Páginas vistas en total

lunes, 22 de febrero de 2021

Intento al Fenías

20 de febrero de 2021

Intento Fenías

Por fin algo actualizado... tras seis meses sin "catar" el pirineo..

Hace un mes nos inscribimos a la Copa de España de Esquí de Montaña que se celebra el próximo finde. Gracias a eso, si estás federado, inscrito a la carrera, tienes tu residencia en Aragón y solicitas un permiso a la FEDME vía la FAM, tienes permiso para entrenar el mes previo a la prueba dentro de tu comunidad. Sí, no me parece muy ético, pero había mucho mono, y buscamos la "vía legal" para escapar.

Por desgracia, la mala suerte hizo que tuviera una rotura de fibras en un gemelo, y no he podido salir en todo el mes. Este sábado, por fin, pude subir a mis queridos pirineos que ya anhelaba desde hacía mucho tiempo.

La jornada en sí no fue muy satisfactoria, no hicimos cumbre por culpa de un viento desagradable y la nieve, fue de todo menos buena, con lo que, los que para los que como yo, no sabemos esquiar, pues la bajada fue un trámite, pero al menos, pudimos sentirnos de nuevo libres por unas horas.

Quedamos Alberto, Carlos y Alfredo. Valoramos muchos planes y en el último momento, nos decantamos por ir al Balneario para evitar el viento de Sur. En Casa de Piedra pudimos reencontrarnos con muchos amigos que hacía tiempo que no veíamos, fue lo mejor!

Carlos en la nieve apelmazada del tubo. Pura ficción.



Salimos del Balneario por la pista de fondo, con esquís para no estropear la pista, y entramos al sendero por la parte más alta de la pista. Allí nos descalzamos y empezamos a portear. Tras 30' minutos, calzamos esquía y nos vamos para los ibones de Ordicuso. Al principio hace sol, ni un pelo de aire, pendientes suaves, ...buah! que ganas teníamos de ésto, es justo lo que veníamos buscando.

Al llegar al pie del tubo, vemos huellas de subida por la izquierda, y como parece que todo está bastante estabilizado, vamos por la ladera de la izquierda, con unas últimas zetas bien tiesas alcanzamos el rellano superior. Después, en una siempre incómoda travesía horizontal alcanzamos el fondo del valle superior. 
De nuevo, otra media ladera, para ganar distancia y nos plantamos debajo de la pala fuerte, por la que empezamos a subir. cada vez la nieve está más dura, y hay lógicamente, menos huella/caja... con eso tenemos un primer sopetón de aire que nos zarandea un poco, pero seguimos para arriba, algunos ponemos cuchillas y vamos con cuidado, pero cuando Beto llego a la piedra bajo el collado, él aún sin cuchillas, ya nos dice que toca poner crampones, es cierto que las cuchillas dan una falsa sensación de seguridad, y si nos caemos en la pala, no nos íbamos a poder autodetener... Para mi gemelo delicado, poner crampones no es lo mejor, en esto que otra racha de viento fuerte nos saca de dudas, y es que ante la duda, no hay duda... Hemos venido a disfrutar, pero no a ser zarandeados por el viento. Pensamos que por arriba, estará igual o peor. y decidimos quitar pieles y empezar a bajar.

En la bajada nos cruzamos con Sara, Loren, Toño, Anayet y cía. Ellos sí que tiraron para arriba, y aunque superar el collado, también les costó luchar con el viento, luego por arriba no tuvieron problemas e incluso encontraron buena nieve. Tuvieron su merecido premio. Nos alegramos por ellos, pero tampoco nos arrepentimos de nuestra decisión.

El descenso fue un trámite. Primero una nieve dura, en la que solo hicimos viraje de seguridad para evitar caídas. Luego se alternó la nieve dura con tramos de nieve amontonada, que no dejaba gozar, pero al menos se podía girar. Luego nieve profunda, sin llegar a costra. En fin, puro deleite. Una vez en el tubo, alternamos de nuevo nieves duras, profundas y apelmazadas... tan sólo el último tramo, la parte mas suave, encontramos nieve primavera para poder girar e irnos a casa con un pequeño buen sabor de boca.

Breve porteo hasta el balneario. Nos quedamos con ganas de más, pero viendo que el domingo dan más viento, nos vamos para casa que para primera jornada de rehabilitación, ya ha estado bien.

Charlando con Charli "Budri" 

Porteo de 30'



Empezamos porteando pero con sol

como la nieve estaba dura, porteamos hasta salir por encima del paraludes. 

Sol, sin viento, nieve dura que creemos cambiará a primavera, nos la prometíamos muy felices.


Foto de Beto

Foto de Carlos.

Cruzando la purga. foto de Alfredo.


Saliendo al rellano de Ordicuso. Foto de Carlos.

Terminando la diagonal. Foto de Carlos.

Entrando en la cubeta superior.


Observando la pala que nos queda para acceder al valle superior.

Diagonal hacia la pala que cierra el valle.

Empieza la subida de verdad...
El cielo se vela y empieza a no haber huella.



Ya casi saliendo arriba, la nieve dura y el viento racheado, nos animan a dar la vuelta.






Un espejismo de lo que fue la bajada.

No te creas la mitad de lo que veas.. pero Carlos lo dio todo!

En el tubo.

El cazador cazado. Foto de Carlos.

Alfredo por abajo del tubo empezando a disfrutar. Foto de Beto.

Llegando al bosque. lo mejor del día. Foto de Beto.







A ver si hay suerte, y podemos volver el próximo finde...





4 comentarios:

  1. Hola David.

    Costo pero por fin pudiste catar el pirineo, yo llevo un mes de baja con el tobillo y estoy hasta las narices.

    Una lastima el viento y la nieve tan cambiante, pero mejor quedarse con lo bueno y la compañía. Oye que gran frase "ante la duda, no hay duda".

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Hola Eduardo! Sí, por fin disfrutamos de pasear por el Pirineo. Ánimo con ese tobillo!!!🛠🔧🔩
    La frase no es mía, es del gran maestro Julio Benedé. Sabio consejo.

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola David!
    Me alegro que el tema del gemelo haya pasado.La lástima ha sido que se te haya pasado el mes sin poder disfrutar de la nieve. Puestos ya en frases te ofrezco otra al estilo Julio: "lo mejor es enemigo de lo bueno" y me refiero a tu libertad de apuntarte al campoeonato.
    Nosotros también estamos ahora en el dique seco pues Rosa se pegó una clavada bajando del Vértice de Anayet, tiene un esguince de rosilla salvaje y rezamos porsque no hay menisco.
    No somos ninguna autoridad en la nieve pero me creo que no os habéis perdido gran cosa: ventoleras salvajes, nieblas inesperadas e inoportunas, nieve cambiante como siempre pero durísima cuando menos la esperas, porteos inusuales... y no quiero pensar que esto sea algo que ha llegado para quedarse y mejor pensar que solo ha sido un mal mes.
    ¡Que vaya bueno!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mariano! Vaya faena lo de Rosa, cuando leí vuestra salida al Anayet no me percaté de que hubierais tenido ningún problema... mucho ánimo y paciencia con su recuperación!
      Soy consciente de que febrero no ha acompañado mucho, pero aunque como bien dices, buscamos pasarlo bien, hubiéramos preferido "padecer" un poco las malas condiciones de la montaña que verlo desde casa, pero bueno, lidiaremos con lo que nos venga...

      Eliminar