Páginas vistas en total

sábado, 11 de agosto de 2018

Vía Ferrata Pasarela en Espeja de San Marcelino (Soria)

Viernes 10 de Agosto de 2018

Ferrata Pasarela en Espeja de San Marcelino: recóndito paraje soriano.

En una mañana de vacaciones me apunto a conocer esta pequeña vía ferrata "Pasarela Espeja de San Marcelino". No sabía de su existencia hasta hace unos meses y al ver que este verano la iba a tener muy cerca, aproveché para visitarla. Resulta que fue la primera vía ferrata de Castilla y León allá por 2008. Después en 2012 se amplió un último tramo de dificultad. Tiene una variedad de pasos. Hay una opción sencilla (sólo cuando el río lleve poco caudal o seco) igual demasiado descafeinada, y otra más exigente fisicamente, aunque la dificultad la da el estirarse, ya que las grapas de agarre están alejadas (yo que soy alto sin tanto problema, pero alguien de no mucha envergadura tendrá que esforzarse lo suyo). En general la variante exigente tiene pocos pies artificiales y hay que buscar apoyos en la pared. 

El desfiladero de la Torca merece la pena. La ferrata, comparada con alguna de Pirineos, pues es un "juguete", corta y pequeña, pero es bonita y entretenida, tiene varios puentes tibetanos, agarres de diferentes tipos, incluso una tirolina (si llevamos polea) y, si no tienes un viaje muy largo, puede merecer la pena. 

No muy lejos hay otra en Huerta de Rey para combinar (pero me enteré justo después) y la ya desmatelada Camino del Infierno por problemas de burocracia.

No consigo engañar a nadie y me voy a conocerla para ver si se puede llevar a amigos noveles.

Para acceder y más info, os recomiendo la web deandar.com especialista en vías ferratas.  

La vía se encuentra en un barranco detrás del pueblo. Yo en lugar de pasar el pueblo y entrar por abajo, me meto con el coche al pueblo, lo cruzo y a su salida hacia Espejón, voy al barranco. Veo que es el final, pero ya puestos, dejo el coche y voy andando por lo alto de la sierra y así ve el pueblo. Desde el castillo desciendo primero por la arista y luego campo a través (consiguiendo llenar los calcetines de espigas y maleza - no recomendable) para llegar a la pista que conduce al manantial.


Wikiloc de acceso



Wikiloc de acceso

Al empezar por arriba, baje por al senda que conduce al puente de piedra, empece a bajar por el cauce, hasta donde una poza me hizo imposible continuar sin mojarme, así que volví haciendo el último tramo de la Ferrata. Salgo andando hacia la senda ascendente que luego baja hacia el puente pasarela. Observo el panorama y vuelvo para subir por el Castillo. Desde la cima , por no bajar de nuevo al pueblo hago un descenso a las "bravas" para conectar con la pista que viene del parking de fuera del pueblo y que conduce al manantial donde empieza la ferrata.

Bajo del puente y entro al cauce.


Entro desde el puente de arriba, sorteando ramas voy bajando por el cauce.

El agua estancada me impide continuar río abajo.

El desfladero de la Torca visto desde el puente.


Espeja de San Marcelino desde el Castillo.


Ahora ya por el camino bueno.



Una vez en el río, empiezo la ferrata propiamente dicha. Por la derecha unas primeras grapas nos llevan a una senda que por un inicio algo rebuscado nos llevan al primer puente tibetano. Una vez en el cauce de nuevo, a la izquierda más difícil, por el río la opción más fácil. Voy por la izquierda, apoyos largos y pies no siempre evidentes. Otro puente tibetano y un tramo algo más exigente con final potente en la escalerilla roja  para llegar al banco-buzón-termometro. 
Se agradece el asiento y el descando a la fresca. Allí podemos ir hacia arriba por un escape (no lo conozco) o seguir horizontal por el Pasito de Alberto. Pasos muy largos. Por debajo viene la via fácil. Donde se unen, bajo a conocer el tramo fácil y vuelvo a subir.

Paño de roca a la izquierda del barranco para abrir vías de escalada...

Primeros pasos sobre la Ferrata


Por arriba izquierda la opción dificil, por abajo a la derecha la fácil.

Visto a la inversa. Por abajo con mucha agua creo que no será practicable.

Segundo puente tibetano.
Banco para descansar y buzon de firmas.



Tramo del Pasito de Alberto.


Al conectar con la ruta fácil, desciendo al cauce.

El segundo puente tibetano visto desde abajo.


El paso de llegada al banco por la escalera roja desde el fondo del barranco.


De allí, un tramo vertical fácil y bonito nos saca del desfiladero bajo el puente, allí se puede escapar por el puente, o seguir a la derecha hacia la tirolina. Como no llevo polea, sigo la senda que lleva al último tramo de ferrata.  Otro buzón, cruzamos de lado del barranco y terminamos el último tramo con presas que son tornillos de vías de ferrocarril.

El tramo vertical, fácil y agradecido, para mí el más bonito.

Es posible escapar por el puente.


Camino de la tirolina.



El arranque de la tirolina

La tirolina se evita por senda.


Volvemos al cauce a por el último tramo.



En resumen una corta y entretenida ferrata. No me ha gustado encantado pero sirve para pasar el rato en un paraje bonito si no tenemos que hacer un viaje muy largo para llegar hasta aquí.

Mas info en la web de la Casa Rural La Chimenea de la localidad 


Un vídeo ilustrativo de Chris Wolf





2 comentarios:

Eduardo Pardo dijo...

Hola David.

Pues el Albertico debía ser largo porque a mi ese paso me vino justo para poder salvarlo (mido 1.70 m), el resto de la vida ferrata me resulto entretenida y sin ser difícil tiene su punto de dificultad, por lo que yo creo que no es una vía para ir con alguien novel.

Yo ese día hice también la de la Huerta del Rey y es corta pero tiene un par de pasos bastante curiosos como el paso por la cueva y la escalera.

Un saludo

David dijo...

Hola Eduardo! Quizás Alberto mida como yo, 1,90m y por eso nos es menos difícil.

Ojo, que no digo que sea fácil, que hay que apretar en varios pasos.

a la de Huerta del Rey me acercaré algún día..