paramos 30' a comer y echar un trago. Aún nos queda un tramo sin mucho desnivel pero algo largo hasta llegar al collado de la Piana o Plana.


Subimos por la tartera mejor de lo que parece.


Alcanzado el llano del ibón grande de Perramó nos dirigimos al collado.


Faldeamos la cara sur de la Aguja de Perramó




Aun hay varios emplazamientos de vivac, sorprende en una zona tan poco frecuentada.

Dejamos a un lado la subida a las Tucas de Ixeia y el ibón grande de Perramó



En el collado las vistas ganan..



13:45 Desde el collado iniciamos la subida por la vertiente norte, por terreno descompuesto que exige progresar con cierto cuidado. Ya en la parte superior de la arista hay un final con tramos aéreos. Tanto que incluso perdono los últimos metros.



YA vemos nuestro objetivo, y el collado, pero se hace largo este tramo casi llano

Llegamos al Collado de la Piana

Empezamos a subir por la arista en la vertiente de Eriste.

Trepada sin grandes dificultades pero que exige atención a la roca.




Poco antes de la cima vemos nuestro recorrido.



14:30 Desde la cumbre las vistas son de primer orden, sin duda uno de los mejores miradores del valle: Posets, Perdiguero, Aneto, Turbón, el valle del Ésera... 


Hacia Eristes y La Forqueta, cuenca de la Llardaneta-



Cuenca del valle de Eriste y la Aigüeta de la Val por encima.


El Refugio de Angel Orús desde arriba. Foto de Nacho que continuó por la arista.


Hacia el valle del Ésera se ve el Turbón y la presa de Eriste.

Dominando el valle del Ésera.

Hacia Aneto- Maladetas, Tucas de Ixeia a la derecha.
Hacia el Perdiguero
Cordal del Perdiguero.

Lo cierto es que se nos ha hecho mucho más tarde de lo previsto, y que el calor veraniego aprieta, así que iniciamos el descenso pasadas las 15:30.

 





16:15 Bajamos con cuidado al collado de la Piana y emprendemos el retorno esta vez por el otro lado de la aguja de Perramó, bajando hacia el ibón de Batisielles. La última vez que pasé por aquí en invierno se me hizo más llevadero, pero ahora hay una incómodo tramo para salvar el desnivel desde un falso collado hacia el plano de los ibones. Una vez alcanzado el Ibón de Batisielles, la senda ya está mas marcada y baja de forma rápida directos al Ibonet de Batisielles. (19:00)

Después de recoger los bártulos que dejamos escondidos a la mañana, en un rápido descenso, en una hora nos plantamos en el coche situado en el parking de Estós.



Bajando hacia Batisielles





Aguja de Perramó






Recorrido realizado.


No se trata de una ruta cómoda, y el desnivel es importante, pero el pico merece la pena, aunque no para hacerlo todos los años.


No hay comentarios: