Páginas vistas en total

miércoles, 21 de abril de 2021

Nabaín desde Janovas en circular

Domingo  18 de abril de 2021

Nabaín (1799m.) desde Janovas en circular.

Tras la esquiada en Panticosa, y viendo que seguirá haciendo frío y viento, descarto repetir en la zona y cambio radicalmente de tercio. Me marcho por el Cotefablo hasta Linás, y hago noche en el Último bucardo

Aunque había quedado con unos amigos, que finalmente no se presentan, improviso un plan B que resultó maravilloso y disfruté como un enano. 

Menudas vistas tiene este pico.



Ya conocía la ascensión a Nabaín o Tozal de Santa María desde Ascaso. Y tenía pendiente esta otra ruta, la "ruta de los Carboneros". Desde Ascaso, es una ruta más corta y con menos desnivel 800m. frente a los 1100m. que hay desde el mirador de Janovas. Si por Ascaso es una subida directa y sin tregua casi hasta el final, la subida por esta otra vertiente me pareció muy bonita. Tiene sombra en la primera parte. Lo cierto es que no deja de subir, aunque el camino está muy bien trazado, y desde que lo limpiaron, está perfecto. Más largo pero más cómodo que por Ascaso. 

Arranca desde la misma carretera, frente al "no cartel" del mirador de Janovas. Empieza una subida suave que va ganando intensidad. Primero discurre por el centro de un barranco. Luego lo cruza y se asoma a la otra ladera, donde hay un bello mirador hacia el valle del Ara. Retrocede un poco hacia el interior para poder ganar una vira que nos dejará en lo alto del pliegue. Desde aquí, ya vemos gran parte de la subida que nos queda (engaña, luego hay otro tramo más, pero ya más suave). Dejado el bosque, pasamos a la tasca de erizones y aliagas, la senda gana metros, a veces cerca de los cortados y otras más separada, para poco a poco, terminar confluyendo con la senda que viene de Ascaso.  Ya solo restan los últimos metros hasta la cima. 

Tras 2 horas alcanzo la cima. La llegada es espectacular. Detrás de las ruinas de la antigua ermita de Santa Marina, podemos observar una de las mejores vistas de los Pirineos. Además, en mi caso, con todo el aire y el frío que hizo el día anterior, la atmosfera estaba limpia y es un verdadero placer. No hace calor, me saco el plumas, y me siento a disfrutar de las vistas.

Cuando ya he tenido bastante, empiezo a bajar por donde he venido, con idea de bajar hacia Ascaso. Pero al poco de bajar, digo y si bajo por otro sitio...? media vuelta y otra vez para arriba. Dudaba por donde bajar, y pruebo una traza que veo justo al Norte. Se destrepan 4 metros desde el mirador, y empieza una senda hacia el Este, no muy clara, que o se pierde, o te lleva a la muralla de la que acabas de bajar, no le veo color. Doy otra vez media vuelta y vuelvo a subir a la cima. Desde allí recordaba que hay otra opción, sin sendero marcado que baja por el filo, hacia el Este, a conecta con el camino que lleva a Morillo de Sampietro. Trato de buscarla, cruzo la primera "barrera" de bojes, y veo que no hay trazas, que será jornada de intuición y descubrimiento. Miro allí mismo en el móvil un par de tracks, uno de RocayFlor (recomiendo leer su documentada entrada) y el de Buscandobucardos (David lo hizo de subida) y veo que es una ruta laboriosa, y como que ya no tengo ganas de complicarme mucho, lo dejo para otro día y bajo por la normal hacia Ascaso. 

Al iniciar por fin el retorno, me cruzo con un mozo que sube porteando la bici al hombro. La Zona Zero está muy bien, pero no le veo sentido a ir con la bici por todos los caminos...
El descenso es tan radical como lo recordaba, pero es fantástico para contemplar el anticlinal de Boltaña, partido en dos por el río Ara separando los estratos de Ferrera y los de Nabaín. 

En el descenso me paro a observar que, desde que la senda se separa de los cortados hasta que llega al pueblo, es todo el mismo estrato, y es un antiguo lecho marino, lleno de innumerable fósiles, de tamaño muy pequeño, pero muy chulos. Pertenecen al reino de los Protistas, organismos marinos, muy pequeños, de la clase foramíniferos. Son organismos unicelulares que aparecieron a principio del Paleozoico, y que aún tienen descendientes que existen en la actualidad. vivan en el fondo de lechos marinos. Creo que la mayoría eran assilinas, y no sé si algún nummulite. Son excelentes fósiles guía, ya que colonizaron casi todos los ambientes marinos desde principios del Paleozoico. Sirven para: datar las rocas, determinar ambientes marinos (temperatura, profundidad, salinidad, paleolatitud, etc.) y conocer el clima reinante en épocas pasadas. Como curiosidad, decir que los foraminíferos contribuyen a prevenir el cambio climático, ya que fijan enormes cantidades de CO2 en sus conchas, en forma de carbonato de calcio, evitando que éste pase a formar parte de los gases de efecto invernadero de la atmósfera.

