jueves, 11 de junio de 2015

Faja de las Flores

Sábado 6 de Junio de 2015

Faja de las Flores con granizo.


Tras unas cuantas jornadas sin pisar el monte, y dudando si cerrar con el esquí o comenzar la temporada de "pisahierbas", volvía con muchas ganas de hacer cosas.
Nacho me propone dar un paseo por la Faja de las Flores y terminar el finde por la Suca desde la Montaña de Sensa, suena un plan fenomenal.

A la cita también viene César, al que el trabajo no le deja subir más al monte, y a última hora también se apuntan para la jornada por Ordesa Pedro, Jorge "Panti" y un nuevo fichaje, Gonzalo "Borji"


Por la Faja de las Flores poco antes de desatarse la tormenta.


Aunque la idea era madrugar por evitar tormentas y el viaje que nos esperaba al terminar la primera jornada, el hecho de ir mucha gente y varios coches, es mala combinación para ir ágiles... y aunque dormimos muy poco, no nos sirvió de mucho.


10:30 Arrancamos la jornada desde la Pradera. Antes voy con Nacho a buscar edelweis cerca del Parking, que un amigo nos había contado que era posible ver sin andar 200 metros. Tenemos fortuna y localizamos las flores. Empezamos bien la jornada.




Edelweis cerca del Parking - sólo para avezados buscadores - 


Subimos por el bosque de Cotatuero, lo cual es siempre un placer. Tranquilos, a la fresca, con el sonidos de las aves y del río vamos ganando metros. Qué delicia! Hacia mucho que no venía por Ordesa (no volverá a ocurrir.... tengo que venir mas a menudo).







Alcanzamos la cascada de Cotatuero, baja hermosa de agua, proseguimos para arriba hasta el desvío de la Faja Racún. Nos sorprende ver a tantos escaladores por las paredes, varias cordadas en la Rabadá-Navarro del Gallinero, en el diedro del 73, y en otras que no conozco. Antes apenas veías cordadas sueltas, pero este finde, y a pesar de la amenaza de tormentas, había mucha gente, será por aprovechar antes de la "mordaza" del autobús de la Pradera...


La cascada de Cotatuero, baja hermosa de agua

Muchos escaladores: En la Rabadá-Navarro 


Tras el nuevo desvío, llegamos a unas pequeñas trepadas previas donde guardamos los bastones. Continuamos hasta las Clavijas de Cotatuero, todos nos ponemos el arnés. Nos hacemos mayores, y se acaban las bravuras (habré pasado más de 15 veces las clavijas, y salvo tres veces con clientes, nunca había pasado con arnés, pero la última vez ya se me aceleró el corazón más de lo normal, así que se acabó el "padecer". Lo cierto es que con arnés ni te lo piensas, y ya que está la sirga... mejor no hacer "trabajar a la cabeza").



pequeñas trepadas previas

Las clavijas en sí son tres tramos, una primera chimenea vertical, sin sirga, que no ofrece serias dificultades (en ocasiones al bajar, suelen estar húmedas, y para los que no son altos, hay que estirarse en poco).

Primera Chimenea.

Después viene un tramo horizontal, de apenas 30 metros, equipado con sirga  de seguridad. Tramo fácil, casi al final tiene una pequeña remontada de dos metros, y por último, unos metros mas horizontal, pero que son los más aéreos.

Tramo horizontal.


La horizontal desde el otro lado. Se ve la chimenea de entrada.



 Pedro entrando al resalte vertical.

En el último tramo horizontal, el más aéreo.

A la salida de las clavijas, junto al salto de Cotatuero.


Pasamos todos sin problemas, y una vez arriba, a la salida, en el llano, disfrutamos de un lugar tan guapo, y nos sentamos a descansar y comer un poco. Vamos tranquilos, más lentos de lo que pensaba, lo que pone en riesgo la actividad de mañana, pero no me agobio por eso.


