Páginas vistas en total

domingo, 3 de marzo de 2019

Bisaurín por la Collada Bastés.

Domingo 24 de febrero de 2019

Bisaurín por la Collada Bastés. 

Esta vez por Lizara coincidimos un montón de amigos, veo a gente que hacia mucho tiempo con los que no coincidía...

Para empezar, salgo con gente de Sendero Límite y un buena cuadrilla del Grupo Alpino Javalambre de Teruel, con los que también van gente de Ejea y algunos más como Ainoha. Comparto con ellos los primeros metros de la ascensión. Ellos van a dar la vuelta al Bisaurín. Casi una veintena. Les acompaño hasta el refugio de Oldecua.



Saliendo de Lizara con los Sendero Límite, la gente deTeruel y de Ejea.








 Cuando ellos van a entrar a la cuenca que les llevará a la Plana Mistresa y yo me vuelvo a buscar a mis compañeros de jornada de "Poner los Dientes Largos", Hoy van Daniel Mur, Sarika Montañesa, David Buscandobucardos, Rafa "Freerider", Luis, Mary "Nacy esquiadora" y Javi "uno más".

Yo he dormido en el Parking, y despierto por el tránsito del personal desde las 6:30 de la mañana. Si bien, nosotros seremos los últimos en salir, casi a las 10 de la mañana. 

La idea inicial era subir por el Norte y bajar por el Sur, pero viendo que el calor no era tan intenso como el día anterior, presupusimos con acierto, que al Norte estaría muy dura, y cambiamos a subir por el refugio de Fetas y después dirigirnos en diagonal a la Collada de Bastés, para posteriormente conectar con la ruta Norte y crestear hasta la cumbre. Es un recorrido que hice hace unos años con los Sendero Límite





Se trata de un recorrido muy variado, mucho menos frecuentado y que ofrece tranquilidad. La primera parte coincide con la ruta normal, para poco antes del collado, subir por una canal hacia el pequeño refugio de Fetas, desde allí se inicia una diagonal que podemos ir modificando al gusto para ir enlazando un estrato horizontal, que nos conduce por debajo del Corredor Sur, una linea para los "pros" del esquí, y que nos lleva a un rellano debajo de la Collada de Bastés. 







En la larga diagonal ascendente.

Hacemos una parada de reagrupamiento.

Hasta aquí ha sido todo muy suave, a ritmo tranquilo, y con paradas, pero ahora nos espera la parte más dura. Nos calzamos cuchillas, para trazar la llegada al collado, está tieso, y con la nieve primavera te escurres, e incluso en algún breve tramo, cerca del collado, hay nieve dura debajo. Trazo una huella larga y tendida en la medida de lo posible, sigo en parte una traza vieja, que luego resultó ser de Jorge García Dihinx y compañía, que subieron dos días antes, el viernes.



Foto by Daniel.







Haitz, la perra del refugio nos acompañó durante toda la jornada, y eso que cojeaba.


En el collado, cambia el tema, del sol, y nada de viento, pasamos a viento fresco y nieve muy dura. Aunque sólo será la primera parte. Calzamos crampones por seguridad. Javi está falto de forma, y se queda a recuperar, el resto seguimos para cumbre, la mitad dejan los esquís, y otros los subimos a la chepa. 

En la pala Noreste, hay buena huella de infantería y se sube bien. Yo que estreno crampones y deciden soltarse, (no hacen buen matrimonio los Petzl Leopard - los ligeros con cordinos- con las botas de esquí, al menos  de momento, habrá que darles otra oportunidad y sujetarlos bien).
El tramo final antes de la arista si que está duro de verdad, vemos a unos que bajan esquiando y observamos que la cosa no está para bromas.



Nieve dura, pasmaos a crampones.

Hay pendiente en este tramo.


Solo para ganar el collado hay hielo- nieve muy dura.


Sólo nos resta el estético tramo final de arista hasta la cumbre. Cima y para abajo sin mucho detenimiento que tenemos a un compañero esperando. Rafa y yo salimos desde la cumbre con esquís, Sara se espera al collado, prefiere evitar la remontada en escalera del último lomo y el tramo helado. El resto van con crampón por delante.







Hacia el Oeste.

Rafa llegando por la estética arista.


En el descenso, sudamos un poco para ganar el collado, y luego nos viene el cacho de nieve muy dura. Rafa baja sin problemas, le sigo, pero en un momento de descuido, me caigo y empiezo a resbalar, se suelta un esquí, y me volteo, atravieso por encima de unas piedras, que a cambio de unos buenos rasguñazos, me frenan un poco, y con algo de oficio y mucha fortuna, consigo detenerme antes de rodar toda la ladera abajo, uf uf menudo susto, me acuerdo de nuestro amigo Víctor que no tuvo la misma suerte en el Vignemale..


Foto by Daniel. Por donde anda Maria resbalé... en la vertical de las piedras..


Algo atenazado, termino la pala, hasta saltar a la vertiente Sur, donde el panorama cambia completamente. Nieve primavera, muy agradecida al principio, y ya algo pasada, no tan buena, más abajo. 



Nieve para gozar desde la Collada de Bastés.

Rafa luciendo estilo




En el descenso, volvemos a coincidir con los Sendero Límite y su "troupé".

Casi treinta personas tomando las últimas laderas del Bisaurin.

El recorrido realizado.

Recorrido marcado por Jorge García Dihinx. Nosotros subimos y bajamos por el rojo.
El track de David

Contentos de la actividad, disfrutamos en el Parking de unas patatas y cervezas merecidas.

Enlaces relacionados:

Las de mis amigos que hicieron los deberes antes que yo:
- La batallita de Daniel Mur
Sarika Montañesa, la breve.
David Buscandobucardos, el más fotográfo de los tres.

Otras batallitas mías más antiguas:
- Este recorrido Bisaurin por Collada Bastés en 2014 con los Sendero Límite
- Precioso Vivac en el Bisaurin en 2017.
- Otra ruta interesante, Bisaurin desde Gabardito en 2010.

3 comentarios:

Javier dijo...

Muy interesante la subida a Bisaurín. Yo también he estado por ahí al menos un par de veces con los esquís y alguna más sin nieve. Pero han pasado bastantes años y ahora tengo nostalgia...
Lástima de ese percance con buen susto en el descenso. Afortunadamente pudiste salir airoso del trance.

Mariano Antonio Javierre Lacasta dijo...

¡Hola David!
Solamente decirte que nos alegramos de que el asunto se saldara con algunos rasguñazos y el susto. Los rasguñazos se curan y el susto se pasa. Por encima de todo lo que importa es el disfrute y cada cual se lo monta para conseguirlo a su manera.
Este año la nieve está complicadilla al no haber precipitaciones frecuentes y mucho rehielo con un ambiente sequísimo, lo sabemos, pero es lo que hay.
¡Que vaya bueno!

David dijo...

Gracias a los dos por vuestro interés!

Sí, menos mal que se quedó en susto... hay que ir con cuidado en todo momento...