Páginas vistas en total

viernes, 18 de junio de 2021

Cañón de Caracena

Jueves 10 de junio de 2021

Cañón de Caracena

(Caracena - Tarancueña - Cañicera -Llanos del Castillo - Caracena). 18km

De nuevo me desplazo a los lindes de la provincia soriana con Guadalajara. Madrugo y me acerco a este bello pueblo, encaramado en lo alto de dos pequeños valles. 

Las dos iglesias de Caracena vistas antes de bajar al cauce.


Ya conocía el pueblo, visitamos hace un tiempo su castillo y preciosa iglesia. Pero en esta ocasión quería conocer el cañón, aún con agua. Aparco a la entrada y retrocedo unos metros por la carretera para coger el sendero que me lleva al puente medieval visible desde la carretera. Allí inicio el recorrido, remontando el cauce del río. Al principio, la senda sube un poco, separándose del río, pero hay que ir atentos para volver a bajar junto al cauce entrando por la chopera. A partir de este punto, casi no tiene pérdida. Remonta el curso del río por senda, algo vestida de vegetación, con varios cruces del río, no todos sencillos (nada que ver con los del río Talegones). Esta primera parte es la zona más interesante de todo el recorrido, con paredes rocosas cercanas al cauce. Es fácil ver buitres, corzos, incluso perdices. Pasado el arco rocoso, situado en un meandro del río (que casi me pierdo por atajar el sendero por la izquierda), me parece que el recorrido empieza a perder interés, sin que por ello desmerezca la visita. Poco después llego al Molino. Allí muchos dan la vuelta, y regresan por el mismo camino (Si no se dispone de mucho tiempo es la opción más interesante). 


A partir de aquí, la senda pasa a ser una pista, que conduce directa al pueblo. Me llama la atención una pared de aresnica a la izquierda de la pista, bonitas formaciones. Corriendo, y haciendo menos fotos porque el paraje no lo merece tanto, se progresa rápido por la pista, y en seguida llego a Tarancueña. Allí miro el mapa en el móvil y se me ocurre dar una vuelta más larga y regresar por el castillo a Caracena. Después de hacer ese recorrido, no lo recomendaría a otros. No hay ni asombra ni agua, y es más largo. Su único interés es que se llega al pueblo por el castillo. Pero no me arrepiento de haberlo hecho. Me exigió resistencia a la sed, algo de orientación y sin embargo, no se me hizo largo.

Bajo del pueblo hacia el río, y remonto por una pista hacia el paraje de La Sima. Al poco la pista se acaba, pero sigue otra paralela vallecillo arriba. Al llegar a una finca, la pista se acaba. Hay una antigua senda que va por la orilla de la finca, pero la falta de usuarios ha hecho que las aliagas y zarzas se hayan apoderado de la misma. La tengo que dejar y seguir por el linde de la finca. Coronado el collado, por un tramo sin senda, al otro lado, sí que llega pista. Inicio un largo y cómo descenso, tan sólo alterado por los sustos que me dan los corzos que salen de las chaparras situadas junto al arroyo (buscan sombra y humedad) y se asustan a mi paso. Así llego a un cruce, junto a una bonita chopera, al lado de Cañicera. La "fuente" no permite echar un trago, asi que continuo. Allí mismo, giro a la derecha y vuelvo a subir para llegar a otro llano. Ya estoy casi a la altura del llano del Castillo, giro de nuevo a la izquierda y ya conecto con la pista principal (que viene de Valderromán). Tras un par de kilómetros por pista llana, llego hasta el impresionante castillo. Es una pasada, con doble acceso, y que en tiempos, estuvo todo amurallado. Ya sólo me queda bajar hasta el pueblo, disfrutar del precioso pórtico de la iglesia y bajar al coche. 




Desde la entrada del pueblo, bajo al río.

bonito puente medieval.

Primero por fuera del cañón, y al poco, al cauce.



Ya no hay pérdida.



Tramo agradable, a la sombra, junto al río.

Vistazo atrás.





No está tan bien pintado el sendero como podría pensarse.


Este tramo es de lo mejorcito del día.


Las lluvias y calores han hecho crecer la hierba, y su poca frecuentación, hace que casi no se vea el camino



Buitres por doquier.



El curioso arco de piedra por el que se pasa.



a partir de aquí, ya no es tan interesante. Pasos más complicados y menos espectacular.

El valle se abre.



Los vadeos del río no son como los del río Talegones.





Llegado al Molino, igual lo interesante es dar la vuelta.

Pero yo sigo hacia Tarancueña.


A partir del molino, todo es pista.

En la foto no se aprecia, pero esa pared me gustó mucho.

vía rápida, en seguida llego al pueblo.


Dejo atrás Tarancueña.


Subiendo por el paraje de la Sima

La senda se ha perdido y tengo que ir por el linde del sembrado.

Al fondo ya no se intuye ni el pueblo de Tarancueña.

sigo hacia el collado por la perdida senda.


Desde el collado, desciendo por buena y rápida pista.

Busco agua en la chopera, pero no hubo suerte.

Al fondo se intuyen las pocas casas de Cañicera.

Uno de los últimos repechos.


Ya en el camino que viene de Valderromán hacia el Llano del Castillo.

Llegando al impresionante castillo de Caracena.


Un sitio realmente sorprendente.











Satisfecho, tras una larga jornada, en la que al final acusé un poco no llevar agua, marcho para casa a comer que ya voy justo para llegar a trabajar por la tarde.

No hay comentarios:

Publicar un comentario