Umbral de Cotatuero.

Momento de relax

13:05 Tras la pausa, acometemos la subida grande. Enfilamos por el barranco de la izquierda y vamos ganando metros. Por suerte, el cielo se cubre, y nos evita pasar calores. Nos cruzamos con los que ya bajan de la Faja de las Flores. Vemos terminar alguna cordada por el borde de la Faja Roya o Faja de los Cardíacos.

En la subida tenemos tiempo de contemplar muchas de las Flores que dan nombre a este recorrido. 


Cantaricos. Los veremos blancos,a zules, rosas...






Las Gencianas Verna 

Las Pulsatila Alpinas

La Genciana Acaulis.

Las edelweis



La remontada es maja 

Las vistas van mejorando.



14:00 Alcanzado el nivel de la Faja, las vistas son gloriosas. Pasamos el lapiaz y nos metemos en la senda de la Faja de las Flores. En la primera de las proas, en la vertical de Ordesa, disfrutamos de las vistas y echamos un trago.
La Brecha y el Casco 













El cielo empieza a cubrirse y oímos algún trueno que otro, así que aligeramos el paso, pero sin dejar de disfrutar este impresionante recorrido, que no deja indiferente a nadie.





el sendero imposible visto de lejos y sencillo dentro de él.











El primer aguacero nos pilla a cubierto, protegidos del techo de la Faja.






Paramos un momento a ver si deja de llover, junto a unos mozos que llevan idea de vivaquear por allí,  no sé como les iría, porque jarreó pero bien...











Tenemos suerte y se para la lluvia, podemos bajar sin problemas las clavijas de Salarons, más difíciles técnicamente, meno nada impresionables. Su trazado es más directo que el paso de la Fajeta. Después de un primer tramo vertical, quedan otro con 5-6 clavijas por terreno arenoso, fácil pero más peligroso.



Un escalador que viene de escalar la Brujas-Franco Española del Tozal. .

El paso de la Fajeta.

Nacho en el segunda tramo de Clavijas.



AL terminar el segundo tramo, en lugar de ir a confluir con el paso de la Fajeta, nos vamos a la derecha, por un sendero menos marcado, pero que también es mas directo. En el descenso, se desata la tormenta. Primero llueve, luego graniza, aparato tormentoso, ruido, rayos, granizo, aire, lo que viene a ser una tormenta de las majas tirando a muy gorda. 


Saliendo hacia la derecha de las Clavijas

Metemos la directa, y cada uno a su ritmo vamos para abajo. Sirva como referencia que de lo alto de las Clavijas de Salarons a la Casa Olivan, a la llegada a la carretera, me costó apenas 40 minutos...



Lluvia y granizo bajando por Carriata. 

Casa Oliván tras la tormenta,

Con el episodio tormentoso, cuerpos mojados y cansados, mis compañeros deciden que con lo de hoy, ya han tenido bastante, y bajamos todos para casa.



Atardecer desde Monrepós.

No fue un día muy bueno para hacer fotos por las malas luces que tuvimos, pero os dejo enlaces de otras visitas a la Faja de las Flores:

*** En el otoño de 2011, en solitario con un vivac inolvidable en el Cilindro de Marboré, bellas fotos y toda una experiencia vital.

* En solitario en 2009, no con muchas fotos, pero con encuentro mágico con un sarrio.

También recomiendo la Faja de la Escuzana, una desconocida que merece la visita,


1 comentario:

Eduardo dijo...

No esta nada mal la Faja de las Flores para comenzar la temporada pisahierbas, el nivel lo habéis puesto muy alto.

Las clavijas de Cotatuero no son complicadas, pero el último tramo hay un agujero importante, nunca viene mal extremar las precauciones, que un arnés y el disipador ocupan poco en la mochila. Yo conozco a uno que se cayo en el inicio de las clavijas, por un desmayo, y gracias al mochilón que llevaba lo puede contar.

Un saludo.