jueves, 12 de agosto de 2010

Bco de Viandico y Cueva del Moro del Molino de Aso - Añisclo.

Ayer subí para coincidir con mi hermano pequeño y su novia, que no paran de pedalear como locos, van a acabar con el Pirineo y con sus piernas!!

Les ofrecí un día de descanso activo: el plan era el Barranco de Viandico y la Cueva del Moro.

Ya imaginaba que iba a estar concurrido, pero bueno...que pasada!!!   Y eso, que podríamos decir que hasta tuvimos suerte! Como íbamos solo 3 fuimos mas rápidos que los grupos, pero sin correr, que nos lo tomamos con calma y llegamos al rapel final los primeros y aún lo hicimos relativamente en paz!


El Viandico es un barranco sencillo, que sin ser maravilloso, tiene una calificación de conjunto satisfactoria, no tiene rincones bonitos, pero el conjunto y el decorado merecen.



Tiene un par de saltos majos, uno al principio, el de arriba, y otro al final, muy cuco.

Antes del final, esta el rapel, enclavado en un rincón muy chulo...


Algún "loco" ya sé que ha saltado, pero vamos, si quieres romperte los tobillos... apenas cubre 2 metros donde mas...


Lo cierto es que este rapel es un sitio muy chulo...


Aquí en el último salto...



Mirar si cambia la cosa de estar tranquilo a estar concurrido...


Que tiempos aquellos en los que yo trabajaba de guia... y escuchabas esos agradables comentarios -
!Que suerte trabajar en lo que te gusta!

Dejamos el bullicio, y para volver a por el coche, lo hacemos bajo tierra, esto es, recorriendo la Cueva del Moro, Cueva del Molino de Aso o Cueva del Viandico, que de todas formas la llaman.




Se trata de una pequeña y sencilla cavidad, de recorrido lineal. Entramos por el final y salimos por su principio, es decir, la recorrimos hacia arriba. Se trata de una cavidad activa, en cuyo recorrido hay agua, (hay que mojarse obligatoriamente como mínimo hasta casi la cintura en alguna ocasión). Ahora su régimen hídrico es bajo, pero recuerdo una Semana Santa, donde corría agua en la cabecera que flipamos, todo el laminador final con cuatro dedos de agua, menos mal que es muy ancho y el nivel no sube mucho...




El recorrido es sencillo, incluso muy cómodo, pero hay que tener cuidado de no resbalar con el barro arcilloso omnipresente... Se trata de recorrer el cauce del "rio" arriba, al llegar a una gran sala con cientos de estalactitas en su techo, hay que agacharse, mojarse un poco y meterse por un agujero a la izquierda.

He encontrado muy cambiada la cueva. Hacia ya cuatro años que no entraba, y se nota el paso de la gente, su sobrefrecuentación estival la ha desnaturalizado un poco, se nota "sobada".

Cuando llegamos a lo que parece el final, un lago circular y una muralla cierran el paso. Es momento de subir esa murallita de dos metros. La trepada que siempre fue sencilla, hoy es casi algo dicifil, y han puesto una cuerda con nudos en la rampa que desemboca en el lago.


De aquí al final, comienzan los últimos 400 metros, donde poco a poco, el techo estará cada vez mas cerca de nuestras cabezas, y no quedará mas que acabar reptando los metros finales del laminador hacia la luz que ya indica nuestra salida. Justo antes de esta salida, a la izquierda, se abre una pequeña galeria de donde suele salir agua en primavera.


Comprobando la calidad del sonido estereo de la cueva...

No hay comentarios: