viernes, 31 de mayo de 2013

Sendero del Congosto de Entremón, Liguerre de Cinca

29 de Mayo de 2013 

Congosto de Entremón, Ligüerre de Cinca

Paso de la Media Caña..

Sigo con entradas retrasadas antes de ir actualizando...  

Finales de Mayo. Quería celebrar mi cumple con una norte del Perdido en solitario, pero el cuerpo no responde y mi mente tampoco, así que en el Balcón de Pineta, doy la vuelta y cambio radicalmente de planes.

Bajando del Balcón de Pineta, a la salida de la llegada al Embudo

Del blanco níveo al verde primaveral


Guardo los piolets y saco las zapatillas para disfrutar de un delicioso paseo cerca de Ligüerre de Cinca, el famoso Congosto de Entremón.


Digo famoso, pero en tiempos de los "navateros", cuando al pasar este dificil tramo se jugaban la vida en ello. Hoy las dos presas, lo mantienen enterrado y en calma, pero la belleza del lugar sigue mereciendo su paseo.

Antes de llegar a Ainsa, tomar desvío a Ligüerre, y continuar carretera hacia Muro, nada mas pasar el embalse, parking y cartel indicador. Por delante un suave y agradable paseo, gran parte en sombra, con escaso desnivel. 


El sendero comienza al poco de cruzar la cola del embalse.


Recorrido de ida y vuelta por el mismo sitio, con un tramo aéreo, muy fácil pero expuesto, que le da el punto de emoción al sendero, aunque una sirga no iría mal para las personas con vértigo...

Mapa del Recorrido.

Son 2,4km hasta el final del sendero, o 3km si vamos hasta la presa, el doble la ida y vuelta. Ida y vuelta sobre las 2h30' hasta la presa. 

Pasado el puente que cruza el pantano, parking y cartel indicador. Seguimos 150 metros por la carretera hasta dar con el desvío indicado.

Inicio del sendero, desde la misma carretera.

Desde el principio el sendero unas bellas vistas sobre el congosto, cada vez ganando mas altura.




Como el sendero transcurre en gran parte a la sombra, es un placer recorrerlo, y podemos llevarnos agradables sorpresa, como disfrutar de ejemplares de la Oreja de Oso, cuyo nombre científico "Ramonda Myconi" es muy revelador. La primera parte, el Género Ramonda, le viene de su descubridor, el mítico Ramond de Carbonnières (conquistador del Monte Perdido) y la especie Myconi, nos habla de su antiguo origen, en la Era Terciaria. Su existencia hoy aquí, corrobora la teoría de la Pangea de Darwin.
La Ramonda myconi,  es una auténtica reliquia que queda del clima subtropical que reinó en el Pirineo hace millones de años durante la Era Terciaria. Hoy, la familia a la que pertenece sólo conserva cinco representantes en Europa -en los Pirineos, Ramonda exclusivamente-, frente a los más de 2000 que posee en la región tropical.  


 Oreja de Oso, "Ramonda Myconi"

Delicioso pasillo vegetal.   

 Llegamos al tramo emocionante, conocido como Paso de la Media Caña, un pasillo picado en la pared, sin barandilla, ojo personas con vértigo, y niños de la mano, la caída al río es mas que peligrosa... Tengo suerte y coincido con una pareja de alemanes que sirven para dar proporción al paso.
  










Senderista que me cruzo de vuelta al coche con otras luces.



Poco después del pasillo aéreo, se llega a un tramo que gracias a la cobertura vegetal, no es mas peligroso que lo anterior, pero donde se han puesto unas grapas, con una sirga en la pared igual hubiera sido suficiente y mas efectivo.







El sendero finaliza antes de llegar a la presa. Lo cierto es que pasado el tramo con las "grapas" pierde "enteros", y solo merece la pena seguirlo para hacer la foto del pasillo tallado. 


Paso de la Media Caña visto de lejos con zoom.

Paso de la Media Caña, con una caída mas que importante...




Tramo final hasta la Presa.




Sin embargo, algunos que somos un poco "insaciables" y siempre queremos mas... seguí hasta el final. El sendero, tras una dura subida, al sol,  desemboca en una pista y luego en la carretera de acceso a la central eléctrica de la Presa.  (Aunque  hasta aquí también se puede llegar en coche desde la carretera de Mediano...)

Debemos remontar la carretera por los túneles para llegara a su parte superior, desde un día despejado se disfruta de unas buenas vistas. 


La Torre de la Iglesia de Mediano asoma entre las aguas.

Sestrales y Tresmiles de Ordesa al fondo desde Mediano
Macizo de Monte Perdido, con mas nieve de lo normal para estas fechas. 

Y con este dulce sabor de boca me voy para casa olvidado el fracaso de la cara norte del Perdido.

Un pequeño vídeo con imágenes del día...






2 comentarios:

Bruno dijo...

Imagino que te fijarías en el camino antiguo que va por la otra orilla, hay gente que pretende reabrirlo por lo que puede resultar una circular bastante interesante. El paso tallado en la roca tenia una cadena pero alguien la quitó lo que en cierto modo pone en peligro a la gente con vértigo y a los niños que pasan por allí, es una pena que halla tanto impresentable por las montañas.
saludos

David Serrano dijo...

Hola Bruno!! sí que sabía lo del camino de la otra orilla, pero aún le queda un importante trabajo!! Lo que no me di cuenta es de que hubiera anclajes que hubiera soportado alguna cadena, que algún destalentado la haya podido quitar!!