martes, 31 de julio de 2012

Madeira - Levadas en año de sequia

Del 21 al 28 de Julio.2012 

Uf!! Que pereza da ponerse al dia con el blog con tanto retraso pendiente. Pero la mudanza, pintando, amueblando, sin internet en casa, y de vacacines... se intentará poco a poco.

Madeira, entre calores y levadas.

Este año, después de valorar repetir en Azores, que tanto nos gustó en 2010, al final, probamos fortuna en Madeira, que reúne unos cuantos puntos comunes: Isla portuguesa, con laurisilva y bonitas excursiones.

De camino al Caldeirao Verde-Madeira


La valoración es positiva, si bien no hemos tenido suerte con la temporada. Hemos ido un año de importante sequía en la isla, y por si eso fuera poco, han coincidido una ola de calor los primeros días y una ola de incendios por varios puntos de la isla, lo que le ha restado encanto, especialmente la sequía. Nos ha gustado, y recomendamos su visita, si bien, Azores, y concretamente,  Sao Miguel nos gustó mas por variedad de entornos y verdor. Madeira esta mas explotada turísticamente que Azores, mas urbanizada. Eso sí, igual de túneles y carreteras intrincadas, sinuosas y montañosas. Se come estupendamente y a un precio mas que razonable.


Madeira es un pequeño archipiélago situado un poco mas arriba de nuestras Islas Canarias, unos 400km mas al norte, a mas de 800km de Lisboa y a unos 800km de Azores . Solo dos islas, las mas grandes están habitadas. Madeira, la capital y Porto Santo, (a 40km) una pequeña y alargada isla de carácter volcánico, nada vegetal (parecida un poco a Lanzarote).



Ver mapa más grande


Nos quedamos todos los dias en Madeira. La isla es pequeña, y en una semana da tiempo de ver lo mas representativo. Si bien, hay recorridos para un par de años. Sus dimensiones son de 57km de largo por 22km de ancho, donde viven algo más de 200.000 personas, principalmente del turismo y de la agricultura frutícola (uva para vinos, y frutas tropicales).

Nuestra principal motivación era conocer y recorrer sus famosas levadas. Pequeños senderos que discurren junto a las acequias o llevadas de agua, que recorren la isla para llevar agua de las zonas húmedas a los huertos. Casi 2500km de levadas vertebran la isla, ofreciendo una red de senderos impresionante, ya que se puede pasear junto a ellas, por trazados sin apenas desnivel. 

A mi también me atraía la idea de hacer algún barranco, (video de barrancos en Madeira) en este idílico lugar, pero al final no hubo opción. Quedé con Duarte Silva, guia de barrancos en la isla, pero como también es bombero, estuvo todos los dias liado y me quedé sin descender el Seixal Inferior.

El primer día  nada mas aterrizar nos enfrentamos con la triste imagen de los incendios.

En el aeropuerto, cogemos el coche de alquiler y nos vamos al hotel. Una vez alojados, nos damos un paseo por Funchal para centrarnos un poco. Pero no da tiempo de mucho.


Los incendios nos dan la bienvenida nada mas bajar del avión.


2º Dia. Levada de 25 Fuentes y Cascada de Risco + Porto Moniz. + Seixal

Este año, por culpa del traslado laboral no hemos podido preparar como nos gusta el viaje, y tenemos que improvisar una vez en la isla. Decidimos empezar con un recorrido clásico, de los mas ofrecidos por las agencias, pero nos llevamos una gran decepción.

La sequía hace que apenas discurra agua y ni la cascada ni la poza de 25 fuentes llevan un aporte "digno", comparados con los imágenes de las postales, está seco. El sendero, siendo bonito, no está rebosante de agua y verdor. Eso sí, turistas no faltamos. Primero vamos a la  Cascada do Risco, que apenas lleva agua y después continuamos hasta 25 fuentes.

Cascada do Risco casi seca

Poza de 25 Fuentes
 Continuamos un poco mas de la poza de las 25 fuentes, ya que apenas cae agua y esta a reventar de gente. Seguimos por la levada hasta otra cascada, que por desgracia esta seca del todo, pero es un rincón majo y estamos solos, 
Un poco mas adelante de la cascada de 25 fontes.