Tras disfrutar fotografiando los fósiles, me acerco a Ascaso, me doy una vuelta por este pequeño pueblo, famoso por su reloj de sol y su festival de cine. Me llama la atención lo cuidadas que están las casas arregladas. Cuenta incluso con una casa de turismo rural, Casa Juez, a la que habrá que venir en alguna ocasión. 

Desde Ascaso tomo el camino de Morillo de Sampietro y me acerco hasta las pequeñas gorgas conocidas como las Pozas de Ascaso, que hoy hasta están señalizadas desde el pueblo. Ahora hace calor, y ya voy algo cansado, renuncio a mi idea inicial de bajar hasta Boltaña por el camino que sigue la carrera O viento Rondador  y que viene por el Ara. (yo lo estoy haciendo en sentido contrario al de la carrera).

Como ya conozco esa parte (lo recorrí hace un par de años en una jornada muy completa llena de pequeñas actividades), decido acortar mi recorrido, y bajo por a carretera desde Ascaso a la carretera principal N-260. En el mapa veo que hay atajos que acortan el descenso evitando pisar la carretera, pero en la actualidad, esos atajos están llenos de maleza y no están practicables, requieren de un buen desbroce.

Una vez en el cruce, ya solo me resta unir los algo más d e4 km que tengo hasta el coche. Pasando por fuera de los túneles de Balupor , por debajo del Barranco Traconera, donde veo que hay gente que lo ha descendido y contemplando los fantásticos estratos plegados del congosto de Janovas, llego al coche tan contento de la vuelta realizada.

Unos 20km y 1250m. de desnivel.

La ruta.

La senda de los Carboneros arranca en la misma carretera.

La senda de O viento rondador

Al principio la senda discurre sobre la carretera.

Pero pronto empieza a subir con ganas.

Tramos iniciales con sombra.

Sendero bien trazado y muy chulo.

Son muchos los pueblos de la "Solana" que vamos a poder ver a lo largo del día.

Zoom  a la Iglesia de Janovas.


San Martín de la Solana

Subiendo ya ví algunos fósiles.

La senda deja el cauce del barranco y se sube al Espolón de la derecha.

El suelo no deja de dar sorpresas a las miradas atentas





Aquí confluye dos sendas, dentro del territorio Zona Zero. Esta en bajada esta calificada como Roja+

Vistas hacia el Ara y los Túneles de Balupor.

La senda cambia de aspecto desde aquí.

Tras un pequeño descenso, vuelve  a subir.

Encima centenaria casi a punto de acabar la zona boscosa.

Llegamos a los cortados.

Entramos a la zona de tasca de erizones y boj. Último repecho fuerte.

Parece que no, pero aún queda...

De nuevo veo fósiles.

Confluyo con la senda que viene de Ascaso y empiezan las vistas...



Solo queda el tramo final, largo pero mucho más suave.

Y tras las ruinas de Santa Marina... nos esperan las vistas de órdago.

Macizo de Ordesa a nuestros pies.

Zoom al Perdido

Zoom a Buerba y Vió.

Zoom a Yeba.

Riqueza es esto, lo demás es tener dinero...

Zoom a Tendeñera, por donde estuvimos no hace mucho.

Punta Fulsa y Puenta Suelza, por donde subí días más tarde.

Bajo el destrepe y pruebo a buscar la posible senda del Norte, pero no le veo color y regreso.

Faldea por debajo de la muralla, pero no se ve un descenso claro.



Cada loco con su tema.

Desciendo por la normal.

Camino hacia Ascaso.

Empieza el festival de los fósiles...

Grandes vistas al llegar a los cortados.

Y de aquí, al pueblo, todo lleno de fósiles.

Foramíniferos: Assilinas





Llegando a Ascaso.

El mítico reloj de sol.


Una calle sola, pero con encanto.


Me acerco a las pozas de Ascaso.

Unas gorgas bien majas a pequeña escala.

Bajo por la carretera.


Los estratos de Ferrera regresando por la carretera.


6 horas después regreso tras una preciosa actividad.





No hay comentarios:

Publicar un comentario