miércoles, 28 de septiembre de 2011

Barranco del Tranco en Villel (Teruel)

25.Sept.2011


Paseo por el Barranco del Tranco.


 El pasado domingo, como tuve que currar y llevo unos días lesionado con una fuerte contractura en la espalda, se me ocurrió esta bonita excursión para disfrutar la tarde.



© Foto by Mariajo
Este barranco yo lo tenia en la lista de "tareas pendientes" por la provincia de Teruel, como un barranco seco, pero interesante de descender. 
La primavera pasada, me enteré que lo habían "equipado" para recorrerse en ascenso!!!? Vaya sorpresa, ya no hacia falta ni arnes ni cuerda!


Cuando ví las fotos de Jose, el último bezano, ya no me quedaron dudas, había que ir cuanto antes a conocer ese sitio.


En compañía de Maria José, nos acercamos a Villel, un pueblecito cercano a Teruel (a 17Km), por la sinuosa carretera nacional N-330 que lleva a Cuenca.


Para encontrar el camino estar atentos al entrar al llegar al pueblo, en la misma entrada, a mano derecha sale un camino con carteles indicadores, destacando el del Santuario de la  Fuensanta. Un nuevo desvio a derechas, bien señalizado, nos hace abandonar el camino de la Fuensanta y tomar el del Barranco del Tranco y la GR-10 a Rubiales. Después seguir la pista de forma evidente, dejando a mano derecha el desvio del sendero GR-10 a Rubiales y llegando hasta la fuente Chartera, donde acaba la pista.


Para llegar al inicio del barranco, situado a 3,5km del pueblo, se puede ir en coche, aunque en estas fechas están metiendo unos tubos de acequias y había alguna que otra dificultad para un turismo normal.


Al inicio, en la Fuente de la Chartera (Captación de agua para el pueblo) hay un parking y un cartel explicativo que nos ilustra del recorrido.







Desde allí, en apenas 1 minuto, nos introducimos en un rincón realmente guapo y muy tranquilo, lleno de belleza, y que me recuerda un poco a los estrechos de Valcongosto en Purujosa(Aunque en estos últimos lo fácil es pillar agua).






Las paredes se estrechan, dando lugar a un impresionante desfiladero de uno 50 metros de alto y con tramos estrechos de menos de 2 metros, que recuerdan también a la sierra de Guara, pero sin agua, claro!






En el recorrido, que en la ficha del descenso que yo tenia, hablaba de tres rápeles, han sido instaladas escaleras y grapas al estilo de una via ferrata

Al inicio del tramo equipado© Foto by Mariajo



El primer tramo visto desde arriba.


Incluso algún pequeño resalte también ha quedado equipado con sirgas o grapas de mano que facilitan sobremanera el ascenso y descenso. A mi juicio, no hace falta llevar nada de cuerda ni arneses.







El recorrido es breve y muy agradable. Pasado el tramo de estrechamientos, hay un tramo llano, que si continuamos nos lleva hasta otro resalte rocoso. Después es posible volver por el sendero GR-10 que viene de Rubiales por fuera del barranco, pero nosotros volvimos por el interior del mismo.






© Foto by Mariajo

© Foto by Mariajo




No he contado, que nosotros tuvimos un guia de lujo. Porque nada mas llegar al pueblo, preguntamos por el barranco a un lugareño, y ademas de indicarnos, se ofreció incluso a acompañarnos. Todo un mérito a sus ochenta y largos años. En el camino nos contó curiosidades del pueblo, como la antigua mina de Caolín, el Milagro de la Fuensanta, la abundancia de romero por esas zonas - Villel del Romeral- Muchas gracias al señor Juan!


Lógicamente, no pudo subir por las escaleras (y eso que lo intentó! le podía la curiosidad, nunca lo habia visto por arriba! Uf! Menos mal que prefirió esperarnos!)








Mariajo y Juan retornando hacia la salida del Barranco del Tranco


En resumen, un bonito lugar que merece la pena conocer. Una de esas innumerables joyas que esconde Teruel, con la marca de la casa,  delicadeza en frasco pequeño pero muy coqueto!

7 comentarios:

Bruno dijo...

Yo lo recorri hace muchos años como descenso barranquista y al ver un reportaje en Aragón TV se me cayó el alma a los pies. La forma de equiparlo "impide" meterse alli a rapelar y ya veremos como queda tras alguna tormenta gorda, menos mal que cerca está el Bco. de Juan Sastre el cual abrimos en 1997, es mas facil pero igual de excabado y bonito.

Maite Perez-Pueyo (MaiTeNtacion) dijo...

Delicioso reportaje sobre uno de los rincones más importantes de mi vida. Cada año voy al menos una vez (normalmente en verano) desde pequeña. En mi adolescencia fui a comer allí con mis amigas muchas veces. No hay nada como la Naturaleza Salvaje para centrarse y crecer, para que tu Espíritu se funda con el Todo. Gracias.

David Serrano dijo...

Que tal Bruno!! Yo también pensé lo mismo cuando oí que lo equiparon! Ahora esta curioso, pero desvirtuado del carácter deportivo. Es como si a una via de escalada la convirtieran en una Ferrata!
Como bien dices, a ver que tal le sientan un par de buenas tormentas de este otoño, porque si se estropea eso si que sería una pena, mal para andar y mal para "barranquear".

Iñaki dijo...

Ya veo cómo cuidas tu espalda, de paseo en paseo!!!
Podrías hacer una guía de rincones románticos de Teruel!!!
Un abrazo!

Chema dijo...

Me ha dado un vuelco el corazón, ¡las veces que lo recorrí siendo niño!
Como comentaba Maite (no sé si nos conoceremos), nos llevabamos la comida y pasabamos allí todo el día, al ver las fotos, he recordado hasta los olores y el tacto de la roca pulida. Ufff viejos tiempos aquellos ....

Pedro Herrero Goizueta dijo...

Hola! Este sábado pasado estuvimos por el barranco. Comentar nada más que para llegar a él, hay que coger la rambla que parte del mismo desvío donde se coge el camino a la fuensanta y el santuario... Lo digo porque seguimos las explicaciones que das en el blog y llegamos hasta el santuario por seguir el camino en vez de la rambla. Bonita excursión!

David Serrano dijo...

Ya siento haberte inducido a error Pedro! Menos mal que al final distéis con el camino!


Saluda a Quique Mur de mi parte! He visto tu blog y veo que sales a escalar con él!