Por la tarde, no podemos ir a Achadas da Cruz porque hay un incendio activo, bajamos por Santa, pueblo en fiestas, donde vemos unos bailes típicos, nos sorprendemos cuando nos ponen como tapa unas habichuelas al pedir una coca cola, y finalmente nos bajamos a pasar la tarde a Porto Moniz. Pequeño pueblo que está comenzando a convertirse en destino turístico. Tiene varios museos, unas playas naturales acondicionadas interesantes (entrada 1,5€) y otras libres también guapas. 
Piscinas acondicionadas de Porto Moniz
Vamos a concocer Seixal, punto de referencia para ir a hacer barrancos a Madeira, damos un paseo por el tranquilo y pequeño pueblo, y cenamos allí. Me puse en contacto con Duarte Silva, guia titulado en barrancos en la isla, pero que trabaja de bombero, lógicamente estuvo ocupado, y tras descansar de su paliza, mi propuesta de hacer el barranco de Seixal Inferior no fue la mas atractiva, y finalmente no pudo ser. 

Regresamos a Funchal por los túneles de Encumeada, que cruzan la isla de norte a sur, desde Sao Vicente al hotel 30' (advertencia: Si alquiláis coche, mirar uno de gama media, los pequeños no gastan, pero no andan nada, cruzar un puerto de 15km en 2ª con el coche todo revolucionado es mortal).


3º Dia. Machico, y Punta San Lorenzo. 

Nos sale un día gris, descartamos ir a Pico Ruivo (al final ningún día estuvo despejado por la mañana para ir a verlo y nos quedamos sin conocerlo).
Vamos a Machico, la 2ª ciudad de la isla, muy pequeña, se ve en 15 minutos, tienen una playa artificial de arena clara y otra natural de piedras.
Playa de Piedras de Machico.


Subimos al pico-Mirador do Facho, todo en coche, con buenas vistas sobre Machico y su aeropuerto, es curioso ver aterrizar los aviones desde allí.

Seguimos hacia el este, hasta Caniçal, puerto marítimo por donde entran las mercancías a la isla, allí está el museo de las Ballenas. Nos asomamos a la Prainha, de las pocas autóctonas, pequeña y coqueta, otro dia volveremos.
Prainha de Caniçal.
Seguimos hasta la Punta de San Loreno, extremo este de la isla, donde hay una excursión de 2h ida y 2h vuelta, que sin una sola sombra nos ofrece un paisaje volcánico muy diferente al resto de la isla. Colores rojizos muy guapos y eso que no tuvimos suerte con las luces y pasamos bastante calor. Terreno tomado literalmente por las lagartijas (pueblan la isla por doquier, pero allí más, cuida no te lleves una casa en el bolsillo de la mochila). Es un recorrido interesante.
Excursión volcánica en la Punta de San Lorenzo

Por la tarde regresamos pronto al hotel en busca de ducha, y damos un paseo por los alrededores, descubrimos el Centro Comercial de Madeira Forum, con wifi y el restaurante de Pingo Doce, con la comida al peso, que en la hora "happy" permite comer a un precio casi ridículo, un buen plato combinado por menos de 2 euros. Repetiremos.


4º Dia. Funchal, Playas y Centro. 


Hoy toca reponer fuerzas, nos lo tomamos con calma, recorremos la costa, primero las piscinas naturales de Doca do Cavaças y luego, al lado, por un túnel, la playa Formosa, larga, con guijarros que suenan curiosos cuando el agua se escapa. Es la mas grande de la isla, con aguas muy limpias.

Después de comer nos vamos a Funchal centro, a recorrer su casco histórico, que siendo majo, tampoco es gran cosa. Damos un paseo por el puerto marítimo, un helado (que buenos) y nos subimos a la Ponta dos Barcelos a ver atardecer, pero no hay suerte con las luces.

5º Dia. Mercado + 
Monte., jardines + Levada do Furado desde Ribeiro Frio + Praia de Faial + Santana y costa noreste con atardecer de ensueño. 

Empezamos el dia en el Mercado de los Labradores, que ayer vimos cuando cerraban, lo vemos a primera hora, esta chulo y todavía hay poca gente, pero no era lo que esperábamos (volveremos el viernes, dia grande). Tras una degustación de 8 tipos de maracuyá, buenísimos todos, nos vamos a Monte.
Jardines de Monte
Monte es un pequeño pueblo encima de Funchal, se puede acceder en Teleférico, pero nosotros subimos en coche. Lo típico allí son los Carreiros, que te bajan durante 2 km en un palé de madera y un asiento de mimbre, tirado y controlado por dos hombre que frenan o empujan según convenga. Es curioso de ver, y caro para montar (30€ pareja)
Allí mismo hay unos jardines bien guapos gratuitos, ademas de los cercanos de pago. 


Cambiamos de tercio, y cruzamos por arriba la isla con idea de ir a Pico Ruivo, pero la niebla nos envuelve, damos la vuelta y bajamos hacia Ribeiro Frio, junto a la piscifactoria salen dos Levadas, la de los Balcones (sólo 3km) y la Levada do Furado, 17km, que empezamos a ver que tal, nos gusta, volvemos al coche nos cambiamos y cogemos la comida. Nos gusta mas que la de 25 fuentes, mucho menos transitada y mas interesante., aunque también le falta agua comparada con las postales de allí. No llegamos hasta Portela, nos damos la vuelta antes, para no tener que bajar y subir.


Caminando en soledad por la Levada do Furado (De Riofrio a Portela)

Esta levada ofrece unas imágenes bonitas y es menos transitada que otras.

Cogemos el coche y vamos hasta Faial, donde en una guia hemos visto que hay una playa con formaciones basálticas, nos cuesta, pero al final damos con ella, es un rincón bien majo. Digno de ver.
Formaciones basálticas en la Playa de Faial.

Después subimos hasta Santana, pequeño pueblo famoso por sus casas tradicionales con tejados de paja, llamadas Palhoças o Palheiros. Pues eso, curiosas. 

Para volver a Funchal no se nos ocurre nada mejor que recorrer todo el extremo noreste de la isla. Carreteras llenas de curvas, con subidas y bajadas, una auténtica soba al volante de un coche falto de motor. Por contra, el paisaje es realmente bello, una parte de la isla poco transitada. Nuestro premio fue disfrutar de un delicioso atardecer cerca del pequeño pueblo de Arco de San Jorge. 
Estupendo atardecer, uno de esos recuerdos imborrables.

Ya de noche, casi sin ver, pasamos por carreteras imposibles con miradores que suponemos interesantes, finalmente llegamos a Ponta Delgada, donde tomamos una sabrosa y abundante cena. con mucho cansancio y sueño cruzamos la isla por los túneles y en un viaje mas rápido de lo que pensábamos, regresamos de madrugada a Funchal.

6º Dia. Cámara de Lobos, Cabo Girao + Encuemada + Sao VicenteLevada de Caldeirao Verde. 

Nos van quedando poco dias, pero cada vez lo que vemos nos gusta mas. La jornada la comenzamos desplazándonos a la cercana pequeña Cámara de Lobos, localidad pesquera, tranquila, con una pequeña "playa" junto al puerto pesquero. Tiene una parte mas moderna, con otra playa, con vistas al Cabo Girao. 
Playa de Cámara de Lobos con las primeras luces de la mañana.

Vimos en muchos pueblos a la gente jugando a las cartas en la calle.
 Subimos al Cabo Girao, dicen que uno de los mas grandes de Europa, con 650m de caída vertical. Hay un teleférico que baja a la playa, zona tranquila que nos cuentan es ideal para hacer buceo con esnorquel. Subimos a lo alto del Cabo, donde hay alguna residencia exclusiva, perdonable por no subir aqui todos los dias en coche. La niebla nos estropea la vista, además el mirador del Cabo Girao está en obras, por lo que no vemos nada. Pero no hay que decepcionarse, hay mucho por ver todavía. 
El cabo Girao desde Cámara de Lobos.

De nuevo coche hacia Ribeira Brava, y a cruzar otra ver la isla, pero esta vez no por los tunéles, subimos por el Alto de la Encumeada, donde vemos los estragos que han hecho los incendios de estos dias atrás. En el collado, hay un mirador con vistas a las costas norte y sur de la isla. Se nota el cambio de vegetación hacia el verde del norte. De aqui parten varios senderos, pero nosotros bajamos con calma, disfrutando de la carretera hasta Sao Vicente. Pequeña localidad, son cuatro calles, pero es bonito. Nos animamos a cruzar el recorrido de ayer nocturno pero hoy de día, y de Sao Vicente volvemos a Santana por las carreteras infumables pero preciosas, que pasan por miradores tan chulos como el de Cabanhas.

Una vez en Santana, nos vamos a Queimadas, por una estrecha, sinuosa, muy empinada, y preciosa carretera decorada con hortensias de forma exhuberante llegamos al punto de partida del recorrido mas bonito que hicimos en la isla. Levada do Caldeirao Verde.

Un recorrido sencillamente delicioso y espectacular donde los haya. Esto en primavera debe ser la bomba. Al hacer el recorrido ya en un horario de tarde nos cruzamos con gente pero con poca. Los túneles que se cruzan (recomendable llevar frontal) nos introducen en la zona mas espectacular, con vistas de quitar el hipo. 
Un vergel camino del Caldeiro Verde

Cascadas espectaculares, lástima de sequia
 Y el regalo final de la pequeña Caldeira Verde, una poza en la que cae una cascada de mas de 80 metros, donde al estar casi solos, me di el gustazo de darme un baño.
Caldeirao Verde

Regresamos antes de que se haga de noche, con ganas de haber continuado hasta Caldeiro do Infierno. Cenamos en una pizzeria de Santana y volvemos a Funchal por Machico saboreando todavía el sendero que hemos recorrido esta tarde. sin duda, lo mas bonito que vimos en la isla.

7º Dia. Funchal -Mercado + Camacha + Baño en Prainha de Caniçal  + Atardecer en Calheta.


Último dia de viaje, descartamos finalmente ir a Curral das Freiras (junto al pico Ruivo ha sido lo que "nos hemos dejado sin ver"). De nuevo vamos a Funchal al mercado, hoy luce su aspecto de gala, llenos de puestos, de flores y frutas. Asi sí. 


Mercado de Funchal

 Tras mil y una fotos, nos subimos a Camacha, a ver la artesanía en mimbre famosa de esta localidad. Merece la pena bajar a los dos últimos pisos de la tienda para ver trabajar a los artesanos y sus obras expuestas.

Verdaderas esculturas de mimbre en la exposición


De Camacha, visto que por arriba sigue nublado y será imposible subir al pico Ruivo, nos vamos a la Prainha de Caniçal, donde nos damos un baño en estas aguas del Atlántico que aún no habíamos catado. Limpias y nada frías.


Volvemos a Funchal a comer, ducha y descanso por un rato. Por la tarde, nos vamos a ver la costa suroeste. Empezamos por Ribeira Brava, se ve rápido, luego avanzamos por toda la costa hasta Calheta, donde disfrutamos del atardecer y nuestra última cena antes de volver a casa.
Atardecer en la playa artificial de Calheta.


Antes de regresar al hotel volvemos a subir a la Punta Dos Barcelos a hacer una foto nocturna de Funchal.


Panorámica nocturna de Funchal 

8º Dia Regreso a Casa

Solo hay tiempo para desayunar y coger el avión a casa, luego viene lo duro, de Madrid a casa, que es mas largo, pero bueno...nos traemos un montón de buenos recuerdos.

Como resumen final, decir que Madeira merece ser visitado. Destino económico, donde se come muy bien, y donde se pueden recorrer paseos muy interesantes. Acertar con la época adecuada fue lo que nos privó de disfrutar mas.


Algunas fotos mas podéis verlas en mi Galeria Picasa Madeira.

4 comentarios:

JonyMao dijo...

Buffff, te quedarías con ganas de barrancos, pero lo que es disfrutar seguro que mucho. Lo que nos muestras en las fotos es precioso.
Saludos.

Iñaki dijo...

Os vais a hacer unos expertos guías de las islas portuguesas!

pincho dijo...

Bien majas las vacaciones!!

Te vienes para Zaragoza o que?

RUBEN dijo...

¿Las cascadas esas que salen en las fotos se descienden o no?.
Muy guapas las fotos.
Saludos,